sábado, 27 de marzo de 2010

POLLO PADRE PERO

En aquella remota antigüedad, hace ya muchos años, cuando pasaba con cierta frecuencia por Zafra, me gustaba ir a comer al Parador de Turismo "Duques de Feria" porque ponían el mejor pollo padre Pero que haya comido en mi vida.
En rigor, este plato de la cocina extremeña debe hacerse con pollitos de corral o pollos que llaman "tomateros"; pero por más que he buscado, no he dado con ellos, o al menos que me ofreciesen unas condiciones de garantía mínimas. Puedes encontrar alguno si te vas al pueblo y te lo darán vivo y no tengo yo el ánimo para sacrificar ningún bicho ni para desplumarlo y todo lo demás.
Así que mi carnicero muy amablemente se ha dignado a prepararme unos cuartos traseros de pollo de granja tal y como le he ido indicando. Luego me ha cobrado lo que le ha parecido y aquí paz y después gloria.
Si tenéis la suerte de encontrar pollo de corral de los de verdad, u os atrevéis a "apañarlo", haced la receta con todo en crudo, desde el principio, y coced durante hora y media al menos. Para el común de los mortales, he aquí la receta tal y como la he preparado yo hoy (No, ayer, que ya hemos pasado a otro día).


Ingredientes:
Cuartos traseros de dos pollos. (Ocho piezas).
Dos pimientos rojos.
3/4 Kg. de tomates sin piel ni pepitas.
Una cebolla grandecita.
3 dientes de ajo.
Una cucharada (señora cucharada) de cominos en grano.
Una guindilla (o dos, o tres).
Una copa de coñá.
Dos hojas de laurel. Aceite. Sal, Una pizca de azúcar.
En una cazuela echar un chorro de aceite y dorar los trozos de pollo en él. Sacar y reservar.
En la grasa resultante poner la cebolla, los pimientos y, por último los tomates, todo picado finamente y las hojas de laurel. Dejar hacer a fuego lento durante 20 min. a media hora. Poner un poco de azúcar.
Agregar los pedazos de pollo y dejar que continúe la cocción a fuego muy suave.
En un mortero, poner la sal, los cominos, los ajos y la guindilla. Machacar hasta obtener una pasta que desleiremos en el coñá y que añadiremos al guiso a mitad de la cocción. Sacudir de vez en cuando para evitar que se pegue.
Continuar guisando hasta que vuesto criterio os diga que ya está a punto.
El acompañamiento ideal es un arroz salvaje o si lo preferís, civilizado, aunque hay quien se pirra por unas patatas fritas.
Éxito garantizado, palabra.

21 comentarios:

Pedro dijo...

En primer lugar un apláuso al cocinero: ¡Plas, plas, plas,...!
Y luego una pregunta: Cuando dices una "señora cucharada" de cominos, me imagino que son cominos enteros (puesto que luego los majas.¿estoy en lo cierto?
Y por último, yo me apunto a las patatas fritas (con un remate de pimentón picante)
¡Buen provecho!

Valdomicer dijo...

Pedro:
Corregido. Tienes razón, se trata de comino en grano.
Eso se "señora cucharada" es para darle énfasis, para decir "generosa", "abundante".
Ya suponía yo que tu eres de los de patatas fritas.
Por último, agradecerte esos cariñosos aplausos (merecidísimos, por cierto).
Un abrazo.

mariatem dijo...

Un pollo riquísimo, la foto lo dice todo. Yo también soy de las patatas fritas, me encantan.
Saludos

Cocinica dijo...

Te envio, como no, muchos aplausos merecidos, faltaría más, por este hermoso pollo. De verdad que tiene una pinta fantástica y yo me apunto al arroz salvaje, es más sano y me gusta mucho.

Un beso

Tita dijo...

¡Qué buena pinta! yo hago uno similar, pero sin guindilla ni coñá. Probaré.

El arroz salvaje nunca lo he probado, aunque siempre que se presten unas patatitas hum......

Besos

Elvira dijo...

Yo soy más de patatitas fritas para comer con éste super pollo!!!! Besos y feliz Pascua

Tita dijo...

