lunes, 31 de mayo de 2010

COJONDONGO

Mis abuelas tenían un sentido reverencial acerca del pan. Mi abuela paterna se santiguaba con la hogaza. Mi abuela materna le trazaba una cruz con el cuchillo sobre la base y luego la besaba. Tirar pan era pecado mortal, por eso las sopas, las migas, las "pringás", las torrijas, los "migaos" y una docena más de platillos eran habituales en cuanto había cualquier excedente.
El pan se guardaba en una talega de tela (Las talegas portuguesas eran las más bonitas) y permanecía tierno varios días.
Uno de los platos que no faltaba en cuanto rompía el calor era el cojondongo: Sí co-jon-don-go, como suena.
Este si es un plato de pastores. En verano, a media mañana, a la sombra de una encina, un alto para preparar el cojondongo con los apaños que llevan en el morral. Pan, ajo, sal. Aceite y vinagre guardados en recipientes de cuerno y agua fresca del barril. Todo ello majado en un cuenco de madera de encina llamado dornejo o dornillo. Pobre y sencillo. Humilde y recio.
Hoy se le agregan verduras (tomate, pimiento, cebolla, pepino...) o carnes, generalmente asadas y hechas hebras o tiras muy finas (pollo, conejo, cerdo, caza...), huevos duros y jamón. Las verduras no se majan, se trocean y, como cualquier otro ingrediente, cada comensal se sirve "ad libitum" y luego lo mezcla.
Ha de hacerse con pan asentado de un día para otro, con el pan blando se hace una pasta de textura poco agradable.
Vaya por delante decir que no tengo paciencia ni dornillo, por lo que me sirvo de la thermomix para esta elaboración.

Ingredientes:
Pan, ajo, sal, aceite, vinagre y agua.
Tomates, pepinos, pimientos rojos y verdes, cebolla. Cortados en trocitos.
Pollo o conejo o cerdo... Hechos hebras o migas.
Jamón en bastoncitos y huevo duro.
Poner el pan a remojo un par de horas antes, escurrirlo bien y echarlo al vaso de la thermomix junto a los demás ingredientes. Las cantidades van en gustos, yo suelo ser bastante generoso con el aceite.
Batirlo a velocidad media hasta que tenga la consistencia de una mahonesa.
Cotar las verduras en cuadritos y ponerlas en cuencos para que cada uno se sirva según sus gustos.
Es muy raro encontrar este plato en las cartas de los restaurantes, aunque alguno se ha hecho famoso precisamente por tenerlo habitualmente.
En Antequera lo llaman "porra", en Córdoba, "salmorejo" y aquí las señoras lo piden al oído y en voz baja.

36 comentarios:

Juan Luis Corcobado Cartes dijo...

No me extraña que ahora, cuando la carta en los restaurantes está en varios idiomas, no aparezca ese gazpacho. ¡A ver cómo lo llamarían en inglés, por ejemplo!

Cocinica dijo...

Me ha gustado mucho la historia del plato y el nombre más jajajaj, me imagino a las abuelas pidiéndolo en voz bajita, ahora sería otra cosa porque mi madre ya no se asusta cuando decimos tacos.

El plato muy refrescante y vitamínico para el verano y para el invierno.

Un abrazo

Ana dijo...

me has hecho reir al leer el nombre :D, asentir al leer los ingredientes y sonreir dulcemente porque recordaba a mi abuelo con su navaja y la hogaza de pan ¡ nadie tenía cojodongos para tocarla, era sagrada ¡ y que se cocía una vez a la semana y estaba tierno y tan rico.. ainsss me estoy haciendo mayor o puede que lo sea ya y no me haya dado cuenta.
Un beso y un abrazo tierno como el pan

Angelillo dijo...

Seré curioso... de dónde le viene el nombre tan simpático?

Por cierto, que mi abuela gallega llega a comer pan de dos semanas por no cometer el sacrilegio de tirarlo a la basura... Y pan de Cea (Orense), más duro que el granito.

Tita dijo...

¡Qué recuerdos, y qué bonita historia! El nombre me ha hecho reir.
Me has recordado la "talega" hace años que no oía llamar así a la bolsa del pan...justo los que faltan mi padre, y mi abuela.

Esta, como la de Ángel, acostumbrada a comer el pan reposado, ya nunca más, ni en esta época pudo comer el del día: lo compraba y se comía el del día anterior, y así sucesivamente.

