viernes, 22 de julio de 2011

PUTA PARIÓ.

Si marcáis el 0034.927.560.392, una voz os dirá "Puta Parió, dígame".
No, no se han vuelto locos, ni es una broma, es que el sitio se llama así. El nombre exacto es "La Cueva de Puta Parió".
La primera vez que estuve allí fue siendo un adolescente,  allá por los sesenta;  mi madre se negó a entrar y hubo que convencerla de que allí no había nada malo. Todo lo contrario, un vino excelente y tapas de primera calidad. Le regalaron una pequeña jarra como recuerdo y la debió guardar con tanto celo que no la he vuelto a ver.
Luego, en los ochenta y noventa, cuando trabajé en Formación del Profesorado, teníamos reuniones frecuentes en Jarandilla de la Vera y ¡Qué buenas raciones de jamón nos hemos comido allí!.
Y qué buen vino. Del que "Abre el ojo, limpia el diente y cura el vientre" a decir de Pedro.
Pedro, el dueño y fundador, nos atendió siempre de maravilla.
La cueva original lleva ya unos años cerrada y los hijos de Pedro siguen manteniendo un restaurante en el edificio colindante, un caserón del S.XV en el que vivió Don Luis de Quijada, que fuera mayordomo del Emperador Carlos V.
Sigue manteniendo el nombre  y la tradición, aunque  ya no sea cueva sino restaurante.
Hoy, después de mucho tiempo, hemos vuelto por Jarandilla y tras desayunar en el Parador de turimo, como no, hemos hecho una primera visita al sitio. Allí estaba Pedro, con el que hemos tenido una amena conversación llena de recuerdos. Hemos continuado nuestro paseo mientras una cadena de televisión hacía un reportaje y hemos vuelto a la hora de comer.
La carta no tiene nada de especial: destacar un riquísimo queso de cabra y los excelentes ibéricos. Las migas, el zorongollo, las chuletillas de cabrito y algún postre. Y, sobre todo, una atención esmerada.
Un sitio por el que hay que pasar alguna vez en la vida. Está a 20 metros de la Plaza, siguiendo la calle que sale por el lateral del Ayuntamiento.
En todo caso no dudes en preguntar a cualquier vecino "¿Puta Parió?" y te indican.
Y cuando vayáis, decid que vais de parte mía.

17 comentarios:

Maria Pilar-COCINICA dijo...

Que curioso es el nombre, la pena es que no sepamos la historia.

Que bonita es la Vera, estuvimos hace unos años y me encantó, además fuimos de Parador en Parador, había un oferta muy buena y la mayoría son preciosos, aunque creo que éste y el de Oropesa, a lado de Toledo, son los que más me gustaron.

Besinos

Tita dijo...

¿Y por qué el nombre?

Me lo apunto, para cuando un día de estos viajemos...

Besitos

MaryLou dijo...

Bueno, mi abuela decía siempre que las putas eran buenas mujeres, y si además es la que parió, seguro que sí!
Cuando vaya por esos lares, seguro que los visitaré y diré que voy de tu parte!
Besicos

Pilar dijo...

Nos dejas con la curiosidad del nombrecito y el regusto del jamón.
Apuntado queda, un buen plan!

Contando los sesenta dijo...

Incluso sin el restaurante de la puta que parió Jarandilla vale una visita. También para mí su parador es de los mejores. Podría aparecer el César Carlos y parecería normal.

SEFA dijo...

No me quiero repetir, pero la verdad que es un nombre curioso, despues de leerte cuando pase por alli entraré sin ningun reparo.
bs,Sefa

mar dijo...

jajaajaj me partoooooooo pero mira que hay cosas curiosas por el mundo, alucino! muy buen nombre desde luego no deja indiferente a nadie. :)

swyx dijo...

Si algún día puedo ir por aquellos lares -que, uf, de momento está difícil-, por supuesto que me iré para allá. Esa foto con mi careto debajo del cartelito, uhm, me la estoy imaginando, ejejej

Valdomicer dijo...

Maria Pilar-COCINICA:
La historia es francamente tonta: El dueño no paraba de mascullar por "lo bajini" esa típica expresión. Lo realmente extraño es que en los años cicuenta o sesenta puiera colar el nombrecito.
Un besino.

Valdomicer dijo...

Tita:
A poco más de dos horas de Madrid. Todo es ponerse: Unas gargantas con el agua helada y buen jamón.
Un besino.

Valdomicer dijo...

MaryLou:
A tí te queda un poqino más retirao.
Un besino.

Valdomicer dijo...

Pilar:
Pues ya ves que el nombrecito no tiene ningún misterio.
Un besino.

Valdomicer dijo...

Contando los sesenta:
El parador está en lo palacio de los Condes de Oropesa. Allí pasó una temporada Carlos V antes de irse al monasterio de Yuste, distante a unos 10 kilómetros de allí.

Valdomicer dijo...

Sefa:
Tu pregunta por el sitio, lo conoce todo el mundo.
Un besino.

Valdomicer dijo...

Mar:
Pues tengo que poner alguna entrada más con nombre de bares curiosos.
Un besino.

Valdomicer dijo...

Swyx:
Pues, venga, ánimo.
Un abrazo.

Maria Pilar-COCINICA dijo...

Tienes razón con lo estrechos que eramos.

Un beso