martes, 21 de septiembre de 2010

TELEFONÍA MÓVIL

Estoy tan "liao" que no sólo no sé por dónde empezar, sino que no sé cómo va a terminar esto.
Hace unos días, relataba mi problema con la telefonía móvil, ahora lo voy a explicar:
A principios del pasado mes de agosto, me quedé sin línea en mi teléfono móvil (Celular, para los sudamericanos). Apareció en la pantalla un mensaje que decía  "Ponga su tarjeta SIM" y, como quiera que estaba puesta, me dirigí a la tienda más cercana, pongamos, de vodriofón.
Allí me colocan una tarjeta nueva.
En la pantallita aparece otro mensaje: "Tarjeta SIM desactivada". Me dicen que no me preocupe, que estas cosas suelen suceder y que en un par de horas todo estaría funcionando otra vez a la perfección.
A la mañana siguiente, todo permacía igual. Volví a la tienda y, después de rellenar, aparentemente, un montón de papeles, me dicen que en unas horas estará activada la SIM y que todo estaría de vuelta a la normalidad. 
No fue así.
Llamé a la compañía, al servicio de desatención y falta de respeto al cliente. Salió la clásica maquinita de marque el uno, marque el dos sin que se les ocurriese a los genios que la programan que cuando mi teléfono carece de línea, les tengo que llamar a través de OTRO teléfono.
Como uno en su ignorancia es ocurrente, me metí en la página web de micompañíatelefónicapuntocom (todojuntoyenminúcula) y, HURRA, hay un apartado para las quejas de los clientes. Problema: has de introducir las cifras de tu número de teléfono móvil (celular) en la casilla correspondiente y... te mandarán mediante SMS un mensaje con la clave que has de introducir para tener acceso al apartado que te permite efectuar   tu queja; pero, ¡AY!. Si no tengo línea... ¿Cómo voy a recibir la clave que me permita acceder al apartado que me permita efectuar mi queja?.
Mucho me temo que los genios que lo programan no están precisamente del lado del cliente.
Volví por tercera vez a la tienda y me dijeron "Nosotros no podemos hacer más".
Pero yo sí.
Me fui a una tienda, digamos de "timofónicas" y compré un nuevo teléfono móvil (celular) por la módica cantidad de 19 € y con 21 € de saldo en la tarjeta. E-mail a todos los amigos, familiares y contactos telefónicos comunicándoles el nuevo número provisional hasta nuevo comunicado, lo que no deja de ser un engorro, especialmente para aquellas personas que no dominan el medio; pero yo no me quedo incomunicado. Hecho lo cual, me fui a la oficina de la OMIC a presentar la correspondiente denuncia.
¿Por qué será que el 90% de las quejas que se presentan allí son contra las telefónicas?. Esta vez, con pruebas.
En el trayecto para llegar a la OMIC tenía que pasar por delante de otra tienda de telefonía móvil, de esas que no tienen compromiso con las telefónicas sino con las marcas de teléfonos (O algo así, digo yo).  Entré  y le conté mi problema a una chica guapísima, simpática y encantadora de la que, confieso, me enamoré al instante, que me colmó de atenciones y me prometió solucionar el problema inmediatamente. O sea, que como era viernes, el problema estaría solucionado el martes a más tardar. Si esto me lo hubiera dicho la chica de la primera tienda, aparte de haberme enamorado locamente de ella, habría sido la chica más guapa, más simpática y más encantadora de todo el orbe mundial; pero no, dijo "Nosotros no podemos hacer más" y ahí se acabó todo.
El lunes estaba solucionado el problema: La tarjeta que me habían puesto el primer día era defectuosa y no podía funcionar.
Lo peor de todo es que con cada tarjeta, me dieron un PIN y un PUK diferentes (No olvidar el teléfono nuevo). 
El pasado día 9, expiraba mi compromiso de permanencia, por lo que nada más abrir las tiendas, estaba solicitando la portabilidad (Vaya nombrecito) para un nuevo servidor.
El anterior servidor (vodriofón, pongo por caso), no tarda en llamarme y, ¡Oh sorpresa!, al otro lado de la línea me habla un ser humano, de los memoria, entendimiento y voluntad, ¿Me explico? 
Una dama, por cierto, con la que me comporté como un auténtico grosero; pero si vodriofón se pone piel  de cordero, o dama, en este caso, es vodriofón con piel de dama lo que yo veo (oigo, en este caso), mi grosería no ha de ser tenida en cuenta. Además no me importaba ser maleducado, grosero y borde, que se dice ahora.
¡Diga!, dije.
¿Don Fulano de Tal y Tal? (O sea, yo).
Al aparato, digo.
Le llamo del Servicio de Portabilidad de vodriofón. Dijo.
¿Es usted un ser humano? Dije.
Claro, dijo.
Pues páseme con la maquinita. Dije.
¿Maquinita?. Dijo.
Si, dije, la maquinita con la que hablé cuando YO les necesitaba a ustedes. La maquinita de marque el uno, marque el dos. Yo no tengo "maquinita" para que les conteste a ustedes como se merecen. EXIJO que me pase con la maquinita con la que hablé durante los once días que estuve sin línea. Ya marcaré el uno, o el cero, o el tres.
Es que le voy a hacer una oferta, dijo.
Que me la haga la maquinita, dije. Yo marco el uno, el cero, el tres.... Dije.
Sé que, al otro lado de la línea, el ser humano que me ¿atendía? estaba conteniendo una carcajada.
Muchas gracias por su atención. Dijo.
Sigo teniendo el número de teléfono de antes; pero con otro operador.