Se me olvidó preguntar ¿porqué se llama Pollo Padre Pero?

Mari Carmen dijo...

Rico ciertamente, Valentín. A mi me gusta más el acompañamiento tal y como tú lo has presentado, con el arroz salvaje. Yo también suelo utilizarlo, en casa nos gusta a los cuatro. A mi también me gustaría saber el origen del nombre del plato. Besitos.

Clara y Pepe (los Chuquis) dijo...

Nosotros tenemos una preguntita para hacer al cocinero, ¿por qué se le agrega a la preparación un poco de azúcar?
Este plato se parece mucho al pollo kung pao de los japoneses, nunca lo probamos, pero los ingredientes son los mismos.
Vamos a tener que llevar a la práctica esta receta, si tú y Pedro la recomiendan, debe ser buena.



Muchas Gracias Total

swyx dijo...

Ese pollo al Padre Pero (curioso el nombre) se parece al pollo al chilindrón por la elaboración aunque tiene que estar más sabroso si desde el principio utilizamos un pollo tomatero o de casa y demás ingredientes con que nos ilustras. Lo que pasa es que el comino dejará un sabor muy predominante menguando el de los otros elementos. Uhmm.

Lo de añadir azúcar imagino que será para restarle un poquito de acidez al tomate, no?

Valdomicer dijo...

Mariatem:
Prueba cocinarlo, está riquísimo.
Besos.

Valdomicer dijo...

Cocinica:
Te alabo el gusto. El arroz es el mejor acompañamiento para este guiso.
Besos.

Valdomicer dijo...

Tita:
Se puede prescindir de la guindilla- se le irá parte de la gracia- y sustituir el coñá por vino blanco (un oloroso, por ejemplo), aunque no se debe prescindir de él.
Prueba el arroz salvaje. Es rico y sano. Sólo tiene un inconveniente, que tiene que cocer media hora o poco menos.
Besos.

Valdomicer dijo...

Elvira:
¡Pues con superpatatas fritas!.
Besos.

Valdomicer dijo...

Mary Carmen:
¡Pues con arroz salvaje!
Besos.

Valdomicer dijo...

Chuquis:
Yo le pongo siempre una pizca de azícar a las tomatadas o cualquier otro guiso que lleve tomate, para quitarle un poco la acidez.
No conozco el pollo ese japonés, aunque me parece raro que haya tomete en la cocina oriental. Por otra parte, los orientales cocinan con wok, que hace una cocción muy rápida, mientras que este guiso tiene que hacerse a fuego muy lento.
Animaos a hacer la receta, no os defraudará. Decidme cómo os queda.
Abrazos.

Valdomicer dijo...

Swyx:
Efectivamente, se parece mucho al chilindrón, este no lleva jamón.
El comino no le quita sabor, al contrario.
El azúcar, como ya he comentado, es para quitar acidez al tomate.
Un abrazo.

Valdomicer dijo...

He buscado acerca del origen del nombre de este plato.
Parece ser que se debe a alguien de nombre "Pero" (Pedro), que vivió en Zarza de Alange, a orillas del río Matachel. No era clérigo y no consta que tuviera hijos.
Sólo nos dejó para recuerdo una receta que lleva su nombre.

swyx dijo...

No, no, si yo decía justamente que el comino lo que hará es que con su sabor tan fuerte y peculiar, es restar sabor a las demás cosas. No había comido nunca comino -aunque si lo había utilizado en la manida frase "me importa un comino"- pero fue llegar aquí a Inglaterra y, oye, casi a diario. Lo que le gusta a esta gente el comino. Y no me acaba; es tan fuerte que luego repites comino toda la tarde.

Valdomicer dijo...

Swyx:
Pues mi abuela le ponía cominos a las legumbres para que no dieran gases.

carmenpiva dijo...

Hola, Valentín. Espero que hayas pasado una estupenda Semana Santa y que sigas mostrándonos esas recetinas sanas y ricas. Yo me lo pido con patatas fritas o con lo que haya menester.
Un saludo cordial