jueves, 17 de diciembre de 2009

PIMIENTOS RELLENOS DE GULAS CON SALSA DE TINTA

Hemos resucitado la Sección de Gastronomía en el Ateneo. He tenido la "suerte" de ser designado digimocráticamente coordinador de la misma en plena ausencia mientras creía descansar en Inglaterra. Lógicamente, el nombramiento me ha llenado de orgullo.
Para la primera reunión, programamos una cena en la que cada participante debía llevar un plato elaborado por ella/él acompañado por una ficha con la receta correspondiente.
Y en la junta cada cual,
como suele suceder,
hizo gala de saber
del arte de cocinar.
Vichyssoise, revueltos varios, pistos manchegos, unos exquisitos pimientos de La Vera rellenos de gulas con salsa de tinta de calamar. Los que no se atrevieron con los fogones encargaron en la cafetería unas tortillas de patatas y unos canapitos de los que no dieron receta alguna. Se redondeó con unos repápalos con leche de postre, de los cuales no me dejaron participar aduciendo no sé qué argumentos sobre una presunta diabetes. Que el diablo los confunda.
Mi aportación, como vuestra inteligencia habrá intuído, fueron los exquisitos pimientos de La Vera rellenos de gulas del Norte con salsa de tinta de calamar del Cantábrico (En el Guadiloba no hay calamares).
Dado que su elaboración es de una simpleza antológica y los resultados espectaculares os recomiendo esta receta para cuando os nombren coodinadores de algo o cuando se presenten amigos por sorpresa. Que los sorprendidos sean ellos. ¡Qué corcio!.

Necesitais:
Un nombramiento ofical. Con registro de salida, fecha y firma de la autoridad. (No es indispensable).
Una lata de pimientos de La Vera. (O del piquillo; pero son más caros).
Una bandeja de gulas.
Una cucharadita de pimentón de La Vera picante
Una cebolla.
Un diente de ajo, medio pimento verde, medio pimiento rojo, dos tomates pelados y despepitados, sal, una pizca de azúcar, aceite de oliva. (O cualquier salsa de tomate que tengáis por ahí).
Vino blanco.
Dos cucharadas de tinta de calamar.
Me explico: El secreto de la salsa de tinta está en la cebolla, es lo que le da consistencia. Olvidad lo de ponerle harina o cualquier espesante. C E B O L L A.
La tinta la compro en tarros de 100 gr. Es un producto nuevo que da un resultado excelente. Dos cucharadas equivalen a cuatro bolsas de tinta congelada.
"Modus operandi":
En un cazo se pone el aceite, cuando esté caliente ponemos la cebolla bien picada y el ajo y dejamos que se haga lentamente. Echamos los pimientos y el tomate y dejamos hacer hasta que se deshaga todo. Se puede pasar por la batidora o el chino o dejarlo un poco grumoso, que es como a mí me gusta -y sobre gustos...-.
La añadimos el vino blanco y la tinta de calamar. Me gusta que quede bien negro. Además brillará que da gusto.
En una sartén freímos ligeramente unas láminas de ajo. Cuando estén, agregamos una cucharadita de pimentón apartados del fuego, vertemos las gulas y les damos una vuelta.
Abrimos la lata de pimientos y los vamos rellenado generosamente uno a uno colocándolos sobre una fuente apta para horno.
Un momento antes de comer, darles un golpe de horno. Servir en los platos con un cordón de la salsa de tinta.
Si alguien prefiere prescindir de las gulas y ponerles el maldito bichejo.... allá él/ella y su conciencia.
He dicho.

14 comentarios:

swyx dijo...

Esta receta es "casi" digna de Falsarius Chef por su sencillez. La tendré en cuenta por si algún día tengo que fardar de entrante.

Ahora las dudas. Necesitaré saber que son los "repápalos" y el significado de "Qué corcio" que atribuyo a "que remedio" por el contexto general.

Saludos desde Valencia donde estoy comiendo ya como toca.

Cocinica dijo...

Riquísimos, seguro que más de uno y de dos se quedo boquiabierto, me encantan. Si repasas mi blog, habrás observado que soy una consumidora compulsiva de pimientos, con todos los rellenos y acompañamientos posibles y ahora ya tengo uno más para hacer.

Feliz Navidad.

Besos

Pedro dijo...

¡Viva la Digitocrácia! En casos así es lo más coherente.
Me parece un plato de lo más original y apetecible, supongo que triunfarías.

Tita dijo...

¿Digitocracia? ¡¡¡Digitocracia!!!

¡Qué tonta, no lo pillaba!

Ya tenían que estar buenos los repánpalos esos para que quisieras pecar

Abrazos

Inmaculada (Adi) dijo...

Os deseo de corazón lo mejor para estas Navidades y que el próximo año sea más amable con todos, que tengáis salud y amor y siempre un buen amigo al lado para compartir lo bueno y superar lo malo. Que las penas sean pocas y breves y las alegrías infinitas.

Un abrazo enorme de vuestra amiga Adi.

Perol y Mortero dijo...

Que delicioso y original relleno, me lo anoto para hacerlo estos días, me parece algo especial.

Besos

Valdomicer dijo...

Swix:
Tienes razón. Si no fuese porque la salsa hay que elaborarla, la firmaría Falsarius.
Los repápalos son como unas albondiguillas fritas hechas con pan rallado y huevo y otros ingredientes según sean dulces o salados.
Se echan en leche con canela (los dulces) o en cualquier tipo de sopa (los salados). Si pones "Repápalos" en google, te aparecerán un montón de recetas.
¡Qué corcio! es una expresión extremeña para evitar un taco.
Aliméntate bien.
Felices fiestas.

Valdomicer dijo...

Cocinica:
Ya me dirás cómo te quedan.
Felices fiestas.

Valdomicer dijo...

Pedro:
Trunfar, triunfar, no; pero no sobró ni uno.
Felices fiestas y feliz aniversario.

Valdomicer dijo...

Tita:
Bueno; pero lo pillaste. La culpa es mía por poner palabrejas y neologismos.
No sé cómo estarían los repápalos. No me dejaron probarlos.
Felices fiestas.

Valdomicer dijo...

Adi:
Qué cosas más bonitas dices, corcio.
Felices fiestas y feliz aniversario.

Valdomicer dijo...

Perol y Mortero:
Gracias por tu comentario.
A mí este plato me apetece más como cena de verano que para estas fechas.
Felices fiestas.

Mari Carmen dijo...

Buen relleno para los pimientos. Debían estar ricos. Menos mal que lo del gas al final no fue demasiado grave, claro que, como bien dices, nosotros no somos la chiquilla de 17 años. Espero que con el tiempo lo haya superado. Aprovecho para desearte una feliz navidad rodeado de los tuyos. Besitos.

Valdomicer dijo...

Mari Carmen:
No sobró ni uno. Quedan muy ricos.
La chiquita de la explosión quedó bien. No te preocupes.
Besos.