19 comentarios:

Pedro dijo...

Esto que a ti te ha pasado
es un hecho puñetero.
Yo me marcho a Las Canarias
a aprender "silbo gomero".

Un abrazo.

Tita dijo...

jajajajaja, Valdo, al principio de tu lectura me he enfadado y todo, pura empatía y recuerdo de mi última lucha con las máquinas (uhhhhhhhhh)

Pero al final me he reido a carcajadas, porque esto cae la próxima vez.

No te lo vas a creer, pero de Guarristar me llamó el otro día ¡una maquinita! para hacerme una oferta. Y encima para darme órdenes:

-¿Diga?
-Le está llamando Guarristar, por favor, no se retire
-Y una leche me vas a venir tú a darme órdenes...

Mi última aventura con vodriofón fue que nos mandaron un sms con descuento en nuestro viaje si lo hacíamos en muchoviaje.com. Como casi siempre lo hago con dicha página de viajes ¡viva! este año nuestras vacaciones nos iban a salir un 15% más baratas.

Ilusa

En muchoviaje, la página no ponen nada, y ante un mail, me responden que vodrifon me tiene que dar un código o clave de cliente para el descuento.

Con vodrifon, no miento, traté de que, tras pelearme con la maquinita (diciendo desde el principio OPERADOR OPERADOR OPERADOR OPERADOR) cienes y cienes de veces, me pasan con personas que nos van rebotando de un dpto a otro ¡porque nadie sabe nada de esa promoción! hasta que como en un bucle, terminamos donde habíamos empezado, con la instrucción de volver a llamar a menganito.

Eramos como Asterix en las 12 pruebas, buscando el formulario B-65, te lo prometo.

Mi santo sólo decía en trance:
-Dejaló, solo es un 15%

-¡¡¡NO, es MI 15%!!

Mis babas y juramentos de empapelarles no sirvieron de nada. Pagué las vacaciones con la promesa de un pedazo de denunción tan grande como el mediterraneo...que se lo llevó el viento de las vacaciones, de las oficinas cerradas por vacaciones, y luego la rutina diaria

¡Tienen suerte hasta para eso!

Bravo por tu reclamación, Valdo

Un abrazo

Pd. Guarrifón finalmente me ha ofrecido un cambio muy apetecible, con un teléfono "guapo-guapo" (sic)

Así que en un rato tonto, vamos, y nos cambiamos

Anónimo dijo...

Esto lo cuentas en la Paramount Comedy y te fichan de guionista, papá

Pilar dijo...

Tal cual tal cual, la vida supera la ficción, pero para respuesta chulapa y elegante, no hay otra mejor, ¿no eras tú de por Cáceres? Parecerías del mismo Callao.

Un beso,

(quizás con el cambio de compañía cambies del mensajito a la hora del siesta, a la llamada maquinera de las 9:30, pero todo es acostumbrarse)

Carmen dijo...

Lo de las telefónicas es de auténtica vergüenza; la incompetencia es total. Ayer me tiré más de media hora en un 902 (¡encima haciendo negocio!) para informarme sobre una oferta que había aceptado y no acababa de llegarnos y claro, pasando por unos cuantos operadores cada uno de los cuales pedian de nuevo los datos. No me extraña que llegando al último acabemos por perder las formas.

La próxima vez que me llamen para hacer publicidad de sus productos les atiendo cual si fuera una de sus maquinitas... lo malo es que al otro lado hay una persona, por lo general cargada de trabajo y mal pagada.

Al menos, lo conseguiste.

Un beso

Mari Carmen dijo...

Tú no te reirías nada cuando te pasó todo pero a mi me han entrado unas ganas locas. Yo creo que todos nos hemos sentido identificados contigo porque, de una manera u otra, hemos pasado por situaciones similares. Eso de hablar con máquinas es horroroso, pero más horroroso es cuando hablas con los "humanos" que tienen un guión delante y no se salen de él, siempre con las mismas frases y comentarios. Yo también me enciendo cada vez que me pasa algo así y, al final, el "humano" de turno lo acaba pagando. Con alguien hay que descargarse. Besitos.

Carlos Luengo dijo...

Para mí, que las máquinas somos nosotros... desde el punto de vista de estas empresas. Unas máquinas de generarles dinero, y como tal te van a tratar cuando les des problemas. Una lástima, oiga.

Un saludo Valdomicer.

Dolita dijo...

