lunes, 5 de octubre de 2009

SOPA DE PIEDRA. TRADUCCIÓN AL CASTELLANO DEL TEXTO PORTUGUÉS

Ante el clamor popular, y en atención a las presiones sufridas, he decidido traducir el texto anterior.

Tened en cuenta que se trata de traducción libre, no literal. Yo sigo pensando que en portugués se entendía perfectamente.

Andaba un fraile pidiendo cuando llegó a una casa de labranza en la que le negaron la limosna. Como quiera que el pobre hombre se caía de hambre, dijo: "Veré si puedo hacerme un caldito de piedra" y, agachándose cogió una piedra del suelo, la limpió cuidadosamente y la miró por todos lados para ver si era buena para hacer caldo.

Los presentes se pusieron a reír ante semejante ocurrencia.

"Entonces- dijo el fraile- ¿Nunca han comido sopa de piedra?". "Pues no saben lo que se pierden".

"Eso habrá que verlo- respondieron".

Justo lo que quería oír el clérigo. Lavó la piedra y pidió un puchero prestado. Le dieron uno de barro. Lo llenó de agua y puso la piedra cuidadosamente en el fondo. Pidió, a continuación, permiso para acercar la cazuela al fuego, lo que le fue concedido sin problemas.

En cuanto aquello empezó a hervir, se volvió hacia los presentes diciendo: "Esto queda de primera si se le pone un poquito de manteca". Fueron a buscarle un poco de manteca.

La gente de la casa observaba entusiasmada como la sopa hervía y hervía.

Probó el fraile la sopa y la encontró algo sosa, por lo que reclamó unos granitos de sal. Se la dieron.

Sazonó el guiso, probó y dijo: "Ahora a esto se le ponen dos hojas de col y comida de ángeles." La dueña de la casa salió al huerto regresando con dos coles frescas. El fraile las limpió y las cortó con las manos añadiéndolas al puchero.

Cuando hubieron hervido, pidió unas rodajas de chorizo porque "le dan una gracia...".

No dudaron en traerle lo que pedía y que echó al puchero con todo lo demás.

Cuando el guiso estuvo terminado, sacó un pedazo de pan de sus alforjas y se puso a comer lentamente. La sopa olía que alimentaba. Comió y se relamió.

Cuando la cazuela quedó vacía, sacó la piedra del fondo.

La gente de la casa, que no daba crédito a sus ojos le preguntaron: "¿Hermano, qué va a hacer usted con la piedra?".

"Muy sencillo- contestó el fraile-. La piedra la lavo y me la llevo para la próxima vez".

12 comentarios:

MaryLou dijo...

Había oído esta historia, pero ya no la recordaba.
Todos los platos de cuchara me encantan. Este caerá en breve!!!

Besicos

Elvira dijo...

No conocía ésta historia, y la verdad es que me ha encantado. Sí recuerdo haberla tomado en esos viajes a Portugal a comprar toallas y cerámica,jaja, y como no comer en Evora pescado y más pescado. ¡ Qué recuerdos!. Un abrazo

Tita dijo...

¡¡Cuánto hacía desde que oí esta historia por primera vez!!

En el colegio, nuestro director, un enamorado de llevarnos a clase cualquier cosa además de las estrictas matemáticas. Don José Luis.

Valdomicer dijo...

MaryLou:
Se cuentan muchas historias acerca del origen de este plato. Curisamente ésta es literal, palabra por palabra en todas las fuentes.
El plato se parece sospechosamente al pote gallego.
A ver si es cierto que cae.
Besos.

Valdomicer dijo...

Elvira:
¡Qué tiempos aquellos! Ya no se va a Portugal a comprar toallas, ni la vajilla de
Macao para la boda del sobrino, ni el café, la mantequilla....
Supongo que a comer pescados y mariscos ibas a Elvas (Por lo menos es el sitio típico).
Nunca tuvimos fronteras, era "La raya", ahora ya no te das ni cuenta.
¿Sabes que las señoras de Elvas y su provincia vienen a Badajoz a parir sus hijos?. Algún día hablaré de ello.
Besos.

Valdomicer dijo...

Tita:
Profe de "Mates", contador de historias. D. José Luis y yo, almas gemelas.
Eso sí, nunca pasé de director consorte (por muuuuchos años).
Besos.

Clara y Pepe (los Chuquis) dijo...

Es la primera vez que la escuchamos... ¡y ya nos dió hambre!
Es una muy buena idea, la incorporaremos sin dudas.
¿Alguien tiene una piedra para prestarnos?

Mari Carmen dijo...

Gracias por la traducción. Yo ya sabía de esta historia, listo el fraile, ¿no? y sustanciosa la piedra. Besitos.

Valdomicer dijo...

Chuquis:
Os mando la piedra por mensajería. Los portes son por cuenta vuestra.
Devolvedme la piedra que la necesitaré próximamente.
Esimprescindible que me comuniquéis vuestra dirección postal para la seguridad en el envío.
Abrazos.

Valdomicer dijo...

Mari Carmen:
Ya sabes, un par de piedras de buena calidad junto a la lata de mejillones y no hay penas.
Besitos.

Su dijo...

Enhorabuena por tu trabajo, ha sido un placer el rato que he estado viendo tus cosas.
Enhorabuena
Un saludo

Valdomicer dijo...

Su:
Muy agradecido. A ver si no pierdes el enlace y apareces por aquí de vez en cuando.
Besos.