miércoles, 23 de diciembre de 2009

LOTERÍA

Una vez consultada la lista oficial de los resultados de la lotería, podemos concluir que los niños y niñas de S. Ildefonso han vuelto a equivocarse y no han conseguido adivinar el número que jugábamos y la bolita correspondiente se ha quedado en el bombo.
No del todo. Han acertado el último y la Sra. Ministra de Economía y Hacienda tiene a bien devolvernos lo jugado. Para paliar el error, creo yo.
Nos hemos librado de la persecución a la que someten periodistas y directores de oficinas bancarias a los "agraciados".
¿Os imagináis en la primera página de todos los periódicos con gorritos de papá Noel y una botella de cava en cada mano?. ¿Os imagináis el teléfono sonando todo el día?. ¿Os imagináis sin hipoteca que echarse a la boca a final de mes?.
¡¡¡¡Vamos, que nos tenemos que sentir alivados!!!!.
Además, a mí, mi habilitado ha tenido el detalle de ingresarme la pensión y la extra correspondiente. Y la salud es lo que importa.
MaryLou, Mari Carmen, Carmenpiva y Tita: Mandadme vuestra dirección postal para que os pueda enviar vuestros 2 €. A Ana y a Víctor se los entregaré en mano y la dirección de Nina la tengo. La de Mari Carmen la perdí con la avería del ordenador, lo siento.
Mi E-mail está en el perfil.

domingo, 20 de diciembre de 2009

HOY HACE CUATRO AÑOS.

El día 19 de Diciembre de 2005. Hoy se cumplen cuatro años. Acababan de dar las diez de la mañana.
Desayunaba yo aquel día, como cualquier otro en mi cafetería de costumbre. Ocupaba mi sitio de siempre en el rincón más discreto mientras me estudiaba la prensa del día: Fernando Alonso ficha por McLaren, muere el padre de Julio Iglesias (D.E.P.), el correo electrónico cumple 20 años.... De pronto, una gran explosión. Una décima de segundo de desconcierto. Por la cristalera que da a la calle veo volar persianas, una lluvia de vidrios, ventanas, sus marcos. Todos los presentes nos hemos quedado quietos, sobresaltados. Me sorprendo a mí mismo, con los ojos cerrados tapándome los oídos con las manos y abriendo la boca en un acto reflejo aprendido en los ya lejanos años de "la mili" cuando disparábamos los morteros o los cañones sin retroceso. Gesto inútil, el ruido ha pasado ya.
Aparecen, por último, las cortinas en un vuelo lento y pausado dando a entender que el primer acto de la tragedia ha terminado.
¡Gas!.
¡Ha sido una explosión de gas!
¿Dónde?.
Aquí arriba. En el primer piso. Justo encima de nosotros.
Esos tres segundos habían durado una eternidad.
Marco el 112 en mi teléfono móvil. Comunica. Vuelvo a marcar -Ya tenemos noticias- me dice una voz al otro lado.
La calle, los balcones se van tupiendo de gente en pijama o con las batas o los albornoces puestos.
Un momento (O diez años) después empieza el ruido de sirenas: Policía, bomberos, ambulancias... Curiosos, periodistas, la televisión, los técnicos de la compañía del gas, los peritos del ayuntamiento, médicos, enfermeros..... calles cortadas, atascos, bocinazos.... CAOS.
Los vecinos del inmueble han salido todos a la calle. Los clientes de la cafetería también. Brutus, el bulldog de uno de los vecinos, ladra asustado.
Levanto la vista al primer piso y veo, a través de las ventanas destrozadas, que los techos y los tabiques del piso se han quedado desnudos enseñando impúdicamente su interior de bovedillas y ladrillos rojos.
Alguien dice: "Hay tres muertos". Nos sentimos sobrecogidos. Y en vísperas de Navidad.
Llamo a casa para tranquilizar a la familia. Aún no saben nada; pero este pueblo tiene las paredes de papel de fumar y las noticias las traspasan con facilidad.
O no.
Los primeros en salir son los bomberos. Distingo entre ellos a un antiguo alumno, le interrogo con la mirada, me responde con un gesto: Las palmas de las manos hacia delante desplazándolas hacia los lados y al centro en un movimiento rápido: Nada de importancia.
Afortunadamente, todo se quedó en un monumental susto. En unos destrozos descomunales y en una chiquilla de 17 años con quemaduras que precisaron de cirugía plástica.
¿Sin importancia?... Porque ni soy chiquilla, ni tengo 17 años.

Para más información, aquí:

jueves, 17 de diciembre de 2009

PIMIENTOS RELLENOS DE GULAS CON SALSA DE TINTA

Hemos resucitado la Sección de Gastronomía en el Ateneo. He tenido la "suerte" de ser designado digimocráticamente coordinador de la misma en plena ausencia mientras creía descansar en Inglaterra. Lógicamente, el nombramiento me ha llenado de orgullo.
Para la primera reunión, programamos una cena en la que cada participante debía llevar un plato elaborado por ella/él acompañado por una ficha con la receta correspondiente.
Y en la junta cada cual,
como suele suceder,
hizo gala de saber
del arte de cocinar.
Vichyssoise, revueltos varios, pistos manchegos, unos exquisitos pimientos de La Vera rellenos de gulas con salsa de tinta de calamar. Los que no se atrevieron con los fogones encargaron en la cafetería unas tortillas de patatas y unos canapitos de los que no dieron receta alguna. Se redondeó con unos repápalos con leche de postre, de los cuales no me dejaron participar aduciendo no sé qué argumentos sobre una presunta diabetes. Que el diablo los confunda.
Mi aportación, como vuestra inteligencia habrá intuído, fueron los exquisitos pimientos de La Vera rellenos de gulas del Norte con salsa de tinta de calamar del Cantábrico (En el Guadiloba no hay calamares).
Dado que su elaboración es de una simpleza antológica y los resultados espectaculares os recomiendo esta receta para cuando os nombren coodinadores de algo o cuando se presenten amigos por sorpresa. Que los sorprendidos sean ellos. ¡Qué corcio!.

Necesitais:
Un nombramiento ofical. Con registro de salida, fecha y firma de la autoridad. (No es indispensable).
Una lata de pimientos de La Vera. (O del piquillo; pero son más caros).
Una bandeja de gulas.
Una cucharadita de pimentón de La Vera picante
Una cebolla.
Un diente de ajo, medio pimento verde, medio pimiento rojo, dos tomates pelados y despepitados, sal, una pizca de azúcar, aceite de oliva. (O cualquier salsa de tomate que tengáis por ahí).
Vino blanco.
Dos cucharadas de tinta de calamar.
Me explico: El secreto de la salsa de tinta está en la cebolla, es lo que le da consistencia. Olvidad lo de ponerle harina o cualquier espesante. C E B O L L A.
La tinta la compro en tarros de 100 gr. Es un producto nuevo que da un resultado excelente. Dos cucharadas equivalen a cuatro bolsas de tinta congelada.
"Modus operandi":
En un cazo se pone el aceite, cuando esté caliente ponemos la cebolla bien picada y el ajo y dejamos que se haga lentamente. Echamos los pimientos y el tomate y dejamos hacer hasta que se deshaga todo. Se puede pasar por la batidora o el chino o dejarlo un poco grumoso, que es como a mí me gusta -y sobre gustos...-.
La añadimos el vino blanco y la tinta de calamar. Me gusta que quede bien negro. Además brillará que da gusto.
En una sartén freímos ligeramente unas láminas de ajo. Cuando estén, agregamos una cucharadita de pimentón apartados del fuego, vertemos las gulas y les damos una vuelta.
Abrimos la lata de pimientos y los vamos rellenado generosamente uno a uno colocándolos sobre una fuente apta para horno.
Un momento antes de comer, darles un golpe de horno. Servir en los platos con un cordón de la salsa de tinta.
Si alguien prefiere prescindir de las gulas y ponerles el maldito bichejo.... allá él/ella y su conciencia.
He dicho.

