domingo, 29 de junio de 2014

GAZPACHO DE MELÓN.

Todos tenemos un par de platillos que te quedan especialmente bien y que puedes presumir de ellos.
Uno de ellos es la "entomatá" de la que ya presumí en su momento, otro es este gazpacho de melón que me reclaman mis hijos cuando se apuntan a comer los días calurosos. No creo que tenga mucho mérito porque un plato así tiene que quedar rico aunque no te lo propongas.
Rico y sano.
Sólo un inconveniente: Hay que consumirlo inmediatamente, dejarlo de un día para otro no es aconsejable.
Necesitamos:
2 yogures naturales tipo griego.
2 vasitos del yogur de aceite de oliva.
2 ajos.
1 Kg. de melón.
2 ó 3 pepinos.
150 ml. de nata líquida.
vinagre y sal.
Batir los yogures con el aceite hasta formar una especie de mahonesa, añadir los ajos, la sal y el vinagre y continuar batiendo. Agregar el melón y el pepino sin piel ni pepitas. Batir hasta licuarlo por completo.
Enfriar dos horas.
Antes de servir añadirle la nata o que cada comensal se la sirva en su plato.
Servir acompañado de jamón en bastoncitos, con bolitas de melón o con trocitos de manzana.
Se le puede poner un poco de miga de pan para espesarlo un poco y añadir unas hojas de hierbabuena, aunque yo lo prefiera sin ello.
Si el melón es muy dulce, aumentar la cantidad de pepino o disminuirla en caso contrario.

4 comentarios:

Jaime J. Fenollera dijo...

No tardaré en probar

Contando los sesenta dijo...

Tiene buena pinta. Me lo anoto para cuando seamos más. Gracias.

Tita dijo...

Madre mía, qué pinta tiene, la verdad es que no puede estar sino bueno de pecado mortal. Porque las calorías no las contamos ¿para qué? jajajajaja ya está aquí el bikini, y eso ya no tiene remedio!

Mª Jesús Verdú Sacases dijo...

Lo probaré