miércoles, 27 de abril de 2011

SALMOREJO DE FRESAS.

Tengo pendiente desde hace más de un año la publicación del salmorejo de fresas que tanto me gustó en la fiesta de la tapa ExtreGusta de 2010.
Lo cierto es que lo preparé; pero no me atrevía a publicarlo porque el color que daba en la foto no tenía el matiz rosado propio de las fresas. Lo he repetido este año y, ¡Oh frustración!, ha salido tan anaranjado como el del año pasado. He pensado hacer trampas, repetir la foto añadiendo algún colorante -natural o artificial- para que  tuviese una apariencia más, no sé, ¿auténtica?. Entonces sería falso y una de las cosas que más valoro de esta actividad blogueril es la autenticidad, que lo que publicamos, haya salido bien o mal, ha salido así y así lo contamos. ¿O no?.
Empeño mi palabra y digo que el colorcito que tenía "en vivo" era más "rosadito" que el que se aprecia en las fotos.
Puestos ya a confesiones, reconozco que los hice con zumo de tomate de botella de la mejor calidad. La alternativa es todavía peor: tomates de invernadero conservados en cámaras frigoríficas. El día que coja los tomates de mi huerta, rojos como mejillas de pepona y duros como pelotas de golf, no haré ninguna concesión. Palabra.

Ahí va mi receta:
La miga de un pan blanco asentado (de dos o tres días) completamente libre de cortezas.
Un litro de jugo de tomate de la mejor calidad (del más caro, vamos) preferiblemente de bote de cristal.
Dos pimientos verdes.
Un pepino sin pepitas y casi sin piel. (para que no repita).
1/4 de kilo neto de fresones bien maduros.
Un diente de ajo.
125 gr. aproximadamente de aceite de oliva.
Vinagre y sal.
Queso de rulo de cabra.
Aceitunas negras en rodajas. (No tengo que decir que manzanillas cacereñas).
Troceamos la miga de pan y la empapamos con el jugo de tomate. Debe quedar completamente empapada.
Lo ponemos en la batidora, en mi caso la Thermomix.
Agregamos el pepino, el pimiento,  los fresones y el ajo
Añadimos el vinagre y la sal al gusto, tened en cuenta que el vinagre y las fresas son muy buenos amigos.
Batimos hasta que se haya formado una pasta cremosa y ahora le vamos echando el aceite hasta que obtengamos la textura que nos guste. A mí, personalmente, me gusta mas bien untuoso.
Si ha quedado demasiado denso, añadiremos mas jugo de tomate, si, por el contrario, ha quedado muy líquido, una miga más de pan.
Probaremos y corregiremos de sal y de vinagre.
Lo pasamos todo a un bol y dejamos reposar en el frigorífico por espacio mínimo de dos horas.
Se sirve acompañado de  queso de cabra semicurado y aceitunas negras cortadas en rodajas.

P.D. Publico las dos fotos con su fecha de captura, sin trucos.

17 comentarios:

Julia dijo...

Excelente!!! 10 sobre 10, aunque según tu debería haber salido otro color, me encanta el color de la imagen, ésta receta tarde o temprano la prepararé con seguridad, pues suelo hacer algo parecido pero sin fresones.
Es un placer como siempre leerte, aunque el tiempo no me permita entrar más a menudo, pero cuando lo hago, sinceramente disfruto.
Un abrazo

FERNANDO SYRAH dijo...

¡Buena pinta!

mar dijo...

Holaaaa, gracias por el comentario q me dejaste el otro dia porque no tenía ni idea, la verdad :)
este gazpacho lo veo muy bien y lo del queso de cabra pues ideal, me gusta más que las aceitunas. Un saludo!!

Tita dijo...

Oye, pues se verá naranja en la foto, pero bien vivo y apetitoso!!!

ODRY dijo...

Tiene un aspecto estupendo, listo para comer.

Un besazo.

Maria Pilar-COCINICA dijo...

Que bonito y que rico tiene que estar.

Besinos

Maria Pilar-COCINICA dijo...

Se me ha olvidado decir que al batir con batidora los tomates, fresas o lo que sea, pierden color, por esos aconsenjan echar el aceite al final.

Aunque a mi no me parece nada malo el color de tu salmorrejo, todo lo contrario y también me ha gustado la vajilla.

Besinos

Pilar dijo...

Rico, rico y ¿que tiene de malo el naranja? me lo apunto, (le crecen las recetas a mi chef, que bien)

Carmen dijo...

Riquísimo salmorejo y con un aspecto/color estupendo, aunque yo me decanto un poco más por los gazpachos.

Un beso

Cruela dijo...

Pues rosa o naranja tiene una pinta excelente, recordaré la receta por si un día me da por intentarlo pero ya se sabe yo soy más de comer que de cocinar jaja
Besos

Ana dijo...

Valentín a mi eso me pasaba con el gazpacho hasta que leí vete tú a saber dónde que hay que añadir el aceite al final integrándolo a mano y se nota la diferencia de color te lo aseguro pero vamos que tenía que estar de muerte tu combinación ya sea pálida o no.
Tendré que hacerlo, otra para el saco, no doy más de mi, no hay tiempo material ni estómago que lo aguante :D
besossss

Pilar Gómez Rosado dijo...

Mañana mismo lo hago...

SEFA dijo...

Tranquilo Valentin, nos cremos lo que nos cuemntas, las fotos algunas veces nos hacen malas jugadas con el color, pero se ve super, bsss.Sefa

carmenpiva dijo...

Insisto... resisto.... existo ... ¡visito!... y encuentro un salmorejo exquisito...
Bssss

La de la tiza dijo...

Además de muy buena pinta, este plato tiene muchas vitaminas y es ligero. Tengo la carpeta de Valdo a rebosar.

Pedro dijo...

¡Qué mas da el color que tenga,
si te ha quedado muy bien...!
Lo que importa es que esté rico
y que se deje comer.
¡Purista, que eres un purista!
Un abrazo.

Roció y Jose Manuel, "lasrecetasdetriana.blogspot.com" dijo...

Hemos oído hablar de esta receta, todo el mundo nos dice que es una maravilla, pero todavía no la hemos probado, me despertaste las ganas de prepararlo, tengo fresas en el congelador y ya te contare...Ahora con el color no se come, imagino que estaría delicioso como dicen.
Besos