miércoles, 16 de diciembre de 2009

CUMPLEAÑOS FELIZ

No me había dado cuenta. Hoy cumplimos un añito.
Hace un año, cuando me metí en esto, decía que no tenía ni idea.
Sigo sin tenerla; pero he ganado experiencia. Ahora soy experto en no tener ni idea.
Gracias a todos los que tenéis la paciencia de leerme.

CUMPLEAÑOS FELIZ, CUMPLEAAAÑOS FEEELIZ......

martes, 8 de diciembre de 2009

COCIDITO CACEREÑO

¿Me habrá mirado un bizco?.
Todas las aventuras que corrimos en Inglaterra no son nada con lo que me encontré a la vuelta.
La chimenea atascada, el ordenador estropeado, tanto que he tenido que comprar uno nuevo, habiendo perdido, además mucha información (agenda, contactos, favoritos de internet....). Menos mal que los archivos (fotos, documentos, escritos, etc.) estaban a buen recaudo. Mary Paz se ha quedado sin móvil, se le ha muerto, sin más. Ella no ha perdido ninguna información porque es de esos que tienen dos tarjetas de memoria.
Y llegó el día de ayer. Lunes y puente.
Habíamos encargado tres cochinillos ibéricos para hacerlos en mi horno de leña portugués. Veinte comensales - palabra de honor- para celebrar los cumpleaños de tres de los miembros de esta familia, que, aunque no los cumplen el mismo día, si se llevan pocos días entre unos y otros. Dos son Escorpiones y uno Arquero y cada uno ha pagado el cochinillo correspondiente.
No os los vais a creer. Cuando fuimos a recoger el encargo... ¡¡¡¡¡¡LOS COCHINILLOS ESTABAN CONGELADOS!!!!!, los muy cerdos.
¿Qué hacer cuando dentro de un rato se van a presentar los invitados y no tienes NADA que ponerles?. Yo no tenía nada que ver en el asunto. Mi cumpleaños no era, desde luego, que uno en su modestia es Virgen y eso cae por agosto. Mi único compromiso es el del guisoteo que, por lo visto no se me da mal.
Los cochinillos han ido a parar al arcón en espera de mejor ocasión.
Y aquí está el tío Valentín al quite. Lo único que estaba claro era que había suficiente pan, ya me había ocupado de comprarlo por la mañana bien temprano. Noooooo, no es lo que estáis pensando: Eso de los milagros no se me ha dado bien nunca (Mira que sois brutos). Pero hombre precavido vale por mil (o eran sólo dos..., en fin), y en esta casa, en cuanto llega el otoño, y con él la bendita costumbre del cocido semanal, un servidor pone a remojo 4 ó 5 kilos de garbanzos usando un cubo para ello, luego los pongo en bolsas de esas de "zip" en paquetes de 200 ó 300 gramos y los congelo. Además también tengo preparados paquetes con los "principios" (carnes, huesos, tocinos, chorizos....) con las dosis precisas.
Vacié el arcón. Cuatro kilos de garbanzos ya remojados y seis bolsas de principios, además de algún choricillo y morcillitas de la despensa. La cochera de Dionisio, sacados los vehículos, hizo de cocina, mi puchero de veinticinco litros y el quemador de butano para paellas, tres horitas de cocción y nadie se acordó de que el menú era cochinillo asado al horno de leña.
Cocidito cacereño, como dios manda.
Tiene como peculiaridades que lleva calabaza, en algunos sitios también judías verdes, la sopa se hace con arroz y que los garbanzos se toman con un picadillo de tomate y cebolla al que yo le añado pepino y pimiento.
Los secretos de un buen cocido son:
Espumar el caldo.
Poner un pedazo de tocino añejo, rancio.
Echar los garbanzos sobre el agua hirviendo. Si es necesario agregar más agua durante la cocción, que esté hirviendo.
Que los garbanzos "bailen", es decir que suban uno a uno lentamente por el centro de la olla y caigan por las paredes en una cocción muy lenta. Dos horas y media como mínimo.
Es un cocido de cuatro vuelcos, que así es como se llaman los platos que se obtienen: Sopa, garbanzos, verduras y principios (pringue en Extremadura y pringá en Andalucía). Este último plato, del que Quevedo cantó su ausencia en El Buscón, antiguamente solo se comía en días de "campanas gordas", según relata Publio Hurtado, añadiendo que familia que abusaba de su consumo, estaba condenada a la ruina.

Venga, ahí va la receta. (Para cuatro comensales).

600 gr. de garbanzos remojados.

150 gr. de jarrete de ternera.

1 hueso de rodilla de ternera.

1 trozo de hueso de jamón ibérico.

250 gr. de panceta de cerdo ibérico

150 gr. de tocino fresco.

1/4 de gallina.

1 pedacito de tocino añejo (del tamaño de un dado de parchís).

4 pedazos de chorizo ibérico de guisar.

4 pedazos de morcilla (De cerdo ibérico).

1/2 repollo.

2 patatas medianas.

200 gr. de calabaza.

1 tomate hermoso.

1/2 pimiento verde.

1/2 pepino.

Un poco de cebolla o cebolleta.

Un manojo de presta (hierbabuena).

2.5 l. de agua. (Va a necesitar más).

Un puñado de arroz para la sopa. Sal.

Ponemos el agua a hervir, cuando lo haga añadimos las carnes y ponemos la sal al gusto. Vamos quitando toda la espuma que hagan las carnes, cuando deje de salir espuma, echamos los garbanzos y dejamos que vayan cociendo "bailando" a fuego muy suave durante dos horas o algo más. Añadir agua hirviendo según lo vaya necesitando.

Aparte cocer los chorizos y las morcillas hasta que estén en su punto. Retirar y reservar. En ese agua, hervir las patatas, después la calabaza y por último el repollo.

Preparar aparte el picadillo con el tomate, la cebolla, el pepino y el pimiento. Aderezar con sal y aceite de oliva.

Sacar parte del caldo para hacer el arroz. En el momento de servir se le añade el resto junto con la hierbabuena.

En el último momento se le echan el chorizo y la morcilla para que se calienten.

Se sirve primero la sopa de arroz con la hierbabuena. A continuación los garbanzos con el picadillo por encima. Después las verduras con un hilillo de aceite de oliva y por último la pringue.

Un buen vino tinto es el mejor acompañamiento.

¿A alguien le apetece un postre?.

