martes, 3 de agosto de 2010

GAZPACHOS.

El domingo por la tarde nos fuimos a Idanha-a-Nova, a poco más de cien kilómetros y poco menos de hora y media de viaje. Se celebraba un festival de gastronomía y no hay mejor justificación para emprender el viaje sabiendo además que la comida va a ser magnífica y los precios ridículos.
Si además hay una degustación gratuíta de productos de la tierra, mejor. Muestras de embutidos, carnes, pescados (de río, por supuesto), toda clase de dulces...
Y dos gazpachos, ofrecidos por dos tasquinhas diferentes: Uno de pepinos y otro de sandía. Ambos exquisitos. En los dos casos dí la lata a las cocineras para que me pasaran las recetas; pero no conseguí que soltaran prenda, no obstante contestaron cuando identificaba los ingredientes.
Estoy peleándome con el de sandía. Creo que es más sencillo de hacer de lo que parece.
El de pepinos, en cambio, no tiene secretos, es básicamente el "gazpacho de Villamiel" que hemos tomado en casa de toda la vida, con otros ingredientes.
Tras la degustación tomamos asiento en una de las tasquinhas y dimos buena cuenta de una selección de carnes a la brasa perfectamente hechas.


Gazpacho de pepinos:
2 pepinos hermosos.
1 cebolla.
1 cucharada de poleos picados.
2 cucharadas de aceite de oliva.
4 tazones de agua.
pedazos de pan, sal.
Pelar los pepinos dejando parte de la cáscara, quitarles las semillas y trocearlos en cubitos de 1/2 cm. Hacer la misma operación con la cebolla y poner ambas cosas en una gazpachera, salar generosamente, añadirle el aceite y los poleos y dejar reposar en sitio fresco.
En el momento de servir, echarle el agua y los pedazos de pan. Rectificar de sal.

Gazpacho de Villamiel:
4 tomates bien maduros; pero firmes.
1 cebolla.
1 cucharada de orégano.
4 cucharadas de aceite de oliva.
4 tazones de agua.
sal.
Pelar los tomates, quitarles las semillas y trocearlos en cubitos de 1/2 cm. Hacer la misma operación con la cebolla y echar ambas cosas en una gazpachera, salar generosamente, añadir el orégano y regar con el aceite (se le puede agregar una gota de vinagre), mezclar bien y dejar reposar en sitio fresco alrededor de una hora.
Verter el agua fresca, no fría, que "helaría" el aceite, rectificar de sal y servir.

29 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué rico todo y que razón tienes nada hace más corto un viaje que la expectativa de una buena mesa.
Cuando te hagas con el de sandía no dejes de contárnoslo, ¿vale?

Pilar dijo...

No sé cómo ha pasado, perdona el anónimo soy yo (menos mal que no decía nada raro...)

Maria Pilar dijo...

Que aspecto mas bueno tiene todo y en esta época de calores, todavía lo aprecias más.

Me estoy haciendo una pagina con todo lo que nos cuentas de tus excursiones, para cuando vuelva por ahí.

Un beso

swyx dijo...

a mí esos gazpachos me parecen más ensaladas frías que otra cosa.

respecto al gazpacho de sandía seguro que es más fácil de lo que crees porque siempre es más fácil de lo que creemos. Bueno, algunas cosas... otras cuestan lo indecible :O

sea como sea, aquí en el blog de este tío, hay una receta que igual te interesa:

http://www.javirecetas.com/gazpacho-de-sandia/

en cualquier caso, si desentrañas el misterio, te saldrá un gazpacho de aúpa. Seguro.

MaryLou dijo...

QUé ricos, Valentín!!! Hay que ver que buenos son los diferentes gazpzchos que se hacen en sitios diferentes, todos tienen un no sé qué que me encantan. Este de Villamiel no lo concía y ya tomo buena nota!
Besicos

Itzi dijo...

Menuda vidorra os dais la dama antisardinas y usted, caballero. Así da gusto.

Me gustan las dos opciones, pero como el pepino me sienta fatal, me quedo con el de Villamiel.

Como siempre, un placer leerte.
Beso.

Rock dijo...

Es curioso la cantidad de gazpachos que hay repartidos por toda la geografía Española, casi todo el mundo sólo conoce el típico andaluz, pero prácticamente en cada pueblo tiene su variedad e incluso dentro del andaluz creo que cada casa tiene su receta particular. A mi uno de los que más me gustan es el ajo blanco malagueño y el salmorejo cordobes. Mi madre que desde siempre ha tenido gastritis crónica y apenas podía comer de casi nada, cuando yo era pequeño y para comer hacía migas, como por entonces no existían los protectores estomacales, para poderse llevar a al boca unas cuantas cucharadas de migas, se hacía un "algo" que ella llamaba gazpacho y que si no recuerdo mal llevaba Agua, zumo de limón, una pizca de aceite de oliva y sal, creo que alguna vez (las menos) también le añadía pepino picado, recuerdo que era muy refrescante y ciertamente caía muy bien al estómago.

Saludos.

Dolita dijo...

Qué me gusta que nos cuentes tus andazas... bueno y tus rutinas también.
El gazpacho de Villamiel se parece una "jartá" al murciano. Respecto al de sandía no puedo ayudarte. No es primera vez que pruebo algo y sé que sé qué tiene pero no lo recuerdo. Más arriba te apuntaron el de Javi pero no sé si será el mismo.
Me he alegrado de poder venir a visitarte, que ya me vale.
Besos

Valdomicer dijo...

