domingo, 16 de mayo de 2010

DE VUELTA.

Después de que se alejase el peligro de la nube volcánica, por cuya causa se habían cancelado los vuelos a Madrid los días anteriores, el miércoles conseguimos subirnos en el avión que nos traería desde Inglaterra.
Nos subimos, que una vez dentro nos tuvieron hora y media sin despegar porque había tormenta en la zona de aproximación de Barajas.
Aproveché para descabezar un sueñecito y recuperarme del madrugón. Un codazo en las costillas me hizo despertar:
- "Estás roncando".
- "¡Eso son calumnias!. No he roncado en mi vida".
Venían los Reyes Magos y me pillaban durmiendo, venía el ratoncito Pérez y me pillaba durmiendo y ahora me vienen con el cuento aquel de que ronco... durmiendo. ¡Amos, anda ya!.
Tomamos tierra con hora y media de retraso; pero con el aterrizaje más suave que haya tenido en mi vida.
Todavía nos quedaban 300 Km. por delante y las tripas empezaban a reclamar alimento sólido. No obstante queríamos salir de los alrededores de Madrid antes de que empezase a complicarse el tráfico.
Nos detuvimos en una de esas áreas de servicio para comer algo. Encima del mostrador, en un expositor había unos callos que suponían la ruptura con mi dieta de comida inglesa. Como quiera que aún había muchos kilómetros por delante, renuncié temporalmente a ellos (mañana, callos, me dije) y pedí un bocadillo de jamón, manjar que tampoco formó parte de mi alimentación en los últimos quince días.
El jueves no pudo ser; pero el viernes me pasé por la carnicería y compré todos los callos que había: 2,650 Kg.
Mañana pongo la receta.

16 comentarios:

swyx dijo...

A eso se le llama una venganza en toda regla. Cuando vuelvo para España también aprovecho para devorar todo lo que encuentro a mi paso.

Marisa dijo...

Como somos calumniados
los que nunca hemos roncado!!!
Ja,ja,ja... esta situación me es familiar.
Preciosas fotos las del canal y muy curioso el recinto electoral. En Julio también me iré por esos lares, pero ya me tienen preparada: harina y levadura para hacer una gran empanada.
Me alegro que lo pasases bien.
Un saludiño y hasta la vuelta Valdomicer.
P.D.: ¡Nutritivos serán los callos!

La de la tiza dijo...

Bienvenido de vuelta, Valdo.
Suerte de las vacaciones y, ahora, a aprovechar la buena cocina.
Ah! y a contarlo por aquí.

SEFA dijo...

Me alegro que hayas aterrizado sano y salvo, a ver que comidicas nos haces, pues supongo traeras mono de cocinar, un abrazo.SEFA

MaryLou dijo...

Bienvenido!!! La receta de los callos no me la voy a apuntar... sólo hay dos cosas que no me gustan nada, nada, nada... los callos y los pies de cerdo. Y eso que también los cocino, porque le gustan a mi marido y a amigos, así que cuando los hago, hago dos comidas e invitamos a gente.
Besicos

Pilar dijo...

Llegue a esta casa, de salto en salto y aprovechando la ausencia, como ricitos de oro me fuí probando entradas, y entre la comida (rica de verdad) y el resto de aditamentos, aquí me has pillado.

Un saludo,

Pilar

Valdomicer dijo...

Swyx:
La venganza es SED. Yo lo que tenía era HAMBRE.

Valdomicer dijo...

Marisa:
Sí. Allí tienen harinas ya preparadas para todo. Incluso con la levadura incluída.
Lo que no te pueden tener preparado es el relleno. Te aconsejo que te lo lleves de aquí.
¿A qué parte de Inglaterra vas?. Mis hijos viven en Coventry, en las Midlands.
Besos.

Valdomicer dijo...

La de la tiza:
Ya lo cuento. Lo puedes leer en el post siguiente.
Besos.

Valdomicer dijo...

Sefa:
No te creas, que allí me he inflado de cocinar y les he dejado el congelador lleno de comida ya guisada.
Besos.

Valdomicer dijo...

MryLou:
Ya es mala suerte. Prácticamente las dos últimas recetas que publico, son precisamente las que no te gustan.
A ver si la siguiente....
Besos.

Valdomicer dijo...

Pilar:
Puedes seguir probando entrada a entrada. Ya sabes que puedes encontrar sal y pimienta, un punto de acidez, nada de amargo y un pelín de azúcar.
No sé si es lo apropiado; pero así me gusta a mí.
Besos.

Tita dijo...

jajajajaja, eso sí que es elegir lo más "parecido" a su dieta jaajaja ¿hay algo más elaborado en la cocina inglesa que una pata de cordero asada sola en el horno?

Cuando nosotros volvimos de la Gran Bretaña, no besé el suelo porque estaba sucio, pero sí juré que no volvería a despotricar de las legumbres: vaya fabada nos metimos entre pecho y espalda al llegar ¡estabamos hartos de sangüiches y pasta italiana que era lo más contundente que encontramos!

Esta gente lo único que hacía bien, era desayunar.

Vaya revancha la de tus callos ¡genial!

Un abrazo

Valdomicer dijo...

Tita:
No sé cuánto tiempo hace que estuviste en Inglaterra, supongo, además que fue en Londres.
Las costumbres alimentarias están cambiando y hay una seria tendencia hacia una cocina mejor. Eso sí: Se come lo que hay. Por ejemplo, parece mentira que en una isla, se coma tan poco pescado y eso que esta vez he comido en un pub el clásico "fish" bien elaborado, crujiente aunque frito en aceite vegetal, hace unos años, habrá sido impènsable.
Quizá sea cuestión de suerte encontrar un buen sitio para comer. También es verdad que nosotros comemos normalmente en casa y que la compra la hacemos nosotros.
Lo que no podemos es ponernos un buen cocido o unos callos porque allí es imposible.
Los asados los hacen todos muy bien, sobre todo el "rosbeef", cuando estamos allí vamos los domingos al "carvery" y te aseguro que es un auténtico disfrute.
¿Probaste el salmón escocés?, La próxoma vez no te lo pierdas.
Besos.

Mari Carmen dijo...

Bienvenido de nuevo. Yo me quedo mejor con el bocata de jamón, que los callos no me van, claro que, siendo un bocata no preparado en casa, seguro que estaría bastante escaso del ingrediente principal. He leído lo de tus mensajes. El último (al menos eso creo) me llegó, no puedo decirte nada de los demás. Esperemos que no vuelvan a desaparecer en el limbo de blogger. Besitos.

Valdomicer dijo...

En el mundo de la gastronomía, hasta los comentarios se comen. Es el ogro devorador de comentarios.
Besos.