Y que siempre tiene que sobrar una muestra.....!!!

sábado, 5 de diciembre de 2009

A COZINHA DOS GANHÕES

Es una muestra de la cocina pastoril aunque cada vez se ha ido acercando más a la cocina típica alentejana.
Predominan los platos de carnes de cerdo y cordero y, por supuesto el siempre presente bichejo sobre todo bajo su elaboración más clásica: El bacalhau dourado o bacalhau à Brás, que de las dos formas se lo conoce.
En el Ateneo solemos organizar una visita a este evento. Este año nos hemos apuntado solamente cuatro personas para ir el lunes, día en que no todos tienen oportunidad de asistir. Dos jubilados y dos trabajadores en turno de noche hemos sido toda la representación; pero hemos dejado el pabellón muy alto.

El viaje no es muy largo (unos 140Km. y alrededor de hora y media de camino), vamos, un paseo. Este año se han presentado una veintena de hosteleros, entre tasquiñas y restaurantes de la zona.

Después de dar una vuelta por los puestos de artesanía, mientras que los que pueden se fueron a ver los de dulcería, yo me puse a dar un vistazo por las tasquiñas eligiendo sitio para comer. Me decidí por uno suficientemente alejado de las puertas para huir del frío, porque por los menús y los precios eran todos iguales.

Ocupamos un extremo de esas mesas comunales que suele haber en estos establecimientos con sitio para veinte o veinticinco personas, y nos dispusimos a pedir antes de que aquello se llenara de gente, cosa que sucede a diario.

Tras los inevitables "acepipes" (queso, chorizo, longaniza, aceitunas, mantequilla, etc., acompañada de una jarra de un vino, más que tinto, negro, sin grandes virtudes; pero sin defectos y cerveza sin alcohol para la conductora, pedimos a saber:

Unos pezinhos de coentrada, que son manitas de cerdo al cilantro.

Perna de porco preto alentejana que es carne de cerdo negro (ibérico) con almejas.

Unas costillas de cerdo a la brasa y secreto también a la brasa.


Los golosos y alguna golosa disfrutaron de la sericaia, doce d´ovos y bolo de amendoas. Los que no teníamos que sentarnos ante un volante nos pudimos permitir el lujo de tomarnos unos chupitos de licor de almendras amargas (delicioso) o de poleos (Más rico aún) y de unos cafés espesos y fuertes como no se toman en ningún otro sitio.

Terminamos la jornada yendo de compras a un hiper de la zona donde, entre otras cosas, encontré unos vinillos de Borgoña a un precio increíble.

domingo, 29 de noviembre de 2009

PATATAS TOCINAS

También conocidas como patatas revolconas, patatas revueltas, patatas meneás y son típicas de las provincias de Ávila, Salamanca y Norte de la provincia de Cáceres. También las he visto en algunos puntos de Andalucía.
Son un guiso típico del invierno y se sirven muy calientes y muy picantes, se consumían habitualmente en el desayuno de los agricultores como un plato calórico antes de salir al campo.
Se comían con rebanadas de pan de hogaza a modo de cuchara. También se acompañaban de torreznos, que yo he sustituído por una loncha de jamón cristalizada.
Para prepararlas vamos a necesitar:
1 Kg. de patatas, a ser posible de las de piel roja.
150 g. de panceta de cerdo ibérico adobada.
150 g. de chorizo ibérico de guisar.
1/2 l. de caldo.
4 lonchas de jamón. (una por persona).
aceite de oliva, pimentón picante, sal y una hoja de laurel.
Y las haremos así:
Pelamos y cortamos las patatas en pedazos grandecitos.
Cortamos la panceta y el chorizo en dados y los doramos en una cazuela hasta que queden crujientes. Sacamos y reservamos.
En la grasa que han soltado pondremos una cucharada de pimentón picante fuera del fuego, para que no se queme. Echamos las patatas y se devuelve la cazuela al fuego, ponemos el laurel, una pizca de sal y salteamos durante un minuto. Echamos el caldo y dejamos hervir a fuego muy suave dándoles vueltas hasta que se deshagan las patatas y queden como un puré muy espeso.
Antiguamente cortaban las patatas en lonchas,se hacian en cazuelas de barro y se "meneaban" continuamente hasta que estuviesen hechas, sin que llegasen a deshacerse.
Las ponemos en un plato echando la panceta y el chorizo por encima, adornamos con las lonchas de jamón cristalizado.
Para el jamón:
Sobre un plato llano ponemos un papal de cocina absorvente, encima colocamos las lonchas de jamón, sobre él otra hoja de papel de cocina y terminamos con otro plato. Lo llevamos al microondas a potencia máxima durante un minuto, sacamos e INMEDIATAMENTE quitamos el papel, como lo dejemos enfriar, no habrá manera de separarlo. Debe quedar duro y frágil como un vidrio.
Acompañar de un tinto joven, o mejor aún, un buen pitarra.

sábado, 28 de noviembre de 2009

LOTERÍA

Ya estamos de vuelta. No puedo decir que de regreso a la rutina porque el lunes nos vamos a Estremoz a la "Cocinha dos ganhões". Otro festival de gastronomía en Portugal, que tengo que recuperar los seis kilos que he perdido en Inglaterra antes de que alguien se los encuentre y quiera devolvérmelos.
Además tengo que pasar otro par de días con la portuguesa. Esto de tener los hijos en el extranjero estresa muchísimo.
A la vuelta de Inglaterra, hemos pasado dos días en Marbella. El miécoles fui al mercado cenntral para comprar boquerones, conchas finas, escupiñas, escalonias, rábanos, chirimoyas..... y de paso, entré en la administración de lotería nº 9 y compré un décimo de lotería de Navidad. El Número es 02684 y está predeterminado para que el Premio Gordo caiga sobre él, o por lo menos es un firme candidato al susodicho.
Como me siento solidario, voy a hacer lo siguiente: Quiero compartir MI SUERTE con quien, entre vosotros, esté dispuesta o dispuesto a ello.
Divido este décimo en diez partes de 2 € cada una. Una parte me la reservo para mí, otra parte para Víctor Casco, que me la ha pedido antes de empezar y que si no se la doy es capaz de cualquier cosa y las otras ocho partes para quien desee compartirlas conmigo. Para ello solamente tiene que desprenderse de 2€ del número que juegue y decirme cual es mediante comentario en esta entrada.
Por ejemplo: XXXXX dijo: Te acepto el cambio. Juegas dos € al número YYYYYY.
Y como sé que nadie va a hacer trampas, lo acepto.
Ya sabéis. Hay ocho participaciones disponibles.
Como hablar de dinero es de muy mal gusto, me morderé la lengua y me abstendré de decir que si toca el Gordo, equivale a 60.000 €, algo así como 10.000.000 de las antiguas pesetas. (Si no me he equivocado en las cuentas).
Luego dirán que el Gordo está muy repartido.