Lo que me he reído... muchos de nosotros hemos pasado más de una vez por un trance parecido. Yo aún no supero el hablar con una máquina y no atino ni al 1.
Ahora estoy en pleno ataque del 1004 y no sé cómo decir NO de otra forma que diciendo NO pero siguen sin entenderlo.
Genial, a toro pasao..
Besos

SEFA dijo...

Pues creo que todos hemos tenido algo de esto con los móviles, pero como somos "masocas" aqui seguimos haciendoles el juego y claro, si te lo dejas olvidado, te entra un no se que....y si me llaman.... y si necesitan hablar conmigo..............y no pasa nada, cuando llegas a casa nadie te ha llamado, pero ahora no sabemos ir sin el, verdad?.
La semana que viene tengo que ir a "reñir" con ellos para que me den un telefono nuevo, ya veremos que pasa, te lo cuento, un abrazo.Sefa

Valdomicer dijo...

Pedro:
Tu te vas a Las Canarias
con viajes del imserso.
Por eso me escribes en verso
esas rimas temerarias.

Valdomicer dijo...

Tita:
Se basan en eso, que luego no somos capaces de exigirles lo prometido.
La reclamación carece de sentido en el momento en que se arregla todo, la OMIC sólo puede actuar como árbitro en cuestiones de conciliación. Lo que tenía que haber hecho es plantear una denuncia. No me han cobrado los días que no he tenido línea y tampoco me han causado grandes perjuicios. El telefonillo provisional tenía más carga que lo que me había costado, así que en ese aspecto, he salido ganando.
Un besino.

Valdomicer dijo...

Anónimo:
Bueno, Paz:
Si me dices "papá", ya se quien eres.
El guión para los monólogos, se lo dices a tu prima, que es la que tiene futuro en eso.
Un besino.

Valdomicer dijo...

Pilar:
La diferencia está en el tono: Callao, Chamberí, Las Vistillas o Lavapiés.
Y en Cáceres somos iguales; pero con boina.
Apúntate en la "Lista Robinson", tardan un poco, pero no vuelven a darte la lata, ni a jorobarte la siesta. Créeme que funciona.
Un besino.

Valdomicer dijo...

Carmen:
Esa es una "pequeña infamia" de las que abusan. Por ley, los servicios de reclamaciones e información deben ser gratuítos; pero los medios para utilizarlos, no. Y los consumidores-sufridores, no nos ponemos de acuerdo para arruinarlos a todos (Y podríamos).
Al otro lado de la línea no hay una persona, ya lo digo, cargada de trabajo y mal pagada, es la marca con piel de persona. Tampoco ellos te respetan a tí.
Un besino.

Valdomicer dijo...

Mari Carmen:
El "humano de turno" no acaba pagando nada. Tu estabas en tu casa y tu intimidad ha sido rota, te han agredido, te han despertado de tu siesta, han roto tu descanso o tu rutina. La "señorita Virtudes" no te vende teléfonos, o pasteles, o seguros, o...,o..., te los venden las marcas. Dicho de otra manera: La "señorita Virtudes" lleva puesta una camiseta verde pistacho con el anagrama de "Jaztabién". Aunque yo no la vea.
¡Huy! Que me sulfuro.
Un besino.

Valdomicer dijo...

Carlos:
Así es: La máquina soy yo.
Ellos son los que no ven un ser humano al otro lado de la línea. Máquinas de generarles dineros.
Un abrazo.

Valdomicer dijo...

Dolita:
Escribe "lista robinson" en San Google, infórmate, rellena los datos y en pocos días habrán dejado de darte la lata.
Un besino.

Valdomicer dijo...

Sefa:
Ellos NO DAN teléfono nuevo: Te lo venden a cambio de fidelidad, de permanencia, de consumos mínimos...
Si te pones seria, te "darán" lo que les pidas. Ellos te pasarán la factura sin compasión.
Un besino.

Rock dijo...

Yo procuro tener la mínima permanencia posible con ellos y la palabra mágica que funciona con ellos, ya sea, para la telefonía móvil, ADSL, telefonía fija, etc. es ¿me puede pasar con el dpto. de bajas? y en dicho dpto. le pides la baja ipso facto, que nadie tenga miedo no pueden darte de baja por teléfono, para darte de baja debes enviarle un fax con la fotocopia de tu DNI y datos personales.

Una vez estemos con el dpto. de bajas podemos ponernos todo lo bordes que queramos y amenazarles todo lo que queramos, el resultado será que enfrente tendremos una persona amable que al contrario que en el resto de dptos. atenderá nuestros problemas y también si estamos pidiéndoles un móvil nuevo podemos exigirles un móvil mucho mejor que el que la birria que nos ofrecerán con los puntos y por supuesto exigirles un precio mucho menor. Os aseguro que funciona. Eso si una vez que te dan un móvil nuevo te atas durante 18 meses de permanencia y sin poder volverles a amenazar más con el dpto. de bajas, así que cuidado con este último punto.

Saludos.