domingo, 7 de marzo de 2010

OTRA VEZ PORTUGAL.

Hemos estado otra vez en Portugal. Hay que pasar unos días con nuestra portuguesiña de vez en cuando y si, además, le llevamos unos "Tuper" con comida de verdad, ya está justificado el desplazamiento.
Dado que en el pequeño piso compartido que tiene con otros compañeros de trabajo no cabe ya ni un alfiler, hemos encontrado un hotel en Costa da Caparica, a 50 m. de la playa, con vistas al mar y desayuno incluído, 37 € diarios para dos personas.
Salimos el miércoles por la mañana, sin prisas, con ánimo de visitar el último de los tres dólmenes cristianizados y abiertos al culto que se conocen, el dolmen de São Brissos o de Livramento. Desviándonos un poquito de la ruta, ya de paso, veríamos el que se supone el dolmen más grande de la península Ibérica "El Zambujeiro".


Paramos en Valverde a comer, por cierto, parece mentira que en un pueblecito tan pequeño, se pueda comer tan bien y tan barato, 15 € dos personas, café incluído.

Llegamos a Caparica a media tarde, subimos al hotel y después fuimos a dar un paseo por la playa. Se había quedado una tarde estupenda.

El resto de la tarde la pasamos con nuestra hija.
El día siguiente fuimos al centro de Lisboa. Empezamos el paseo por la Praça do Comerço, subimos por la Rua Augusta hasta la Praça do Rossío, de allí hasta la Praça dos Restauradores para coger el tranvía que nos subiría hasta el Bairro Alto, donde hay un mirador desde el que se contempla media Lisboa. Bajamos hasta la Praça do Carmo, con el convento que le da nombre y que quedó destruído en 1755, en el célebre terremoto de Lisboa. Seguimos bajando hasta la Praça do Chiado, en la que Fernando Pessoa sigue sentado en su mesa de costumbre del café "A Brasileira".

Comimos unos "petiscos" picando en bares de acá y de allá por todo el barrio del Chiado. Regresamos a Caparica a pasear por la playa hasta la hora de ir a recoger a nuestra hija. Cenamos en Monte de Caparica en una churrasquería en la que nos pusieron un "frango piri-piri" al más puro estilo portugués antiguo, asado lentamente en las brasas.
El viernes por la mañana fuimos hasta Sesimbra y a visitar Cabo Espichel, un sitio precioso. Nuestra intención era ver las huellas de los dinosaurios; pero nos aconsejaron no bajar porque las lluvias hacen peligrosa la excursión. Lo dejamos para mejor ocasión.

Fuimos después a visitar el laboratorio en que trabaja nuestra hija y comimos con ella y sus compañeros de trabajo en uno de los comedores de la univerdad. Allí nos encontramos con que muchos de los universitarios lisboetas, siguen vistiendo el típico atuendo estudiantil: Levita, camisa blanca, corbata negra y la capa de estudiante.
Una visita al "hiper" para comprar un montón de cosas que aquí no se encuentran o que allí son sensiblemente más baratas.
En cuanto nuestra hija salió del trabajo, emprendimos el viaje de regreso.

9 comentarios:

swyx dijo...

Como siempre, envidio -sanamente, of course- la parte gastronómica del viaje ya que, como sabes, la comida aquí en Inglaterra es caquita.

Por lo demás, y como de costumbre, seguro que habrá sido un "viajazo". Muy bien por todo.

Cocinica dijo...

Un viaje muy completo y te agradezco especialmente tus recomendaciones, me las apunto por si vamos pronto, que todo puede ser.

Un beso

Tita dijo...

Desde que te oigo comentar de Portugal, me muero de ganas de ir por allí.

Un beso

Nina dijo...

Yo también estuve el Sábado en tierras portuguesas. Fuímos a comer solamente. Nos llegamos hasta Amareleia o algo así. A 22 km. de Barrancos. Como dioses comimos. yo, el innombrable. ¡Magnífico!
Un abrazo.

Valdomicer dijo...

Swyx:
Una de las cosas que cuidan los portugueses es su comida. Como ves, en cualquier pueblecito hay un sitio donde te dan de comer, además suele estar lleno.
Abrazos.

Valdomicer dijo...

Cocinica:
Si vas a Portugal, te puedo ayudar en lo que conozco, que es la parte central, sobre todo la raya.
No dudes en preguntarme.
Besos.

Valdomicer dijo...

Tita:
Aprovecha la primera oportunidad que se te presente. Te puedo ayudar sugiriéndote rutas, qué ver y... qué comer.
Besos.

Valdomicer dijo...

Nina:
No conozco Amareleja. Sé dónde está, muy cerca de la presa de Alqueva; pero nunca he estado allí.
Vas a ser tu la que me tenga que informar del sitio.
Besos.

Valdomicer dijo...

Me voy a Lisboa ahora mismo.
Hoy quiero entrar en Montemor-o-Novo.
Ya os contaré.