lunes, 23 de noviembre de 2009

UN VIAJE ACCIDENTADO. PARTE III

Llegamos a Euston con casi una hora de margen. En los paneles estaban anunciados todos los trenes para las siguientes dos horas, excepto el nuestro. Fuimos preguntar a la oficina de información, en la que nos remitieron a la correspondiente de la compañía de trenes en la que teníamos los billetes, allí nos dicen que aún falta mucho y que no debemos preocuparnos.
Mientras esperábamos atentos a las pantallas, aparece en ellas la información de que, debido a las inundaciones en el norte los trenes solamente llegarían hasta la altura de Preston. Teóricamente a nosotros no tendría por qué afectarnos. Diez minutos antes de la hora, aparece nuestro tren: pero con otro trayecto diferente al de la ida, por lo que lo reconocimos de milagro, sin dar aún el andén en el que estaría aparcado. Lo hace en el último momento y la gente sale disparada hacia el andén 3.
Cuando conseguimos montar en el tren, los asientos que teníamos reservados se encontraba ocupados y los individuos que nos los usurpaban se negaban en redondo a abandonarlos. Para evita mayores problemas nos retiramos esperando que la llegada del revisor nos solucionaría el problema en cuestión de segundos.
Mientras tanto, el tren se había llenado de gente, no había ni un solo asiento vacío y montones de personas permanecían de pie en los pasillos. Pasaban ya diez minutos de la hora y el tren no se ponía en marcha y nos fuimos a la cafetería (la del tren) creyendo que estaríamos más cómodos. Allí nos reunimos alrededor de veinte personas y el tren seguía sin salir. Nos enteramos que habían suspendido varios trayecto y que los pasajeros que iban al norte subirían por el este para así superar las zonas inundadas: Los viajeros de varios trenes metidos en uno solo.
Y seguíamos parados. De pronto surge un rumor y muchas risas, había pasado algo increíble: El jefe de tren no aparecía. La chica de la cafetería saco entonces botellas de agua fría y empezó a repartirla entre los que estábamos más cerca y nos comento que el “Train manager”, el jefe del tren era el que manejaba el sistema informático de a bordo y sin él, aquello no podía ni cerrar las puertas, que iba a venir el que estuviese de guardia y que llegaría enseguida.
Salimos con casi una hora de retraso y de pie teniendo los asientos reservados y pagados desde hacía semanas.
Hubo muchas protestas y mucha resignación y el jefe de tren se llevo una pitada memorable cuando al final se hizo ver.
Nos quejamos, nosotros y mucha gente mas, se le pidió que nos acomodasen en primera clase: pero era inútil, en primera había el mismo problema que en el resto del tren.
Llevábamos veinte minutos ya en marcha cuando lo cogimos a lazo y, billetes reservados en mano, le exigimos ir a levantar a quienes estaban usando nuestros asientos: pero seguían negándose a levantarse. No sé qué autoridad tiene un jefe de tren, lo que no podía suponer es que fuese nula.
Como el hombre veía que Mary Paz no se encontraba bien, le dijo: “Venga usted conmigo”, la llevó hasta su minúsculo despacho y le cedió su asiento. El resto del viaje Mary Paz estuvo sentada ante los ordenadores, las pantallas del circuito cerrado de Tv y los controles del tren y el pobre hombre a pie firme y sin dejar de atender sus obligaciones.
Yo me volví al bar a practicar mi inglés.

domingo, 22 de noviembre de 2009

UN VIAJE ACCIDENTADO. PARTE II

Jueves por la mañana, hacemos un rapidísimo viaje a Londres en uno de esos trenes que andan a doscientos por hora de modo que, una hora y diez minutos más tarde pisamos suelo londinense.
Como quiera que entre Euston (nuestra estación de destino) y el British Museum solo hay un paseo, decidimos entrar, de paso, al Museo Petrie de Arqueología Egipcia. Depende directamente de la Universidad y su acceso es muy raro, ya que no da a la calle y se entra atravesando un callejón.
CERRADO.
Bueno, iremos al Museo de Darwin que está al lado, se celebra el bicentenario y que ya que estamos aquí... CERRADO, no abren hasta la una de la tarde (Vaya horas de abrir un museo).
Llegamos al British y nos vamos derechos a la exposición sobre Moctezuma, que es nuestro objetivo. La entrada al museo es gratuita; pero la de la exposición, no. Ni siquiera hay descuentos para jubilados. "Vuelvan ustedes el lunes, que es gratis".
£ 24 las dos entradas. Vamos a coger el guía electrónico ese que te pones en el oído y parece que estas pegado al teléfono toda la gira, hombre!. Qué bien!. Precio especial para jubilados: pero el único idioma disponible es el inglés y eso no va conmigo.
NO FOTOS.
No se permite hacer fotografías, así que mi compromiso de poner fotos se ha ido a hacer puñetas.
La exposición te permite ver cosas que de otra forma sería imposible ver, con objetos procedentes de museos de todas las partes del mundo: Piedras talladas, las famosas mascaras de turquesas, la mil veces fotografiada serpiente bicéfala con incrustaciones de turquesas, un par de calendarios aztecas, algunas joyas. Todo muy interesante, nos gusto muchísimo. El recorrido duró poco más de una hora.
Nos fuimos a terminar de ver las salas del Islam que habíamos dejado a medias en nuestra anterior visita.
Luego subimos a la quinta planta para ver la sala del Japón y la exposición sobre los Dogus que se quitara el domingo.
Después, las momias, que aunque al principio da un poco de "Yuyu", luego te acostumbras.
Cuando quisimos darnos cuenta eran casi las cinco. Dimos la visita por concluida y nos bajamos a la cafetería del museo a comer algo, que ya era hora.
Regresamos a Euston dando un paseo por un itinerario diferente al de la ida y.....
Mañana os cuento el resto, que tiene miga.

sábado, 21 de noviembre de 2009

UN VIAJE ACCIDENTADO. PARTE I

Habiamos decidido ir a visitar Stratford-upon-Avon el martes, el miercoles iriamos a Birmingham y el jueves a Londres.
El martes llegamos a la estacion de autobuses y ya habia partido el ultimo viaje de la manana con destino a Stratford, por lo que tendriamos que esperar hasta primera hora de la tarde si queriamos hacer el viaje, asi que cambiamos el programa y nos fuimos a Birmingham dejando la visita a Stratford para el dia siguiente haciendo el trayecto en tren.
El miercoles, aprovechando que estabamos en la estacion fuimos a recoger los billetes del dia siguiente a Londres. La compra la habian hecho nuestros hijos a traves de Internet y lo que teniamos era una clave para obtener los billetes, el canje se podia hacer entra las 24 horas anteriores al desplazamiento y la salida del tren.
Pues no, tras hacer cola durante un buen rato, el senor de la ventanilla nos dice (bueno, le dice a mi interprete personal) que esa clave no es valida, que lo que tenemos es la clave de reserva y lo que el necesita es la de recogida, que han cambiado el sistema informatico y eso ya es de otra manera. Dejamos la ventanilla y llamamos a nuestro hijo contandole el problema. Colgamos. Un momento despues suena el telefono y nos dice que si, que esa es la clave y que si persisten los inconvenientes, le llamemos otra vez que los de la central de reservas se pondrian en contacto con el personal de ventas de la estacion. (Tonteria, que llamen a las taquillas y problema solucionado sin necesidad de dar mas vueltas).
De nuevo a la cola. Ahora es una dama la que nos atiende y Oh, sorpresa!. Los billetes no hay que canjearlos en la ventanilla, sino en Atencion al Cliente, que esta aqui al lado.
Tercera cola, lugar adecuado, clave correcta, los datos de mi pasaporte coinciden. Peeero, el funcionario que nos atiende, un hombre de alrededor de 45 annos tocado con turbante sijj de color azul y una canosa barba que nunca debe haber sido recortada y que le alcanza hasta casi la cintura, necesita que le digamos el numero de la tarjeta con la que se habia hecho la compra. Otra vez telefono, otra vez espera, ya tenemos el numero de tarjeta. Y... la fecha de caducidad?. Mas telefono, mas espera, ya tenemos fecha de caducidad. Problema solucionado.
PUES NO.
El sistema informatico es nuevo, y algo no cuadra. LLama y acude una sennorita con aspecto de jefa de algo e intenta ayudar. media hora despues se dan por vencidos y llaman a un senor con pinta de informatico que va a solucionarlo todo. Y lo solucionaron entre los tres.... tres cuartos de hora mas tarde.
La gestion duro algo mas de dos horas. Menos mal que no lo dejamos para el ultimo momento, porque habriamos perdido el tren.
Con los billetes en la mano, no era ya hora de ir a ningun sitio y justo enfrente de la estacion se ve el edificio de T-K-Maxx y nos vamos de compras.

