miércoles, 5 de enero de 2011

MIMINHOS.

Cruz.
Ha salido cruz. Podría haber salido cara; pero ha salido cruz.
Si hubiese salido cara habría puesto la receta de los hojaldres; pero ha salido cruz y hay que poner la de los miminhos. No hay que preocuparse, la de los hojaldres, la pongo dentro de unos días y listo.
Los miminhos y yo nos hicimos amigos hace poco menos de un año. Fue cuando fuimos a visitar el dólmen grande de la heredad de la encomienda de la iglesia, cerca de Évora, en Portugal. Es el dolmen más bonito que haya visto nunca.

No sé cómo se llama el lugar. Un pueblecito minúsculo en la carretera y un sitio elegido al azar, entramos a comer a la española -¡Ay, espanhois, espanhois!- cuando los portugueses están a media digestión.
Es una de esas "casas de pasto", con las mesas corridas, para veinte personas, una cocina bendecida por todos los dioses y un vino que haría sonreir, satisfecho, a Baco .
Los acepipes (aceitunas, queso, mantequilla, patés. Te los van a poner a no ser que digas lo contrario). De primero, un caldo verde y de segundo (tened presente que allí la ensalada, las patatas fritas  y el arroz blanco son la compañía obligada) MIMINHOS.
- Qué são os miminhos?
- Muito bon. Eu traigo, vosé proba.
- Mais, qué são?
- São lombinhos de porco. Muito bon.
- Dúas doses.
- Meior uma para o senhor e meia para a senhora.
Discreta respuesta. Eso significa comida para un regimiento.
Un bolo de bolachas (tarta de galletas), dos cafés capaces de mantenerte despierto una semana y una factura que no llegaba a los 20 €.

Ingredientes para dos personas:
Dos solomillos de cerdo ibérico.
Seis lonchas de tocino (panceta o bacon).
Una nuez de manteca de ibérico (o de aceite o de mantequilla)
Una copita de coñá.
Medio vasito de caldo de carne.
Un chorrito de nata líquida.
Granitos de sal.
De cada solomillo, sacar tres tajadas ligeramente más largas que el ancho de las lonchas de tocino. Guardar las puntas para otros guisos.
Precalentar el horno a 220ºC.
Rodear cada tajada de solomillo con una loncha de tocino y sujetar con un palillo.
En una sartén muy caliente, poner una nuez de manteca y sellar en ella los solomillos, primero por un lado, luego por el otro. Colocarlos en una fuente de horno, salar por ambos lados y meterlos en el horno 10 min.
Desglasar la sartén con el coñá, (quien se atreva que flambée, quién no, que espere), añadir el caldo y esperar que reduzca a la mitad. Ligar la salsa con la nata.
Sacar del horno los solomillos, quitarles el palillo, servir y napar con la salsa.
Se acompaña con un puré de manzanas o de castañas.
Así de sencillos. Así de ricos.

22 comentarios:

Pilar dijo...

¿cómo voy a adelgazar así?
No tienes piedad, que rico, madre que rico
;)

mar dijo...

jolin con los miminhos vaya pinta por diosss que ricos, te felicito :)

Mari Carmen dijo...

Desde luego que son sencillos y ricos. Yo no conozco portugal, pero gracias a ti ya voy conociendo algo. Besitos.

Nora dijo...

Una receta estupenda, el dolmen me ha encantado...
Creo que no me había pasado a felicitarte el año, espero que el 2011 sea un buen año para todos.
Un besito

extremeña (en su punto de sal) dijo...

Hola! Lo primero, gracias por visitar mi cocina, me encanta encontrar caras nuevas y comentarios entretenidos!
Lo segundo, aunque pasasteis solos la Nochevieja veo que gastronomicamente fue una noche 10!
Menuda recetita más rica! me encanta el toque del bacon y la salsita para no parar de mojar pan!
Me quedo dando una vueltecilla!

Ido dijo...

¡Habrá que ir a Portugal! Y de momento me voy ambientando con esta receta... pues sí que es más fácil de lo que parecía a primera vista!
Un besote

Tita dijo...

¡Qué buena pinta! Intentaré hacerla, esta no se me escapa.

Oye, qué bonito suena el portugués, ¡hasta leido!

Abrazos y ¡felices reyes!

Pedro dijo...

¿Y a quién no le gusta que le hagan unos miminhos...?
¡Qué bien te cuidas! y no me refiero solo al paladar, ese dólmen es un regalo para la vista.
FELIZ AÑO NUEVO.
Un abrazo.

La de la tiza dijo...

Esto, que digo yo que pinta tiene buenísima pero ¿este es el plato ligero y por eso se sirve con puré de castañas?

Maria Pilar-COCINICA dijo...

Esto tiene que estar de miedo, me ha gustado mucho la receta, seguro que la hago en cuanto tenga ocasión.

Besos

Cocinando entre Olivos dijo...

uff qué cosa más rica, los guardo en favoritos!

Valdomicer dijo...

Pilar:
¿No te parece un poco pronto para empezar la "operación bikiny"?
Que todo el mundo sepa que pongo estas recetas sólo -acento en la "o"- por fastidiarte. Gordita mía.
Un besino.

Valdomicer dijo...

Mar:
La mayor felicidad es colocarlos sabiamente entre pecho y espalda.
Un besino.

Valdomicer dijo...

Mary Carmen:
No sabes lo que te pierdes. Un puente en Portugal, te cuesta más la gasolina que la estancia.
Si te atreves, te preparo el calendario, el itinerario y la estancia.
Un besino.

Valdomicer dijo...

Nora:
El dolmen es una maravilla. Además es uno de los pocos que está bien señalizado.
Un besino.

Valdomicer dijo...

Extremeña:
(Y en su punto de sal):
Me tienes que contar cómo te ha ido en la vueltecita.
No quiero dejar de verte por esta tu casa.
Un besino.

Valdomicer dijo...

Ido:
Ve a Portugal, que no te perderás el viaje. (Voy a tener que pedir comisiones).
Prueba la receta, que no te va a desilusionar.
Un besino.

Valdomicer dijo...

Tita:
¡No es portugués! ¡Es portuñol!. Es como el spanglish; pero de la raya.
Un besino.

Valdomicer dijo...

Pedro:
Será por eso que los llaman así. Seguro que en el Bulli le habrían dado un nombre mucho más literario y barroco. La simpleza de llamarlos "miminhos" es para mantenerlos tiernos.
El dolmen, repito, es el más bonito que conozco. Cuando vengas por Badajoz, vamos a verlo.
Un abrazo.

Valdomicer dijo...

La de la tiza:
En realidad, lo servimos con puré de manzanas; pero como no nos quedó "fotogénico", le puse el acompañamiento después de hacer las fotos.
Mantengo, pese a todo, que el puré de castañas es el acompañamiento ideal. Ligero, por supuesto.

Valdomicer dijo...

María Pilar:
No tiene que estar: Lo está.
Hazlos. Se preparan en veinte minutos y no te interfieren en otras preparaciones.
Un besino.

Valdomicer dijo...

Cocinando entre olivos:
Te aseguro que nunca has cocinado tan cerca de los olivos como lo hago yo a diario. Tengo uno, y centenario, en la misma puerta de la cocina.
Un besino.