sábado, 7 de noviembre de 2009

ENTRE RITOS Y CEREMONIAS

El hombre es animal de costumbres, eso dicen. Yo diría animal de ritos. Tendemos a hacer las cosas siempre en el mismo orden, de la misma forma, con los mismos movimientos, con las mismas palabras. En definitiva, sacralizamos lo trivial, hacemos algo insólito de la rutina para seguir pareciéndonos a nosotros mismos.
Pero esto es filosofía.
Lo cierto es que hace frío. Mi termómetro ha tenido una caída "p´haberse matao", todos sus esfuerzos para superar los doce (12) grados han sido inútiles. Y como quien manda, manda, y si quien manda tiene frío es que hace frío, la simple insinuación de que ya va siendo hora de encender la chimenea es, para mí, una orden de obligado e ineludible cumplimiento.
Cierto. Tienes razón en lo que estás pensando; pero los privilegios son los privilegios siempre que vivas en el campo: No tengo ascensor; pero tengo chimenea. Bueno, tenía, que ahora es una estufa. Pero con cristal, ¿Eh? para ver las llamas.
¡Ah, sí! A esto venía lo de los ritos. La tarde que se enciende la chimenea (o estufa) por primera vez en el año, tiene su ceremonia. ¡Diez años hace ya que prescindí de una parte de ella!: encender una cachimba.

El resto es: Buena compañía, una copa de vino de Oporto, unas galletitas saladas y una cuña del mejor Stilton bien curado.
Y poner los ojos como platos sin separar la vista de las llamas, así, sin pestañear hasta la madrugada.

17 comentarios:

MaryLou dijo...

Qué pinta tiene ese queso!!!! con las galletitas saladas y el vinito!!!
Que envidia me das!!!

Un abrazo

Elvira dijo...

Ahhh! viendo ese queso y el vino lo primero que me ha venido a la mente es , lo feliz que serías con un queso que encontramos sólo aquí y en dos tiendas, que te fascinaría. Se trata de queso stilton macerado al oporto, lo tienen durante 9 meses con una botella de oporto clavada en el centro del queso y lo dejan así hasta que está en su punto. En ocasiones sólo lo encuentras en las fechas previas a Navidad, todo un lujo, aunque de dónde eres, yo moriría por una buena Torta del Casar, te hace un intercambio?jaja. Un beso

swyx dijo...

Si esa estufa es como la que tengo yo en mi casa (la de España, claro), es una pasada el poder luego hacer patatas, cebollas, lubinas y similares en la parte de arriba que es como una especie de horno. Aún recuerdo como si fuera ayer, unas doradas que hice con patatas y pimientos el año pasado y unos langostinos con un chorro de aceite...

bueno, tengo que irme que hacemos tarde a ver los fireworks de Londres!!

Pedro dijo...

Pues yo acabo de presentarle mis respetos a un queso de Mahón supercurado y lo he acompañado (para que no se aburriera) con una botellita de Cariñena Gran Reserva y un pan de payés...
La sobrasada picaba bastante, pero eso te lo contaré otro día...

Cocinica dijo...

Que imagen más idilica y tentadora y que maravilloso queso, como se nota que tienes a tu hijo por tierras inglesas, me gusta ese queso y mucho.

Gracias por la visita, como estoy empezando con mis andanzas, lo agradezco doblemente.

Besos

Clara y Pepe (los Chuquis) dijo...

¡Caramba, amigo, eso sí que es disfrutar de la vida! Muy bien, muy bien, así debe ser. Estos son los pequeños grandes placeres y hay que "saborearlos" como debe ser... sin cargos de conciencia.
Rico vino, rico queso, calorcito envolvente...

MaryLou dijo...

Hola, te traigo la dirección de un blog, dónde puedes ver como se rellenan los canelones con la manga pastelera. Es de la misma clase a la que fui yo. Verás qué fácil!!!

pincha aquí

Besicos

MaryLou dijo...

pincha aquí

A ver si ahora lo he hecho bien!!

MaryLou dijo...

http://delicies.blogspot.com/2009/10/cuina-tradicional-amb-la-mireia-carbo.html

Bueno es ésta! como estoy tan torpona, mejor la buscas tú!!

Besicos

Valdomicer dijo...

MaryLou:
¿Envidia? El queso se encuentra en cualquier tienda bien surtida y el vino y las galletitas en las estanterías del super más humilde.
Ya he visto cómo se rellenan los canelones con la manga. Es que había sacado la falsa conclusión que se "inyectaba" la farsa. Ahora no tengo disculpa, tendré que hacerlos.
Besos.

Valdomicer dijo...

Elvira:
He oído hablar del silton macerado en oporto o lo he leído en algún sistio. Debe estar muy bueno, aunque esas mezclas como ponerle nueces o ajo, o hierbas, a mí no me van.
Desde luego que la torta de Casar es algo absolutamente extraordinmario. En Inglatera la he visto en sitios de lujo a precios prohibitivos.
He intentado viajar con ella; pero en el avión se deshace así que un intercambio sería un poco difícil. Ya comerás toda la torta que quieras cuando vengas por aquí.
Besos.

Valdomicer dijo...

Swyx:
Sí, supongo que la estufa es igual a la tuya. Pero la mía está en el salón y si me pongo a guisar en ella, el olor no se iría de las cortinas y las tapicerís en varias semanas. Me echan de casa, vamos. Lo que sí hago es tostar pan o castañas en esta época.
¿Lo pasaste bien el día de Guy Fawkes?
Un abrazo.

Valdomicer dijo...

Pedro:
A eso me refería con lo del chauvinismo.
¿Tira bien la estufa?.
La sobrasada NUNCA pica bastante. Te apuesto cualquier cosa a que podía picar más.
Abrazos.

Valdomicer dijo...

Cocinica:
El queso más habitual en Inglaterra es el Cheddar, del que ellos están muy orgullosos y que a mí me parece vulgar, en cambio el stilton es un auténtica ricura.
Seguiré vistándote habitualmente.
Besos.

Valdomicer dijo...

Chuquis:
Véis, lo que no tengo de chauvinista, lo tengo de hedonista. Hay que vivir bien, que son cuatro días.
Vino rico, queso rico.... y la fascinación de las llamas. Puedes mirarlas durante horas sin cansarte.
Besos.

Tita dijo...

¿Stilton? ¿Se llama así ese queso con esa pinta tan rica?

Espero que dure mucho tiempo: si me compro un trozo así de grande, como lo como yo sola, tendría para 5 meses por lo menos.

Qué envidia da el fuego, Valdo, podió. El otro día con el horno, y hoy con la estufa....

¡Ainsss!

Perol y Mortero dijo...

Pues sí que me has dado envidia. El queso tiene que estar de muerte, y el vino ni te digo. Yo creo que ambas cosas te harán entrar en calor más que las llamas de la chimenea.

Besos