domingo, 15 de noviembre de 2009

OTRA VEZ EN INGLATERRA

Queridas amigas, queridos amigos:
Aqui estoy, otra vez en Inglaterra en mi ya tradicional visita de otonno, practicando mi ingles.
Sobre lo primero, supongo que ya lo habreis advertido, porque este cacharro carece de tecla para poner los acentos y para escribir nuestra letra exclusiva.
Lo segundo, mi ingles (acento en la "e"), se reduce a dos palabras que intento practicar a menudo, estas son: Guan biar, todo lo demas, por sennas, que son lenguaje universal. Solo hay que tener cuidado en como colocas los dedos cuando quieres decir "dos", pues has de poner la palma de la mano hacia la persona a la que te diriges, porque si lo haces con la palma de la mano hacia ti, la cosa puede acabar mal.
Nuestro objetivo es pasar unos dias con nuestros hijos, echarles una manita en la medida de lo posible y aprovechar la estancia para acercarnos a Londres y ver la exposicion sobre Moctezuma que se exhibe en el British Museum estos dias. Como aqui suelen permitir hacer fotos en los museos, os lo podre contar.
Tambien esta en la agenda pasar un dia en Birminghan, que fue nuestro primer destino en este pais alla por 1993, sin olvidarnos de Stratford apon Avon, patria de Shakespeare.
Y, por supuesto, como minimo una sesion de tiendas, que con esa intencion, una de las maletas ha venido para aca vacia.
Que disfruteis de estos dias tanto como yo estoy decidido a disfrutarlos.

lunes, 9 de noviembre de 2009

VEINTE AÑOS

Hoy hace veinte años de la caída del muro de Berlín.
Lo recuerdo como si fuera ayer. Por aquella época trabajaba yo como Asesor de Formación del Profesorado y el CPR estaba, y sigue estando, en el mismo edificio que la Escuela Oficial de Idiomas y comentábamos con uno de los profesores de alemán, que ha vivido muchos años en Berlín (en el sector americano), cuya esposa es berlinesa, que no se lo podía creer.
Decía que era imposible y que sus consecuencias serían imprevisibles. Las diferencias entre las gentes de las dos Alemanias eran muy grandes.

Afortunadamente se equivocó y dos años y medio después, se llevaba un grupo de estudiantes cacereños, entre los que se encontraba mi hijo, a un campo de trabajo en el Berlín Oriental, en la ya extinta RDA. Iban para cooperar en la construcción de un parque infantil.
A su regreso, mi hijo me trajo como regalo un pedazo del muro. "Es auténtico -me dijo- lo he arrancado yo".
Lo puse sobre una peana de metacrilato y lo tengo siempre delante de mí en mi mesa de trabajo.

sábado, 7 de noviembre de 2009

ENTRE RITOS Y CEREMONIAS

El hombre es animal de costumbres, eso dicen. Yo diría animal de ritos. Tendemos a hacer las cosas siempre en el mismo orden, de la misma forma, con los mismos movimientos, con las mismas palabras. En definitiva, sacralizamos lo trivial, hacemos algo insólito de la rutina para seguir pareciéndonos a nosotros mismos.
Pero esto es filosofía.
Lo cierto es que hace frío. Mi termómetro ha tenido una caída "p´haberse matao", todos sus esfuerzos para superar los doce (12) grados han sido inútiles. Y como quien manda, manda, y si quien manda tiene frío es que hace frío, la simple insinuación de que ya va siendo hora de encender la chimenea es, para mí, una orden de obligado e ineludible cumplimiento.
Cierto. Tienes razón en lo que estás pensando; pero los privilegios son los privilegios siempre que vivas en el campo: No tengo ascensor; pero tengo chimenea. Bueno, tenía, que ahora es una estufa. Pero con cristal, ¿Eh? para ver las llamas.
¡Ah, sí! A esto venía lo de los ritos. La tarde que se enciende la chimenea (o estufa) por primera vez en el año, tiene su ceremonia. ¡Diez años hace ya que prescindí de una parte de ella!: encender una cachimba.

El resto es: Buena compañía, una copa de vino de Oporto, unas galletitas saladas y una cuña del mejor Stilton bien curado.
Y poner los ojos como platos sin separar la vista de las llamas, así, sin pestañear hasta la madrugada.

jueves, 5 de noviembre de 2009

CHAYOTES EN ENSALADA

La pasada semana compré en el mecado de la fruta de Caldas unos chayotes.
Ya los había comido en otras ocasiones, siempre rallados, crudos, en ensalada. Esta vez los he preparado hervidos, como si fuera una ensaldilla rusa.
No tienen nada que ver con las patatas. Son una especie de calabazas, de sabor parecido al pepino, algo más dulce y por su textura es muy semejante al calabacín.
He sembrado un par de ellos, a ver si hay suerte y prosperan en este clima.
Comencé hirviéndolos enteros y sin pelar en agua con sal. No sé el tiempo que estuvieron cociendo. Cuando al pincharlos con un palillo, salió con facilidad, los dí por hechos. Los dejé enfriar (queman como demonios), les quité la piel y los hice pedazos de unos tres centímetros de lado. Su apariecia es ligeramente traslúcida y crujientes al corte.
Una vez fríos los puse en el plato junto con unas lascas de ventresca de bonito, unas aceitunas sin hueso y unas tiras de pimientos del piquillo asados. Puse una cucharada de salsa mahonesa por encima para acabar el plato que se puede adornar con un huevo duro.
Son un poco insípidos. La próxima vez podré un poquito más de sal en el agua de cocción. También tengo que informarme sobre otras formas de cocinarlos.

miércoles, 4 de noviembre de 2009

RECORDATORIOS

En mayo publicaba la receta de la Cassoulet de Castelnaudary y muchos decíais que no era época de consumirla. Como parece que han llegado los fríos, me permito recordarla.
Certifico que es una exquisitez. Quien quiera probarla la tiene en:

Por otra parte, deciros que las fotos del viaje a la Feria de la Gastronomía de Santarem está en:

Y muchas más fotos en:
Para quien guste disfrutar de ellas.

domingo, 1 de noviembre de 2009

EL FESTIVAL GASTRONÓMICO

Esta semana ha sido de andanzas y buen turismo. Desde la sección de portugués del Ateneo me dicen que en Santarem hay un festival gastronómico, el XXIX Festival Nacional de Gastronomía de Portugal y decidimos que merecía la pena tomarnos uno días de vacaciones. Además teníamos pendientes algunas visitas nunca materializadas en esa ruta, por lo que mataríamos dos o más pájaros de un solo tiro.
Problema: Imposible encontrar hotel en esos días en Santarem o sus alrededores. Bueno, nos vamos a Caldas da Rainha, a unos 40 kilómetros y problema resuelto.
Vaya por delante decir que hacer turismo por Portugal es bastante barato. Todavía un café cuesta 0'60 € (0’55 € en algún caso) y un tubo de cerveza (Lo llaman "imperial") cuesta 0'90 € (0''75 € en algunos sitios) y puedes comer opíparamente por menos de 20 € todo incluido. Por la docena de ostras me cobraron 12''78 €. El número es raro porque las cobran al peso: 730 gr. X 17'50 €/Kg. y una habitación de hotel 3***, para dos personas, desayuno incluído puede costar unos 40 € o poco más.

Fachada del Convento de Cristo

Empezamos nuestra visita por Tomar y su famoso Convento de Cristo, que es Patrimonio de la Humanidad. Solamente por esto, ya mereció la pena el viaje entero.
Pasamos la mañana visitando el Monasterio y el castillo templario. Agotados, comimos unos petiscos en la cafetería del convento. Quiero decir, nos los comimos todos.

La ventana manuelina
Continuamos el viaje visitando Ferreira de Zézere y su precioso lago azul. El paisaje es una auténtica maravilla; pero estaba todo cerrado. No vimos a nadie, ni había abierto sitio alguno en que tomarse un café.


El lago azul

Llegamos a nuestro hotel en Caldas y, después de una ducha y cambio de ropa, todavía tuvimos humor para cenar y dar un paseo por el centro. Hacía una noche deliciosa.
A la mañana siguiente, visitas en Caldas a los museos de escultura y de cerámica.
En Santarem buscamos información en la oficina de turismo y, a las doce, hora de apertura del Festival estábamos sacando las entradas.
Primero una vuelta por los pabellones de artesanía. Luego los de quesos y embutidos, dejando para el final los puestos de los dulces con la promesa de volver para comprarlos todos. (Ella, que yo, ni probarlos).

Un plato de lapas asadas

Y ahora, lo importante, que para eso hemos llegado hasta aquí: LAS TASQUINHAS.
En este festival no son los restaurantes los que se presentan, sino que lo hacen por regiones: Minho, Ribadetejo, Algarve, Alentejo...etc. Después de activar los jugos gástricos inspeccionando con sumo interés una a una las tasquinhas, nos decidimos por tomar mesa en la de Madeira. Había lapas. No las había vuelto a ver desde que en el 95 estuvimos allí. Pedimos, por supuesto, las lapas y pez espada con salsa de maracuyá y el plato típico de Madeira, la "espetada en pau de louro", que es como un pinchito moruno pero diez veces más grande que utiliza como brocheta una rama de laurel, que le comunica un sabor muy especial.


Espetada regional en palo de laurel
Otra vuelta por el pabellón de dulcería para comprar suspiros, mermeladas y poco más. A las cuatro de la tarde cerraban y nos fuimos a hacer la ruta que nos habían marcado por la mañana en la oficina de turismo para rebajar los efectos de la pitanza. Terminamos la visita en un parque maravilloso, con un mirador sobre el Tajo (Perdón, Tejo), absolutamente espectacular, en el que estuvimos hasta que, prácticamente, se nos hizo de noche.
Regreso a Caldas, paseo, cena en un restaurante en el que el dueño, en el colmo de la simpatía, se empeñó en hacernos probar de todo. Nos puso entre otras cosas una tapa de mollejas de galinha tan rica que no me será fácil olvidar. Acepipes, dos caldos verdes, un lenguado perfecto acompañado de açorda para dar de comer a un regimiento y un bife de ternera que no cabía en el plato y tan tierno que no era necesario el cuchillo para cortarlo, café y una especie de flan que no se cómo se llama fue el festín que nos dimos como cena. El sitio se llama "O Selim", por si os interesa.



La plaza del mercado de la fruta de Caldas da Rainha
Caímos a plomo en la cama. Cuando mi cabeza tocó la almohada, ya iba dormido.
La plaza mayor de Caldas es, a la vez, plaza de la fruta. Todos los días los hortelanos montan puestos con sus productos y no era cuestión de perdérselo. Había de todo.
Compré chayotes y pochas. Dos cosas que por aquí, ni de broma. También había cantidad de verduras y hortalizas desconocidas para nosotros.


Foz D´Arelho
De regreso, una visita a Foz d´Arelho y la imprescindible a Peniche.
Esta vez cambiamos el Nau dos corvos por el puerto de arena, en una de las marisquería que hay por allí. La inevitable ensalada de pulpo, otra ensalada de buzzos (Búsanos o cañaíllas), una cesta de pan tostado y la ya referida docenita de ostras.

Ostras fresquísimas.

Nos pasamos por Almeirim con la intención de dar buena cuenta de la famosa sopa da pedra; pero nuestro estómagos tienen un límite y desistimos del intento antes de empezar.
LLevamos tres días a base de verduritas, chayotes hervidos, ensaladas y esas cosas así. Que mañana es día de fiesta y de festín, que ya tengo preparados dos pestorejos para hacerlos a la brasa.

miércoles, 21 de octubre de 2009

CORDERO ASADO

Ni debemos renunciar al progreso ni podemos olvidar el pasado.
Cocinar en recipientes de silicona dentro de un microondas (Que no es un horno, ni mucho menos, aunque nos empeñemos en ello) y guisar en ollas superrápidas al calor de cocinas de inducción tiene su encanto. Es veloz, limpio, silencioso y cómodo, sobre todo cómodo.
Cocinar, por ejemplo en horno es sencillísimo. Se enchufa a la red eléctrica, se aprieta el botón On-Off, se selcciona la fuente de calor (Arriba o abajo), el tiempo, la temperatura y....listo.
Peeero...., y este es mi caso, ¿Qué pasa cuando te traen un cordero entero y te dicen que tienes que hacerlo en horno de leña? Sí, sí, a la antigua....
Pues así fue. Me trajeron un corderito (Unos diez kilos en canal) para homenajear al inglés, que ha estado aquí unos cuantos días y me "aconsejaron" que sería conveniente hacerlo al horno de leña al estilo tradicional, al de toda la vida. Y servidor, que es muy complaciente, se avino a la demanda.
Es muy sencillo: Sólo tres ingredientes, cordero, sal y agua.
Lo peor viene ahora. Hay que levantarse temprano ¿Qué os parece las seis y media?, porque yo, si no leo el periódico (Tres o cuatro) antes de que se seque la tinta, no soy nadie. Además tengo que tomarme dos cafés (negro y sin azúcar, que es como el café sabe a café). Y de paso comprar pan para una docena de comensales devoradores titulados de cordero.

