jueves, 23 de febrero de 2012

ENSALADA DE LOMBARDA.

Llevo una buena temporada (Casi todo lo que va de año) con el blog un tanto abandonado.
Tengo mis razones.
Entre ellas está el haber estado de vacaciones con el IMSERSO -que uno ya tiene una edad- en Mallorca. Para ser más explícito, en Palmanova.
Nos ha caído de todo, incluso nieve. Dicen que hacía más de cincuenta años que no nevaba en Mallorca y casi un siglo que no lo hacía de esta manera. Nos nevó en la playa, vamos, a nivel del mar y estuvieron cortadas al tráfico muchas carreteras.
Ya se lo hemos contado a la nieta.
Como allí no están preparados para esto, hemos pasado frío; pero hemos disfrutado de lo lindo y hemos, como no, hecho amigos.
El hotel, ya digo, no estaba preparado para esto y hasta que ha funcionado a pleno rendimiento la calefacción, nos hemos tenido que abrigar bien.
Ya iré desgranando nuestras aventuras.
Hoy, voy a poner una ensaladita. A ver qué os parece.
Necesitamos:
Unas hojas de lechuga tipo "oreja de mula".
Unas hojas de col lombarda.
Un par de zanahorias.
Un mango. (O, en su defecto, un melocotón)
Una pechuga de pollo asada y ahumada.
Unas nueces y cebollita crujiente, para adornar.
El aliño a base de aceite de oliva, vinagre de Jerez, mostaza antigua y sal. (Y, si se quiere, un chorrito de vino fino). Vamos, eso que llamamos "aliño francés".
Cortamos la lechuga, la lombarda y la zanahoria en juliana, mezclamos y la colocamos en el plato.
Cortamos la pechuga ahumada en filetitos muy finos y la colocamos alrerdedor de las verduras.
Cortamos el mango en lonchas y lo ponemos a continuación del pollito.
Picamos ligeramente las nueces (peladas ¡Eh!) y las echamos por encima.
En un bolechamos el vinagre, la mostaza y la sal y batimos con las varillas. Le vamos agregando el aceite y seguimos batiendo hasta que a nuuestro gusto. Lo ponemos en una salsera para que cada comensal se sirva a su criterio.
Rica, crujiente y, además, bonita.

6 comentarios:

Mari Carmen dijo...

Me parece una ensalada perfecta, me encanta todo lo que lleva y la presentación. Besitos.

Carlos Egea García dijo...

Perdonando la pechuga de pollo, me parece una estupenda ensalada. Me ha hecho gracia que también conozcáis por Extremadura a la lechuga romana (porque supongo que se trata de ésta) como oreja de mula (en Murcia decimos "oreja de mulo", una variante de género, pero no pienso entrar en disquisiciones al respecto). Otra peculiaridad es la de encontrar vino fino en el aliño, que por lo que veo va como una vinagreta. Me quedo con las ideas que aportas.
Luego dicen que es aburrido come tanta ensalada. ¡Sabrán ellos!
Gracias, Valdomicer.
Carlos, de Vegetal... y tal.
http://vegetalytal.blogspot.com

Vero dijo...

Cualquier lechuga hasta la pobre iceberg gana un montón con ese tipo de aliño frances! me gusta!

Contando los sesenta dijo...

Ay, que pinta más rica y qué plato más completo para ese régimen que algún día haré. ¿La receta del pollo también es tuya o lo compras hecho?

Pilar dijo...

Rico y sin grasas, ya era hora ¿eh?
Besos mil

Mario Aiscurri dijo...

En preparación de ensaladas, solemos tentarnos con mezclar casi cualquier cosa. Debemos resistir esa tentación y lograr que lo que mezclemos se ordene en una cierta afinidad visual, aromática y gustativa (que palabra fea, esta última).
La que se presenta en este artículo es como el deber ser de lo que digo.