domingo, 1 de enero de 2012

NOCHEVIEJA.

Tengo encima de mi mesa de trabajo un calendario de esos de taco de 365 hojas taladradas sujetas a una tabla de madera que, mediante dos argollas, me permite pasar las hojas (de izquierda a derecha, al revés que las de un libro) en las que apunto acontecimientos o recordatorios a lo largo del año. Hoy he pasado la última hoja. El lunes iré a la imprenta y compraré uno nuevo que, aunque se me haya acabado el calendario, el tiempo sigue corriendo.
Esto del cambio de año es puro convencionalismo. El calendario actual es el llamado gregoriano, que vino a sustituir al calendario romano o juliano. Su instauración en 1582 restó varios días, así al día 4 de octubre de 1582 le siguió el 15 del mismo mes.
Inglaterra no lo adoptó hasta 1752 (170 años después) y el último país en regirse por él ha sido Grecia en 1929.
El calendario gregoriano es un calendario solar de 365 días +1 cada cuatro años con ciertas compensaciones.
Pero hay más:
El calendario chino es un calendario lunar. El próximo año nuevo empezará el día 23 y será el 4710, el año del dragón.
El calendario judío también es un calendario lunar. El año nuevo será el 5773 desde la creación de Adán, el primer hombre, según su tradición  y empezará el día 18 de septiembre.
Para los musulmanes, el año 1433 de la hégira dió comienzo el pasado 26 de noviembre.
Bueno, pues también hay un calendario maya. Bastante complicado, por cierto, ya que consta de tres calendarios o ciclos: uno sagrado, que tiene 20 meses de trece días (echando cuentas, 260 días). Otro, civil, de 15 meses de 20 días mas cinco días nefastos (365 días) y el de cuenta larga que comienza y termina con la coincidencia de los dos anteriores, cosa que sucede cada 52 años.
Parece ser que en diciembre de este año, se dará la coincidencia y piensan los agoreros que con el fin del calendario, llegará el final de los tiempos. El problema está en que no hay imprentas  a las que acudir para comprar taco nuevo.
Con el fin del calendario se terminará el calendario, vamos digo yo, y nada más. La última vez que me subió la fiebre, se me rompió el termómetro; pero la temperatura siguió subiendo.
El razonamiento que siguen los agoreros para determinar el fin del mundo es el mismo que puede seguir cualquiera para creer que rompiendo el termómetro se controla la fiebre.
Volviendo a lo nuestro. Mi taco se vino a terminar el mismo día de San Silvestre, conocido vulgarmente como "Nochevieja" y siguiendo la tradición, el tránsito al nuevo taco lo hice comiendo una uva al compás de cada una las doce campanadas del reloj, haciendo coincidir la última con el comienzo del nuevo año. Ya sé que es una estupidez; pero apuesto a que no fui el único.
Mi originalidad consiste en empezar la fiesta con una copita de Oporto acompañada de aceitunas rellenas de anchoa. Este año un tawny reserva especial y, como siempre, aceitunas de las buenas, rellenas de anchoa de verdad.
La otra estupidez fue pasarme la tarde en la cocina en camiseta y con delantal preparando la cena: Un timbal de judías verdes con langostinos hábilmente fusilado del blog de Garbancita-Cristina en todos sus detalles y otro de calabacín con vieiras. Para elegir.
De segundo me inspiré en la pechuga de pavo rellena del blog de Tita.
Las recetas, en los próximos días.

14 comentarios:

Contando los sesenta dijo...

Pozo de sabiduría y encima manitas en la cocina. No me extraña que te suba la fiebre de vez en cuando. Es que te pasas, joven.

Valdomicer dijo...

Se me acaba de ocurrir:
¿Será por esto que a la edad la medimmos en "tacos"?

Tita dijo...

Genial lo del termómetro. Me muero por saber que es esa bola al lado del relleno, y por hacer el timbal

¡Feliz, feliz 2012!

Pd. Cocinar solo en camiseta y delantal no parece muy decente...

Maria Pilar-COCINICA dijo...

Como nos ilustras o desasnas que diría alguien.

La cena deliciosa, espero las recetas.

Ya que hemos empezado el año bien, pues que siga la mejoría, si es posible. . . . .

Un abrazo

doris dijo...

Muchas gracias y que le traigan regalitos los Reyes.. un abrazo de Doris.

cessione del quinto dijo...

Viva las aceitunas rellenas de anchoa de las buenas, y viva la buena cocina espanola, me encanta tu plato de judìas con langostinos. Es original y sano, me parece que acabarè por fusilarlo yo tambièn. Un abrazo fuerte y feliz 2012!!!!Sara m.

Pilar dijo...

Es un placer sentarse a aprender en esta casa, y no hablo de la comida, que también.

Besos a los dos

Valdomicer dijo...

Contando los sesenta:
Ya sabres que no espero de tí otra cosa que no sean elogios. Me abrumas.
Joven
Un besino.

Valdomicer dijo...

Tita:
Puede que no sea decente; pero es erótico. De veras.
Anímate, anímale.
Un besino.

Valdomicer dijo...

Maria Pilar-COCINICA:
Ya están publicadas la mitad de las recetas. A ver si te gustan.
Un besino.

Valdomicer dijo...

Doris:
Eso, eso, que sean generosos con todos y todas.
Un besino.

Valdomicer dijo...

Cessione del quinto:
Muy agradecido.

Valdomicer dijo...

Pilar:
Entiéndelo, uno ha sido maestro de escuela toda la vida y siempre queda algo.
Ya puedes consultar la mitad de las recetas.
Besos de los dos.

Como Hacer SUSHI dijo...

Que buena receta de cena especial. La copio. Pablo