Hay que limpiar el horno, que la última vez que lo utilizamos lo dejamos como unos zorros, poner unos papelitos, unas piñas, leña menuda. Encima leña fina y, después leña más gorda. Hay que prenderle fuego y esperar alrededor de dos horas, hasta que la bóveda del horno se haya puesto blanca. Mientras tanto hay que mantener el fuego vivo añadiendo cuanta leña sea necesaria.
Colocar el cordero en fuentes, bandejas, rustideras o recipientes aptos para el fuego y restregarlo con sal. Poner un poco de agua en cada recipiente y ponerlos dentro del horno.
Este que veis, tardó una hora y veinte minutos en estar hecho. En su punto.

Lo acompañamos de una "ensalada fresquita" elaborada con tres lechugas, tres pimientos verdes, un ramo de hierbabuena picadita, aceite, vinagre y sal.

Un buen vino tinto joven fue el complemento ideal. Luego, los muy sinvergüenzas tarjeron pasteles que ni pude probar porque, como todo el mundo sabe... Soy diabético.
Eso sí, me aplaudieron hasta ruborizarme.

lunes, 19 de octubre de 2009

LA BICHA

En Junio fue la inesperada visita de un bebé de erizo, en Agosto la manada de jabalíes.
Ayer domingo la visita fue de esta pobre despistada que no sabía dónde se había metido.
De súbito se vió asediada por tres perros y dos gatos que la acosaban con la noble intención de comérsela cruda y sin sal.
Afortunadamente para ella salimos los humanos al rescate y pudo escapar con vida (al menos, eso creo y deseo).
Reconoced conmigo que es un bicho realmente bonito -quise decir bello- y que es nuestra cultura (¿Incultura?) judeo-cristiana la que nos las hace antipáticas.
Por si acaso, para hacer la foto, utilicé el zoom máximo.

sábado, 17 de octubre de 2009

ACEITUNAS "ALIÑÁS"

He estado mirando los olivos. A pesar de no haber llovido, las aceitunas de verdeo están en su punto, hasta un pelín pasadas. Mañana cogeré unos kilillos para rajarlas y aliñarlas.
La mejores para esto son las manzanillas cacereñas. También son las ideales para esperar a que estén negras; pero a mí no me gustan tanto.
Antes preparábamos un montón de kilos, ahora con "un puñao" nos apañamos.
Hay que recogerlas, lavarlas, rajarlas y luego ponerlas en agua que hay que cambiar a diario hasta que estén "dulces". Después hay que aliñarlas.

Como para eso faltan varios días, he "aliñao" unas aceitunas de las del super.
Probadlas, están buenísimas y no son las aburridas aceitunas de siempre.
Aliño 1.-
Aceitunas de bolsa (o de bote) deshuesadas.
Orégano, tomillo y romero.
Pimiento rojo.
Una ramita de apio.
Un chorrito de aceite de oliva.
Verter las aceitunas, sin su caldo, en un bol. Lavarlas con agua para quitarles parte de la sal. Echar un pellizco de cada una de las hierbas, según gusten. Cortar el pimiento en trozos del tamaño aproximado de las aceitunas y el apio en rodajas y agregarlos al bol. Echar un chorrito de aceite de oliva. Mezclar. Dejar reposar unas horas y servir.

Aliño 2.-
Un tarro de aceitunas cacereñas negras deshuesadas.
Un ajo machado.
Un pellizco de comino molido.
Un pellizco de pimentón. (Yo lo puse picante).
Un chorrito de aceite de oliva.
Estas no hace falta lavarlas, no suelen venir excesivamente saladas. Por lo demás, es lo mismo que las anteriores.
Ponedlas cuando vengan los amigos, y os preguntarán que dónde compráis esas aceitunas tan ricas.

jueves, 15 de octubre de 2009

UN PERSONAJE SINGULAR: HELÉNIDES DE SALAMINA

Helénides de Salamina era el "Alter ego" de D. Ángel Rodríguez Campos. Maestro Nacional en Casar de Cáceres desde 1913 hasta su fallecimiento en 1956.
Este pintoresco personaje vestía túnica, calzaba coturnos y ceñía sus rizos con una diadema, atuendo que se fabricaba él mismo.



Comía reclinado sobre el triclinium, cultivaba su jardín y su pequeño huerto.
Pese a su excentricidad, era profundamente respetado. Adoraba a sus alumnos, a algunos de los cuales llegó a pagarles la carrera.
Hablaba latín y griego clásicos como si fueran su lengua materna. Se carteaba en griego con D. Miguel de Unamuno, del que fué alumno y en cuya cátedra llegó a impartir clases.
Escribió libros de poesía y prosa en latín.
Su obra principal, "El Panelenio", escrito en tercetos, consta de veinte libros y 21.000 versos, es comparable a La Iliada o La Odisea, a La Enéida y Os Lusíadas.
Del Panelenio se ha dicho "Que es regalo para los mejores paladares literarios" o "Tercetos tan bellos merecen figurar entre los buenos del Siglo de Oro".

lunes, 5 de octubre de 2009

SOPA DE PIEDRA. TRADUCCIÓN AL CASTELLANO DEL TEXTO PORTUGUÉS

Ante el clamor popular, y en atención a las presiones sufridas, he decidido traducir el texto anterior.

Tened en cuenta que se trata de traducción libre, no literal. Yo sigo pensando que en portugués se entendía perfectamente.

Andaba un fraile pidiendo cuando llegó a una casa de labranza en la que le negaron la limosna. Como quiera que el pobre hombre se caía de hambre, dijo: "Veré si puedo hacerme un caldito de piedra" y, agachándose cogió una piedra del suelo, la limpió cuidadosamente y la miró por todos lados para ver si era buena para hacer caldo.

Los presentes se pusieron a reír ante semejante ocurrencia.

"Entonces- dijo el fraile- ¿Nunca han comido sopa de piedra?". "Pues no saben lo que se pierden".

"Eso habrá que verlo- respondieron".

Justo lo que quería oír el clérigo. Lavó la piedra y pidió un puchero prestado. Le dieron uno de barro. Lo llenó de agua y puso la piedra cuidadosamente en el fondo. Pidió, a continuación, permiso para acercar la cazuela al fuego, lo que le fue concedido sin problemas.

En cuanto aquello empezó a hervir, se volvió hacia los presentes diciendo: "Esto queda de primera si se le pone un poquito de manteca". Fueron a buscarle un poco de manteca.

La gente de la casa observaba entusiasmada como la sopa hervía y hervía.

Probó el fraile la sopa y la encontró algo sosa, por lo que reclamó unos granitos de sal. Se la dieron.

Sazonó el guiso, probó y dijo: "Ahora a esto se le ponen dos hojas de col y comida de ángeles." La dueña de la casa salió al huerto regresando con dos coles frescas. El fraile las limpió y las cortó con las manos añadiéndolas al puchero.

Cuando hubieron hervido, pidió unas rodajas de chorizo porque "le dan una gracia...".

No dudaron en traerle lo que pedía y que echó al puchero con todo lo demás.

