miércoles, 21 de octubre de 2009

CORDERO ASADO

Ni debemos renunciar al progreso ni podemos olvidar el pasado.
Cocinar en recipientes de silicona dentro de un microondas (Que no es un horno, ni mucho menos, aunque nos empeñemos en ello) y guisar en ollas superrápidas al calor de cocinas de inducción tiene su encanto. Es veloz, limpio, silencioso y cómodo, sobre todo cómodo.
Cocinar, por ejemplo en horno es sencillísimo. Se enchufa a la red eléctrica, se aprieta el botón On-Off, se selcciona la fuente de calor (Arriba o abajo), el tiempo, la temperatura y....listo.
Peeero...., y este es mi caso, ¿Qué pasa cuando te traen un cordero entero y te dicen que tienes que hacerlo en horno de leña? Sí, sí, a la antigua....
Pues así fue. Me trajeron un corderito (Unos diez kilos en canal) para homenajear al inglés, que ha estado aquí unos cuantos días y me "aconsejaron" que sería conveniente hacerlo al horno de leña al estilo tradicional, al de toda la vida. Y servidor, que es muy complaciente, se avino a la demanda.
Es muy sencillo: Sólo tres ingredientes, cordero, sal y agua.
Lo peor viene ahora. Hay que levantarse temprano ¿Qué os parece las seis y media?, porque yo, si no leo el periódico (Tres o cuatro) antes de que se seque la tinta, no soy nadie. Además tengo que tomarme dos cafés (negro y sin azúcar, que es como el café sabe a café). Y de paso comprar pan para una docena de comensales devoradores titulados de cordero.

Hay que limpiar el horno, que la última vez que lo utilizamos lo dejamos como unos zorros, poner unos papelitos, unas piñas, leña menuda. Encima leña fina y, después leña más gorda. Hay que prenderle fuego y esperar alrededor de dos horas, hasta que la bóveda del horno se haya puesto blanca. Mientras tanto hay que mantener el fuego vivo añadiendo cuanta leña sea necesaria.
Colocar el cordero en fuentes, bandejas, rustideras o recipientes aptos para el fuego y restregarlo con sal. Poner un poco de agua en cada recipiente y ponerlos dentro del horno.
Este que veis, tardó una hora y veinte minutos en estar hecho. En su punto.

Lo acompañamos de una "ensalada fresquita" elaborada con tres lechugas, tres pimientos verdes, un ramo de hierbabuena picadita, aceite, vinagre y sal.

Un buen vino tinto joven fue el complemento ideal. Luego, los muy sinvergüenzas tarjeron pasteles que ni pude probar porque, como todo el mundo sabe... Soy diabético.
Eso sí, me aplaudieron hasta ruborizarme.

28 comentarios:

MaryLou dijo...

Artista!!!!!
La pinta del cordero es para aplaudirte, pa chillarte y pa ponerte un piso!!!
Como explicas hacerlo al horno de leña da trabajo, pero nada que ver con el resto de elaboraciones!!! Qué suerte que tienes de tener ese horno!
Besicos

Elvira dijo...

Yo creo que vale la pena levantarse temprano para elaborar algo tan delicioso como lo que veo en tu blog. Una maravilla, es para hacerte la ola durante una hora seguida y sin pausa,jaja. Un beso

Pedro dijo...

¡Plas, plas, plas, plas...!
¡Autor, autor...!
¡Con qué cosas tan sencillas has hecho una maravilla! (¡Mira me ha salido un pareado!)
Un abrazo.

swyx dijo...

Ese corderico tiene una pinta de lo más apetecible, mmmm... aunque, je, lo que más me ha gustado del post es la foto donde sales tú; o sea, como en un anuncio: "con nike, te saldrá un cordero inmejorable" jejeje

carmenpiva dijo...

Un trozo de cordero preparado así es un todo un lujazo, seguro que el inglés se puso morado ¿o no?
Un saludo
Carmen

Nina dijo...

Divino ese cordero. Tus amigos ingleses darían buena cuenta de él. Claro que tener esa maravilla de horno...¡Así cualquiera!...
Un abrazo.

Nina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Valdomicer dijo...

MaryLou:
Se trata de un horno portugués, lo describe Saramago en "La Caverna". Es más caro el transporte que el horno en sí. Además lleva como dos años cogerle el "tranquillo; pero, en virtud de los elogios, merece la pena el esfuerzo.
Besos.

Valdomicer dijo...

Elvira:
ELLOS también creen que merece la pena madrugar, cuando lo hago yo. Pero me voy a poner testarudo, y si no me hacen la ola, no hay más cordero.
Besos.

Valdomicer dijo...

Pedro:
Que os lo estáis tomando a coña, y esto es muy serio. Que echar de comer a tanta gente todos los domigos es demasiao.
Agradecido por esos muy merecidos aplausos. El día que te pases por aquí, te pones morao, vas a ver.
Un abrazo.

