jueves, 27 de mayo de 2010

FRITE DE CORDERO.

No se si os acordaréis de mí: Soy uno que escribía aquí habitualmente.
Debe ser la astenia primaveral juvenil y que a mí, como estoy en la tercera juventud, me ataca por tres. Hasta los fogones y las cazuelas me extrañan cuando me ven.
Una vez superado el bajón, regreso a la actividad.
Si algún plato es distintivo de la cocina extremeña, es el frite de cordero, que, vaya por dios, en Badajoz lo llaman caldereta. En realidad da lo mismo cómo se llame. Hay tantas maneras de hacerlo como casas, cada familia tiene su propia receta.
Es fácil atribuir este plato a la cocina pastoril, sin embargo tiene su origen el la refinada cocina del Reino aftasí de Badajoz.
Fueron los monjes de Yuste los primeros que utilizaron el pimentón en la cocina, en principio, por ser un excelente conservante de los alimentos.
Hoy, sobre todo en el medio rural, no hay fiesta que pueda recibir tal nombre si no hay frite. Se suele hacer con el cordero completo y se guisa para toda la familia o para muchos comensales y se hace al fuego de leña en un caldero de hierro.


Mi receta es muy básica y sencilla y solamente para
dos personas.
Una paletilla de cordero troceada.
medio pimiento rojo.
2 + 1 dientes de ajo.
Una cucharada rasa de pimentón.
Un vaso de vino blanco de pitarra. (Un oloroso seco hace un buen papel).
Aceite. (Quien se atreva, puede usar manteca de cerdo).
Agua, sal, perejil.
2 hojas de laurel.
Dos ó tres patatas.
Calentar la cazuela donde se vaya a hacer el guiso. Cubrir el fondo con aceite y echar el pimiento en pedazos seguido inmediatamente de los trozos de cordero. Dar unas vueltas hasta dorar y que cambie el color. Retirar del fuego y echar el pimentón, volver al fuego y "apagar" el guiso con el vino. Acabar de rellenar con agua hasta el nivel de la carne sin que llegue a cubirla.
Majar dos dientes de ajo con la sal y una caña de perejil, añadir al guiso en cuanto rompa a hervir y bajar el fuego al mínimo.
Dejar que se vaya haciendo lentamente, alrededor de 1 hora y 1/4 para carnes blandas, para corderos un poco mayores la cocción puede llegar a las dos horas.
Vigilar constantemente y sacudir el guiso de vez en cuando. Si fuese necesario, añadir poco a poco agua hirviendo. Cuando casi esté, majar el otro ajo y dar el último hervor.
Pelar las patatas y cortarlas a cuadros. Freirlas en abundante aceite de oliva. Se pueden agregar al guiso; pero a mí me gusta ponerlas aparte.

Se cuenta la anécdota de la que fue protagonista Alfonso XIII, que tras una montería por estas tierras, en el cortijo, le pusieron para comer este plato. Le gustó tanto que envió a uno de sus cocineros para aprenderlo. Sin embargo en palacio no tuvo el mismo éxito, por lo que el cocinero regresó para ver qué condimento secreto no le habían facilitado para el éxito del plato. La respuesta que se llevó el cocinero fué que "El frite se jace asina y el condimentu que farta es la jambri".

16 comentarios:

Cocinica dijo...

Yo si que me acuerdo de ti, no eres el que se había ido a lejanas tierras........ pues eso, que me alegro de tu vuelta y más cuando nos traes este guiso tan delicioso. Ten la certeza de que lo haré, además tengo reserva de pimentón " de la Vera" en mi despensa, todos los amigos que van por tu tierra, sabiendo mi afición, me traen.

Besos

Ido dijo...

¡Qué buena pinta! Mira que hace poco descubrí por fin una carnicería con buen cordero (aquí lo encontrar buena carne está complicado) y tenía ganas de hacer un buen guisote. No tadaré en probarlo :)
Saludos

Pilar dijo...

Rico, rico.
Me encanta la receta, y la anécdota.

SEFA dijo...

Rico plato, si señor y me alegro que te animes a cocinar, un abrazo.SEFA

Mari Carmen dijo...

No sufras, que nos seguimos acordando. Todos tenemos "paros biológicos" que nos tienen un tiempo alejados, pero lo genial es volverlo a retomar, se coge con más ganas.
El cordero es fantástico, a mi me encanta, y no conocía esta forma de cocinarlo. La anécdota es fantástica. Besitos.

La de la tiza dijo...

Muy bueno lo del paro biológico, sí señor, como la pesca.
A mí me encanta todo lo que lleve pimentón. De pequeña, mi abuela guisaba siempre con el de la Vera y se me ha quedado la fragancia en la pituitaria, se conoce.
Como comprenderás, en Madrid lo venden en muchos sitios pero nada como el comprado en origen.
Creo que este finde me voy a arriesgar con el frite porque en mi casa jambrí, lo que quieras, somos de buen saque.
Gracias por las recetas, por ésta y por las otras.

Tita dijo...

¡Caldereta de cordero! buenísima. Yo solo la he hecho una vez, y de soltera, porque a mi chico no le gusta la carne cocida.

Pero me sale espectacular, ya pondré receta.

Por cierto...en esta desaparición ¿ha tenido algo que ver alguna experiencia, buena o mala con las croquetas?

¡Que ya he actualizado!

Abrazos

Nora dijo...

Me encantan tus recetas, me recuerdan al pueblo, son las de casa de toda la vida... creo que mi madre echa también cebolla, si me acuerdo se lo pregunto...
Ah! Y yo casi siempre uso el vino de Pitarra para guisar, le da otro toque, jeje.
Un besito

Valdomicer dijo...

Cocinica:
Que no se te acabe el pimentón. Si alguna vez ves que viene a faltar, no dudes en escribirme y, a vuelta de correo, tienes el pimentón en casa.
Besos.

Valdomicer dijo...

Ido:
Ya nos contarás cóm te ha salido.

Valdomicer dijo...

Pilar:
La receta es estupenda, la anécdota, seguramente, falsa (apócrifa que le dicen ahora).
Besos.

Valdomicer dijo...

Sefa:
Felices vacaciones.

Valdomicer dijo...

Mari Carmen:
Ya ves, la receta típica de Extremadura es desconocida fuera.
Besos.

Valdomicer dijo...

La de la tiza:
Que no se te termine el pimentón, ya sabes, si empieza a flaquear, me lo pides.
¿Te arriesgaste con el frite? ¿Cómo quedó?.
Besos.

Valdomicer dijo...

Tita:
Todavía no me he atrevido con las croquetas. Voy a tener que visitar a mi psicoanalista argentino para ver si así.
Ya ví tu entrada nueva y te dejé un comentario.

Valdomicer dijo...

Nora:
Ya digo que cada casa tiene su receta, se le puede poner cebolla, yo no se la he puesto nunca.
El vino de pitarra es el mejor para este tipo de guiso, lo que pasda es que fuera de Extremadura y sur de Salamanca, es completamente desconocido. Y hay que tener un amiguete que te lo proporcione, de su propia mcosecha porque por ahí te venden cada porquería....
Besos.