Cuando el guiso estuvo terminado, sacó un pedazo de pan de sus alforjas y se puso a comer lentamente. La sopa olía que alimentaba. Comió y se relamió.

Cuando la cazuela quedó vacía, sacó la piedra del fondo.

La gente de la casa, que no daba crédito a sus ojos le preguntaron: "¿Hermano, qué va a hacer usted con la piedra?".

"Muy sencillo- contestó el fraile-. La piedra la lavo y me la llevo para la próxima vez".

domingo, 4 de octubre de 2009

SOPA DE PIEDRA

En el pueblo de Almeirim, en las proximidades de Santarem, no hay ningún restaurante que no ofrezca a sus clientes la famosa sopa de piedra.
En toda la zona muchos restaurantes la presentan en sus cartas como plato estrella, incluso la ofrecen en sus letreros luminosos.
En realidad se trata del cocido, la olla podrida o el guiso tradicional de legumbres con carne que hay en todas partes; pero aquí lo bonito es que esta sopa tiene una leyenda en torno a ella. En todos los sitios donde he buscado la leyenda del fraile, cuentan exactamente lo mismo, palabra por palabra, punto por punto y coma por coma. Por eso la voy a respetar en su versión portuguesa y la pongo aquí sin traducir. Si tenéis problemas, la publico traducida y punto.

El cuento dice así:

"Um frade andava no peditório. Chegou à porta de um lavrador, não lhe quiseram aí dar esmola. O frade estava a cair com fome, e disse:- Vou ver se faço um caldinho de pedra!E pegou numa pedra do chão, sacudiu-lhe a terra e pôs-se a olhar para ela, para ver se era boa para fazer um caldo. A gente da casa pôs-se a rir do frade e daquela lembrança.Perguntou o frade :- Então nunca comeram caldo de pedra? Só lhes digo que é uma coisa boa.Responderam-lhe :- Sempre queremos ver isso!Foi o que o frade quis ouvir. Depois de ter lavado a pedra, pediu :- Se me emprestassem aí um pucarinho.Deram-lhe uma panela de barro. Ele encheu-a de água e deitou-lhe a pedra dentro.- Agora, se me deixassem estar a panelinha aí ao pé das brasas.Deixaram. Assim que a panela começou a chiar, tornou ele :- Com um bocadinho de unto, é que o caldo ficava um primor!Foram-lhe buscar um pedaço de unto. Ferveu, ferveu, e a gente da casa pasmada pelo que via. Dizia o frade, provando o caldo :- Está um bocadinho insosso. Bem precisava de uma pedrinha de sal.Também lhe deram o sal. Temperou, provou e afirmou :- Agora é que, com uns olhinhos de couve o caldo ficava que até os anjos o comeriam!A dona da casa foi à horta e trouxe-lhe duas couves tenras.O frade limpou-as e ripou-as com os dedos, deitando as folhas na panela.Quando os olhos já estavam aferventados, disse o frade :- Ai, um naquinho de chouriço é que lhe dava uma graça.Trouxeram-lhe um pedaço de chouriço. Ele botou-o à panela e, enquanto se cozia, tirou do alforje pão e arranjou-se para comer com vagar. O caldo cheirava que era uma regalo. Comeu e lambeu o beiço. Depois de despejada a panela, ficou a pedra no fundo. A gente da casa, que estava com os olhos nele, perguntou:- Ó senhor frade, então a pedra?Respondeu o frade :- A pedra lavo-a e levo-a comigo para outra vez."



Receta de la sopa de piedra obtenida directamente de la web oficial de la cámara municipal de Almeirim.

Ingredientes:
2,5 l de agua

1 kg de judías rojas
1 oreja de cerdo
1 chorizo
1 morcilla
200g de panceta
2 cebollas
2 dientes de alho
750g de patatas
1 rama de cilantro o hierbabuena.
Sal, laurel y pimenta.


Preparación:

La víspera hay que poner las judías en remojo y limpiar a conciencia la oreja de cerdo.
En un puchero hervir el agua con las judías, añadir las cebollas, los embutidos, la oreja, el ajo y las hojas de laurel. Sazonar con sal y pimienta.
Añadir más agua si fuese necesario.
Cuando las carnes estén hechas, retirarlas del fuego y cortarlas en pedazos. Añadir al guiso las patatas cortadas en cubos y el ramo de cilantro o hierbabuena. Dejar de cocer lentamente hasta que las patatas estén en su punto.
Verter las carnes cortadas en el guiso. Colocar en los platos una piedra bien limpia y servir la sopa en ellos.
En algunas recetas retiran unas cuantas judías y una cucharada de patatas para hacer un puré con la finalidad de hacer más espeso el caldo.

sábado, 3 de octubre de 2009

DOS DÍAS EN PORTUGAL

Hemos estado dos días haciendo turismo por Portugal.
Teníamos que llevar a Dionisio a Lisboa que cogía un avión allí, y a mí me daba igual llevarlo a Lisboa que a Madrid, estamos a la misma distancia de un sitio u otro y el vuelo desde Lisboa es mucho más barato.
Nos tomamos la cosa con tranquilidad y fuimos haciendo turismo.

Visitamos Vilaviçosa, que habiendo pasado cientos de veces por delante y nunca habíamos parado. Dimos un paseo por la zona amurallada, vimos, como no, el enorme Palacio Ducal (No estaba abierto, así que sólo lo vimos por fuera) y la Poussada que tiene un bonito claustro y unas termas romanas muy bien conservadas.
A comer a Évora. En Portugal tiene por costumbre comer muy temprano, así que tuvimos que andar buscando un sitio que tuviese la cocina abierta. Por supuesto, lo encontramos.
Tras dejar los viajeros en Lisboa, continuamos camino hasta Bombarral, donde teníamos la intención de pasar la noche, visitar alguna bodega por la mañana y comprar vino.
Dimos un buen paseo por Bombarral y me llamó la atención la publicidad de un restaurante que ofrecía la "sopa da pedra", de la que hablaré luego. Por la mañana, visita al museo de la ciudad y compra de vino para renovar la bodega.
Después la obligada visita al sitio más bonito del mundo: Peniche. Y allí, Cabo Carvoeiro (de donde ya he hablado en http://valdomicer.blogspot.com/2009_07_01_archive.html) y, por supuesto tomar la famosa "salada de polvo" en el nau dos corvos. Pura ceremonia. El año que viene, más.
Y, siguiendo el ceremonial, Rio Maior y a las salinas "As marinhas da sal", a comprar sal precisamente.
Entramos en la oficina de turismo y allí me nombraron la palabra mágica: dolmen. A unos ocho kilómetros, por una carretera infame, en Alcobertas, hay un dolmen. De los más grandes de la península, tiene la particularidad de estar convertido en capilla bajo la advocación de Sta. María Magdalena. Era la primera vez que oía hablar de dólmenes consagrados al culto cristiano, pero en Portugal existen dos más. A su lado se construyó la iglesia parroquial a la que se encuentra adosado y tiene acceso desde el interior de la misma. El regreso lo hicimos casi sin darnos cuenta. Las dos terceras partes del camino son por autopistas.
La sopa da pedra, os la cuento mañana.