Nunca he hecho cojondongo-salmorejo (ajo blanco???) pero con tu receta seguro que me animo.

Un abrazo

Pd: Juan Luis, la traducción podría ser "conjondongueision"

Pilar dijo...

Gracias por ese recuerdo que tenía casi perdido de mi abuela cortando el pan con reverencia y guardándolo más tarde en la "talega".

Quizás sea momento de volver a estas recetas de tiempos más duros, eso sí con Thermomix

swyx dijo...

Te ha quedado un artículo de lo más bucólico a la par que popular.

Comparto la opinión de que se trata de un gazpacho pero, bueno, más completo porque lleva carne. En inglés yo diría que es "gaspacio" (pronunciado "gaspacho") ya que mocho -vamos, la fregona de toda la vida- es "mocio" ("mocho").

Como el resto de tertulianos, también encuentro divertido el nombre de cojondongo. Y más aún el hecho de que las abuelas lo pidan en susurro.

MaryLou dijo...

Valentín, tienes que reconocer que el nombre se las trae!! así que las señoras lo piden en susurros???
Oye, las carnes también se trituran??
Otra receta para esta verano!!
Besicos

La de la tiza dijo...

Valdo: yo sigo guardando el pan en un talego de algodón y me cruzo medio madrid para comprar una hogaza gallega que me dura una semana.
Lo hago en honor a mi santo porque a mí me gusta más el pan candeal, bien metido en harina, que traigo de vez en cuando.
Así que cualquier día me decido con el conjondongo. Si no me sale, al menos habré tenido una excusa sana de decir palabros con causa justificada.

Celes dijo...

Hola!! A mi madre cuando se le cae un trocito de pan al suelo le da un beso y despues se lo come y no desperdicia ni un pedacito, ella cuenta que en la guerra no habia harina y lo hacian de algarrobas....Creo que hemos ido perdiendo la cultura del pan con tanto pan precongelado. Me ha encantado la entrada y el cojondongo genial. Ahhhh!1 lo de la thermo fantastico que el progreso sirve para eso...

Besos

Elvira dijo...

Jajajaja, no lo he oído nunca, e imagino que mi abuela no lo preparaba por lo "ordinario" del nombre,jajaja, aunque hoy la voy a llamar y le voy a preguntar, y si no lo ha preparado nunca ya va siendo hora no???? . Me encanta el nombre, es que el plato es cojonudamente genial con todo ese mondongo!!!Tiene que estar la mar de rico y aunque aquí no han llegado los calores, me pongo éste finde a prepararlo y sorprender a mis amigos!!!. Por cierto, me ha llegado el olor del frite sólo con abrirse tu blog!!!! Miles de besos y que disfrutéis del fin de semana

Clara y Pepe (los Chuquis) dijo...

¡¡Queremos comer, queremos comer!! Nunca probamos este plato, pero intuimos que será delicioso, además lleva pocos ingredientes y es sencillo de preparar.
Que marchen cuatro porciones para los Chuquis!!!


Muchas Gracias Total

Mari Carmen dijo...

Jajaja, gracioso el nombre y estupenda la historia del plato, como todas las que nos cuentas. Genial el punto moderno de hacerla con la thermomix. Besitos.

José del Condumio dijo...

Para mi, todo lo que esté fuera del ajo, pan, aceite, agua, vinagre y sal, es cualquier cosa menos un buen cojondongo. Eso de echarle tomate y demás zarandajas, no deja de ser un gazpacho escondido. Aún recuerdo los cojondongos que me preparaba mi padre en una finca lindera a la Sierra San Pedro, básicos, auténticos y tan exquisitos en estos tiempos veraniegos, que el aire acondicionado mas que ser una utopía era una simple estridencia.

Marisa dijo...

Se llame cojondongo o salmorejo,
estará bien bueno...
tan sano, fresco y nutritivo
que con permiso me lo llevo.
Gracias por hacerme recordar la cruz que hacía mi abuela en los panes. ¡Qué morriña y que bien olía!!! Aprovecho también para agradecerte la idea para limpiar las manitas de cerdo, me haré con un soplete.
Un saludiño y hasta la vuelta Valdomicer.

Nina dijo...