Pilar:
No te preocupes, son los duendes. Yo no creo el ellos; pero haberlos haylos.
Si todo marcha bien , el domingo iremos al festival de la sandía y, amenazo, lo contaré.
Besos.

Valdomicer dijo...

María Pilar:
Siempre estuve tentado de contestar tus comentarios con tu nombre, ahora ya no pienso cambiar y además, haré lo mismo con la que se hace llamar Perol y Mortero.
Aunque tomes nota de lo que cuento, ten en cuenta que no está todo. Cuando vayas a venir por aquí me avisas y te lo contaré todo.
Besos.

Valdomicer dijo...

Swyx:
La receta de javirecetas la conocía ya. Es la misma que para el de fresas, sustituye el pepino por sandía o fresas.
Éste no lleva ajo y sí pimienta además de hierbabuena. Estoy intentando reconstruirlo. Espero que en el festival de la sandía lo haya en algún puesto y logro sacarle la recteta completa.
Un abrazo.

Valdomicer dijo...

MaryLou:
Ya ves, pues Dolita dice más adelante que es muy parecido al murciano.
Es muy rico y ahora que está el orégano en su punto, no te quiero contar.
Besos.

Valdomicer dijo...

Itzi:
Hay mucha gente a la que le sienta mal el pepino. A má, afortunadamente, no me pasa. Dicen que cortándoles las dos puntas hasta que se le vean las pipas, dejándole parte de la piel al pelarlo y quitándole bien todas las pepitas, no repite.
Muy agradecido por tus elogio.
Un beso.

Valdomicer dijo...

Rock:
No te creas. Hasta hace poco era rarísimo encontrar gazpacho en los restaurantes de la mitad norte de la península, si exceptuamos la franja mediterránea.
Eso que hacía tu madre es el gazpacho básico, ya lo conocían los romanos hace dos milenios. Se trata de reponer electrolito al organismo. La fórmula es científica: Una sal, agua como vehículo, un ácido para disociarla y una grasa, a lo que se añadían verduras.
Un abrazo.

Valdomicer dijo...

Dolita:
Tu sigue acudiendo por aquí simpre que quieras, ya sabes que eres bien recibida. Además ahora que me anuncio en feisbu está más fácil.
Los dos gazpachos que presento tienen, sin duda, la misma raiz, de ahí que se parezcan tanto. El de pepino es mucho más antiguo, seguramente de tradición milenaria, aunque, curiosamente, no lleva vinagre. El de tomate es, relativamente, más reciente. El tomate no se empieza a consumir hasta el S. XIX y es natural que aparezcan dos versiones en sitios tan diferentes como Murcia y la Sierra de Gata partiendo de una raiz común.
Besos.

Valdomicer dijo...

Dolita:
Corrijo. El tomate empieza a utilizarse en la alimentación humana en el S. XVIII

Cocinica dijo...

Gracias Valdo por llamarme por mi nombre, ahora creo que tardaremos, pero por supuesto te preguntaré, cuando te leo, se me ponen los dientes largos.

Un Abrazo

Valdomicer dijo...

¡Ahora caigo! ¡¡¡¡Yo también firmp con mi seudónimo!!!!.
Tengo que corregirlo inmediatamente.

Valdomicer dijo...

¿Cómo se cambia?. Que alguien me lo diga.

Tita dijo...

¿y el de pepino está bueno de verdad? Será que estoy un poco "rara", pero hoy la pinta...no me convence

El de Villamiel no lo conocía tampoco...ver el tomate me lo hace más apetecible. Si cuando yo digo que estoy raraaaaaaaaaaaa

¡¡Besos!!

Valdomicer dijo...

El de pepino es muy rico. La foto está hecha directamente de la sopera en la que lo presentaban en el festival, quizá por eso no es suficientemente vistosa.
Lo bueno que tienen estos gazpachos es que se preparan en cinco minutos.
Besos.

Clara y Pepe (los Chuquis) dijo...

La verdad verdadera, nunca probamos gazpacho... ¡pero ganas no nos faltan!
Abrazos.

Valdomicer dijo...

Chuquis:
Cierto es que ahora ahí no es tiempo de gazpachos; pero en cuanto el dios sol vuelva a picar, probadlo.
Los gazpachos, en todas sus variantes son refrescantes, nutritivos, fuente de vitaminas y portadores de vitalidad. Fáciles de hacer y de consumir, sabrosos y baratos.
¿Quién da más?.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

sabes preparar la sal ahumada(¿?)

Valdomicer dijo...

Anónimo:
Nunca la he preparado; pero sí, sé cómo se hace.

Pedro dijo...

¡¡¡TARARÍÍÍÍÍ...!!!
¡Que inaugurada la temporada de Otoño-Invierno!

La de la tiza dijo...

Valdo: como nosotros somos de secano, en casa los gazpachos, poco. Gustan lo justito.
Eso no empece para que se echen en falta tus posts. Que llevas casi un mes de holganza...

Valdomicer dijo...

Pedro:
Ya veo, ya.
Bien venido al mundo de los vivos y un abrazote.

Valdomicer dijo...

La de la tiza:
Porque hay gustos hay ferias. Los gazpachos es que no los has probado suficientemente, una vez que se le coge el tranquillo, acaban gustando.
Siempre es de agradecer que a uno lo echen de menos; pero es que llevo un mes.....
Besos.