viernes, 7 de octubre de 2011

LAS SIETE MARAVILLAS: LECHÓN AL ESTILO DE BAIRRADA.

Vamos a continuar describiendo las siete maravillas de la cocina portuguesa:
Hoy toca el leitão a Bairrada o, para entendernos, lechón al estilo de Bairrada. En muchos sitios os lo presentarán como Leitãozinho y siempre como assado dos deuses, el asado de los dioses.
Bairrada es una región que se encuentra en la Beira Litoral aunque el asado lo encontraréis, en temporada, por todo el país.
Yo no lo he cocinado nunca. Lo he comido de encargo en Óbidos y en Rio Maior.
Se trata de un cerdito de alrededor de cuarenta días y que solo se ha alimentado con leche.
Una vez sacrificado el animal, completamente eviscerado, se mete en agua caliente y se le retiran todas las cerdas, hasta que la piel quede absolutamente blanca.
Se rellena con perejil (salsa) y se cose con bramante de cocina. Se prepara un "unto" con manteca de cerdo, ajos machados y sal y se restriega por toda la superficie. Se ensarta en una brocheta o espeto, preferiblemente de (pao de louro) rama de laurel y se coloca sobre una bandeja para recoger los jugos. La finalidad del espeto es que este apoye en los bordes de la bandeja y el lechón no se roce con nada.
Se deja reposar un par de horas y se introduce en el horno (Recordad que el horno portugués es de leña) por espacio de dos horas. Hay que sacarlo (asustarlo) cada media hora, limpiándole concienzudamente la piel con un paño y devolviéndolo al horno. Esta operación hará que la piel se endurezca y se ponga crujiente, que es el verdadero secreto de este guiso.
Los jugos se presentan aparte para que cada comensal riegue su plato a voluntad.
Es plato único. Os aseguro que nadie tendrá sitio en su estómago para un postre después de esto.
(No se lo contéis a nadie, un chupito, o dos, de bagazeira ayudan mucho en la digestión).

19 comentarios:

Maria Pilar-COCINICA dijo...

Yo he comido el Leitao en Mealhada y puedo asegurarte que me encantó, no me acuerdo el nombre del restaurante.

Me has puesto los dientes largos, no me importaría volver.

Buenas noches

Apicius dijo...

Yo lo probé antaño y lo asan muy bien.
Me ha recordado su entrada tiempos pasados.
Saludos

Nora dijo...

Qué bueno! A mi es que del cerdo me gustan hasta los andares, jeje-
Un besito

Tita dijo...

Me gusta el cochinillo, aunque siempre cedo al cordero. Este me gusta pero me ha dado un poquito de pena....tonterias mias!

Besos

ODRY dijo...

Esta es la causa por la que no me hago vegetariana.

Un besto.

Lacachuela dijo...

Fantastico Post D. Valdomicer, solo el color de la piel del Lechón asado en leña es la octava maravilla del mundo, que hermosura.

Pilar dijo...

Que rico!!!!

SEFA dijo...

No se que te parecerá, pero yo como cochinillo, pero no lo puedo ver entero, me da una penica...........parece un poco incongruente, pero no lo puedo remediar.
Un abrazo. Sefa

Canoso dijo...

Que buena pinta tiene el lechón, Valdomicer, aunque sea de noche lo probaba ahora mismito...

saludos

Pedro dijo...

"Os aseguro que nadie tendrá sitio en su estómago para un postre después de esto".

¡Tú no me has visto comer a mí...!
¡Y unos pastelillos de Belem no los perdono ni jarto de "leitaozinho"

(Tienes una respuesta a tu comentario "recatado" en los comentarios de mi entrada "Tapenade")
Un abrazo.

garlutti dijo...

Lo he probado en la zona de LEIRIA ..donde son muy famosos ..seguro lo hacen parecido ..que rico está asi crujiente .bsssMARIMI

Vero dijo...

pues yo no lo he probado, aún...claro que entre todos me habéis puesto los dientes largos...

kasioles dijo...

Estupenda esa receta. Aquí se la conoce con el nombre de cochinillo asado, razón tienes al decir que está buenísimo. Yo lo he hecho alguna vez al horno, sobre ramas de laurel, el mérito está en dejar la piel muy crujiente.
En Segovia, en el restaurante de Cándido, se cortaba el cochinillo bien asado y como espectáculo para los turistas, con el filo de un plato de porcelana.
Me apunto a un chupito, el de hierbas es buenísimo y el de aguardiente, ayuda a hacer la digestión.
Si te preguntas quién soy, te diré que me metí en tu blog sin pensar, de casualidad, a mi también me gusta cocinar y escribo mis cosas.
Espero que no te haya molestado el que me entrometiera, sin presentación, en tu blog.
Saludos.
Los pucheros de kasioles

Contando los sesenta dijo...

Valentín: si nos pones estas recetas cuando están en plan de adelgazar ¿qué nos reservas para cuando te licencien?
A mí es que es leer tu blog y desaparecerme la voluntad es todo uno. ¡Que yo iba a regimenearme también!
El lechón éste no lo he comido nunca pero no es por falta de ganas, puedes creerme.

Elvira dijo...

Mi marido dice que pasa de postre hasta el fin de sus días, siempre y cuando para comer tenga ésta maravilla sobre la mesa!!! Qué pinta!!! Es que no es broma si te digo que tengo al marido mirando billetes para ir dentro de poco a tierras portuguesas!!! Un besino

Roció y Jose Manuel, "lasrecetasdetriana.blogspot.com" dijo...

Tiene una pinta de autentico lujo Valdomicer...me encanta!!!

Fiebre dijo...

¡Ay señor, me has dado la noche, el día de mañana y los días venideros!
Jamás en la vida había visto ésto...y yo soy la ´tonta´que cada vez que recala en Madrid busca un hueco para presentarse en Segovia.

¡Me he llegado a traer un lechoncillo a medio hacer a Málaga con su salsa en botellitas para terminarlo aquí!

Esa visita a Portugal es obligada para mí.

Anónimo dijo...

http://13dfgsdfg57.com/

Ender Antonio Araujo Romero dijo...

Excelente