domingo, 12 de mayo de 2013

DE ESTAMBUL A VENECIA. DÍA 2.

Estamos convocados a las 7:45 (6:45 en la península) para empezar la primera excursión. Nosotros  hemos elegido la de las visitas a la Mezquita Azul, Santa Sofía (Hagia Sophia) y el Gran Bazar.
Nos tienen esperando en el teatro del barco, con capacidad para 1.500 personas, hasta las 8:30 sin dar ninguna explicación. La gente está impaciente. Incluso se empiezan a oír gritos no muy agradables y corren todo tipo de rumores entre los viajeros.
La explicación es bien sencilla. Es día 1 de Mayo y hay convocadas decenas de manifestaciones por todo Estambul. La policía ha cortado todos los puentes de Bósforo y el Cuerno de Oro por lo que las tres partes de la ciudad (la parte asiática y las dos europeas, antigua y moderna) están aisladas unas de otras. 
Parece que han autorizado que nuestro traslado se lleve a cabo en lanchas, aunque ese servicio también está cerrado al público.
Hay que andar un buen rato desde el muelle de los cruceros hasta el de las lanchas. Ya hemos perdido más de una hora y el traslado por mar es más lento que en los autocares.
No hay ni un solo vehículo circulando por la avenida que anoche estaba atascada de tráfico: ni coches, ni autocares, ni tranvías. Nada.
Oímos los pitos y tambores de los manifestantes, aunque solo hemos llegado a ver un pequeño grupo de unas cincuenta personas con los que nos cruzamos sin mayores incidentes.
En el crucero viajan con nosotros dos grupos de estudiantes en su viaje de Fin de Carrera y una de las chicas nos contará después que han pasado auténtico miedo, ya que los antidisturbios han llegado a apuntarles con sus metralletas entre nubes de gases lacrimógenos. Sin embargo nosotros no hemos tenido, ya digo, ningún problema.
La lancha nos lleva hasta la parte vieja de la ciudad y desde allí vamos en autocares hasta la Plaza de las Mezquitas.
Entramos en la Mezquita Azul. La visita hemos de hacerla descalzos y las mujeres, además, con la cabeza cubierta.
Es de una belleza deslumbrante. Se la llama Azul porque sus paredes están cubiertas por azulejos que, en su mayoría, representan tulipanes, el símbolo de la ciudad.
Es la única que tiene 6 minaretes por ser la mezquita del sultán.
Frente a ella se encuentra Hagia Sophia. La basílica de la Santa Sabiduría. Primero basílica ortodoxa, luego, mezquita y ahora museo.
Construída por primera vez en el S. IV, fue destruída en dos ocasiones y tras la tercera reconstrucción, (que solo duró 5 años ya que se emplearon materiales quitados a otras construcciones, como el templo de Artemisa) la cúpula se cayó en un terremoto.
La actual data del S. VI y la cúpula, que mide 33.5 m. de diámetro y casi 56 m. de altura, se atribuye a Isidoro el Joven.
Absolutamente emocionante.
Aunque estaba previsto visitar también el Museo, las pérdidas de tiempo anteriores lo impidieron y la visita al Gran Bazar se quedó reducida a 15 minutos. Estamos tan cansados, que renunciamos a la visita y nos sentamos en una terraza a tomar una cerveza.
Todavía nos queda una sorpresa. Antes de zarpar es obligatorio hacer un simulacro de emergencia y allí nos tienes a más de 1500 personas con los chalecos salvavida puestos, corriendo por los pasillos hasta el punto de encuentro, como en una fiesta de carnaval con disfraz único.
Tras el paripé suenan las sirenas. El barco zarpa, empieza nuestro viaje.

3 comentarios:

Maria Pilar-COCINICA dijo...

Lo del teatro y el simulacro me suena, yo intente escabullirme pero me cazaron.

Una pena lo de las manifestaciones, no se va a cualquier hora por esas latitudes.

Preciosas fotos Valdo.

Un beso

Pilar V dijo...

Sumada la cervecita en la terraza, os llevais lo mejor de Estambul; la sensación de belleza delicada de la Mezquita azul y la impresión casi dolorosa de Santa Sofía.

Un aperitivo para volver y enamorarse de la ciudad, que además de mágica está viva (incluso demasiado)

Feliz travesía

Sefa dijo...

Un viaje precioso que a pesar de lo que nos cuentas seguro lo disfrutasteis, bs.sefa