Valdomicer dijo...

Swyx:
No te lo vas a creer: La sudadera es del mercadillo (a 2,50 € ) y el mandil de IKEA (poco más o menos). Lo peor tuvo que ser el cordero, una ruina "p´al pagano".
Y si me lo pagan bien, me apunto a lo del anuncio.
Abrazos.

Valdomicer dijo...

Carmenpiva:
No sabes tú bien qué lujazo. Se deshacía con solo mirarlo.
El inglés casi no cabía en el avión cuando volvía.

Valdomicer dijo...

Nina:
No son amigos ingleses. El inglés es mi hijo que vive en Ingaterra desde hace ya nueve años, de ahí el apodo.
Viene por aquí de vez en cuando a que le prepare comiditas buenas. Esta vez ha venido porque se casaba un amigo suyo, del que debería tomar ejemplo.
Y, sí, dieron buena cuenta de las partes blandas, para satisfacción de Ona, Dona y Quico que han dado buena cuenta de los huesos.
Besos.

Valdomicer dijo...

Pido humildemente perdón por el comentario suprimido en que había datos particulares, nada del otro mundo, a los que he creído oportuno no dar mayor publicidad.
Gracias por vuestra comprensión.

Clara y Pepe (los Chuquis) dijo...

Te quejas y te quejas, pero no nos engañas, ¡seguro que disfrutaste a lo grande cocinando el cordero, picarón!
Eso de levantarse temprano, leer los diarios, tomarse uno o dos cafesitos, ¿no es un placer?, claro que lo es... lo sabemos por experiencia.
Oye, sigue cuidándote con eso de los postres, que te queremos mucho.

Tita dijo...

Madre mía, con lo que a mí me gusta el cordero, asadito, sólo con agua y sal...y encima en horno de leña.

Yo hago peña con MaryLou y te ponemos un piso a medias las dos!!!

Qué desesperación ¿donde me pongo yo un horno de leña? ay!

Valdomicer dijo...

Chuquis:
Que no me quejo, todo lo contrario. Disfruto tremendamente cocinando.
Desde que estoy en este mundillo del blog, estoy aprendiendo una barbaridad y probando cosas que las que no había oído hablar en la vida.
Con los dulces me cuido aunque no me cuesta demasiado, nunca fui goloso.
Abrazos.

Valdomicer dijo...

Tita:
No sé qué pensará tu santo de lo de ponerme piso, mi mujer está muy enfadada.
Además:
Llegas cuarenta años tarde.
Vivo en el campo y no me acostumbraría a vivir encerrado.
y ¿Dónde se guarda la leña en un piso para encender el horno?
Y si puedes ir a comprar el pollo asado, me traes el cordero y te lo asos yo. Eso sí, a Madrid llegaría frío.
Besos.

Mari Carmen dijo...

Vamos, como para no aplaudirte, menuda pinta que tienen las fotos, me puedo imaginar cómo debía estar de rico. Besitos.

Tita dijo...

Valdo y señora: que dice mi santo que de qué color querríais el alicatado en la zona mismamente del jacuzzi

Que por un buen cordero asado, se aprende a hacer lo que haga falta, y si prometo un piso, el pone la cara y lo que sea

¡Besos!

Perol y Mortero (La Cocina Mía) dijo...

Que ganas de dar un mordisco a este cordero artesanal. Se me hizo agua la boca.

Un abrazo

Valdomicer dijo...

Mari Carmen:
Gracias por esos aplausos, absolutamente merecidos.
Verdaderamente queda riquísimo porque se va haciendo lentamente y, un consejo, para asar cordero sólo sal y agua.
Besitos.

Valdomicer dijo...

Tita:
Queda todo aclarado, nos ponéis piso a mi esposa y a mí. Eso ya tiene otro aspecto.
Que te acompañe tu santo cuando vengas a asar el cordero.
¡¡¡¡Besos!!! (Que no voy yo a ser menos).

Valdomicer dijo...

Perol y Mortero:
Creo que ya me puedes decir cómo debo llamarte, que eso de perol y morteo queda muy bien y muy original para un blog; pero no para una señora señora.
Abrazos.

SEFA dijo...

Menudo corderito más rico, y en ese horno tenia que estar de miedo.
Claro que no todo el mundo tiene la suerte de uno particular, asi que aprovéchalo.
Saludicos.SEFA

Valdomicer dijo...

Sefa:
Sí, de miedo.
Tener un horno así no es ningún privilegio, ocupa el mismo espacio que una barbacoa y hace menos humo.
Besos.

Raquel dijo...

A mi el cordero me encanta lo llevo en la sangre jaja por algo soy de Soria.

Valdomicer dijo...

Raquel:
Aquí tampoco es malo el cordero.
Besos.