sábado, 30 de agosto de 2014

PARMENTIER A LA RUSA.

Tengo el vago subido. Y mucho.
Veo que se me pasa el mes de Agosto en blanco y no lo puedo consentir.
Conste que no paro de proponerme buenas intenciones; pero puede más la vagancia que la disciplina. ¡Tengo una depre......!
Ahí va una ocurrencia inspirada en el blog de Sefa y en el "brazo de gitano" que hacía mi abuela.
En realidad se trata de complicar algo tan simple como la ensaladilla rusa de toda la vida.

Necesitamos:
Patatas.
Atún o bonito en aceite.
Aceitunas verdes deshuesadas.
Pepinillos en vinagre.
Alcaparras.
Pimiento morrón.
Mahonesa de bote. (No tengo ganas de sufrir una intoxicación haciendo mahonesa casera).
Mostaza de Dijon.
Salsa Worcestershire. (La Perrins de siempre).
Un chorrito de nata líquida.

Pelamos las patatas y las ponemos a cocer en agua con un poco de sal. Cuando estén en su punto, verter el agua reservando una taza por si fuese necesario. Aplastarlas con un tenedor para que no queden hechas puré, que se noten los trocitos.
Cortar en trocitos las aceitunas, los pepinillos, las alcaparras y el pimiento morrón. Escurrir el bonito.
En un bol prepramos la mahonesa con unas cucharadas de la mahonesa de bote a la que añadiremos una cucharadita de mostaza, un toque de salsa Perrins y algo de la nata para aligerarla.
Mezclamos las patatas con parte de la mahonesa.
Hacemos la misma operación con el picadillo de bonito con las aceitunas.... etc.
En un plato colocamos el aro de "emplatar" y colocamos en él una porción de la mezcla de patatas y aplastamos ligeramente, encima, hacemos lo mismo con el picadillo y terminamos con otra porción de patatas.
Adornamos con lo de siempre: Huevos cocidos, aceitunas, tiras de pimiento....
También se le pueden poner guisantes, zanahoria... que a la ensaladilla rusa le va todo.
Porque eso sí que no. No se me han pasado las ganas de estar delante del fogón.

4 comentarios:

Jaime J. Fenollera dijo...

Tiene muy buena pinta.
En cuanto a la intoxicación por mahonesa... en general yo me suelo arriesgar con huevos bien frescos, el sabor es el sabor.
Pero el otro día probé por primera vez a hacer mahonesa con leche, algunos la llaman lactonesa. No me había atrevido antes por miedo a no lograr la textura: craso error. Fácil y textura espectacular.
De sabor, un poco simple, pero como base para una tártara o cualquier otra mahonesa "ilustrada" o aromatizada, perfecto.

Valdomicer dijo...

Jaime J. Fenollera:
Hago la "lactonesa" a menudo. Como dices, carece de sabor aunque se puede mejorar añadiendo unas gotas de Perrins y mostaza, incluso unas gotas de tabasco. Pero, honradamente, ahora se fabrican salas de excelente calidad.
La mahonesa casera me da miedo en tiempo caluroso, cuando el tiempo es frío, no tengo ninguna duda.
Un abrazo.

Pilar V dijo...

Pues bien rico y fresquito.

Besos de final de verano

Contando los sesenta dijo...

Ay, qué ganas tenía de veros por aquí a los que os tomáis vacaciones. Este verano que me ha dado a mi hacendosa!
Esa receta tiene dos grandes virtudes, a saber, es fácil y sabrosa. Y la guinda de que tiene buena presentación.
Vamos, Valentín, a sacudirse la pereza.
Besos.