Creo que la porra antequerana y el salmorejo cordobés no llevan carnes de ningún tipo, solamente jamón picadito y huevo duro como guarnición y por encima del majado.
Tu cojondongo, exquisito y muy adecuado para estos días que se nos han venido.
¡Ya terminé la limpieza!
Un abrazo.

MªJose-Dit i Fet dijo...

Creo que tus abuelas debian conocer a la mia :) porque he recordado muchas costumbres suyas leyendote...estupenda receta y estupenda forma de narrarla!!!!

Valdomicer dijo...

Juan Luis:
No hablo ni una palabra de inglés, así que no puedo contestarte a eso.
Abrazos.

Valdomicer dijo...

Cocinica:
Pidiéndolo en voz bajita o preguntando "Oiga, camarero ¿Qué dice aquí?.
Besos.

Valdomicer dijo...

Ana:
Es cierto, toda la vida queriendo "ser msyor" y luego parece que ha ido todo demasiado deprisa.
Besos (tiernos como el pan).

Valdomicer dijo...

Angelillo:
No he encontrado ninguna referencia al origen del nombre. Todo lo que he encontrado de interés ha sido en el blog de Juan Sanguino, en el que dice que su antecedente culinario fue la "macarraca".
Abrazos.

Valdomicer dijo...

Tita:
Es lo que pasa cuando se hurga en el pasado, que nos invade la nostalgia.
Venga, anímate con el platillo, aunque solo sea una vez.
Besos.

Valdomicer dijo...

Pilar:
¿Tiempos más duros?. Yo lo tengo fácil, salgo al campo y me pongo a recoger hierbas silvestres; pero los de las grandes ciudades, lo tienen un poco crudo.
Besos.

Valdomicer dijo...

Swyx:
Y nostálgico. Se te ha olvidado poner nostálgico.
Abrazos.

Valdomicer dijo...

Mary Lou:
No, las carnes, cuando las lleve, se harán tiras o se desmenuzarán con los dedos. Eso sí, que sean carnes asadas al carbón.
Besos.

Valdomicer dijo...

La de la tiza:
Me alegra que aún quedemos de los que guardamos el pan en talegas.
Por aquí, en algún pueblo, todavía sigue habiendo hornos de leña para cocer el pan. En algunos sitios, el horno comunitario, que hace unos días estuvimos en el pueblo de mi hermana comiendo un cabrito hecho en uno de ellos.
Pero es que somos "unos antiguos".
Anímate con el cojondongo, se hace "en un verbo".
Besos.

Valdomicer dijo...

Celes:
Como dice Angelillo, tirar el pan era un sacrilegio.
Algún día habrá que dedicar una entrada entera al pan, haciendo mención a esos panes de las épocas de hambruna hechos con harinas de algarrobas, o de almortas o vaya usted a saber.
Besos.

Valdomicer dijo...

Elvira:
Ya nos contarás qué te ha dicho tu abuela. y también cómo te ha quedado a tí.
Besos.

Valdomicer dijo...

Chuquis:
Pues esperáis a que vuelva el verano y...¡Adelante!.
Abrazos.

Valdomicer dijo...

Mary Carmen:
Lo de la thermomix no es esnovismo, es pereza, que si lo hago en el mortero, luego duele la mano.
Besos.

Valdomicer dijo...

José del Condumio:
No te alteres, hombre. Juan Sanguino dice que cuando se le añaden "zarandajas" se llama cojondongo de gañán. ¿Tranquilo?.
Abrazos.

Valdomicer dijo...

Marisa:
Gracias por tu comentario.
La forma de limpiar las manitas fue la que me dio a chica de la carnicería cuando fui a comprarlas, no es mía.
Besos.

Valdomicer dijo...

Nina:
Me alegra que ya hayas terminado la limpieza.
No dejes de llamarme cuando vengas por aquí, supongo que cualquiera de estos días tendrás que venir a rtecoger a tu hija. ¿O no?.
Besos.

Valdomicer dijo...

Mª. Jose:
Seguramente se conocían nuestras abuelas. Al menos estaban cortadas por el mismo patrón.
Gracias por tus elogios.
Besos.

SEFA dijo...

La historia de este plato me ha gustado y el plato esta muy rico se llame como se llame, un abrazo.Sefa

Valdomicer dijo...

Sefa:
Ten la certeza de que está riquísimo llamándose como se llama.
Besos.