lunes, 2 de febrero de 2009

CÍRCULOS DE PIEDRA EN EL REINO UNIDO

El Reino Unido está literalmente sembrado de círculos de piedra, hay cientos de ellos. Son monumentos prehistóricos hechos con piedras más o menos grandes que se erigen sobre unas plataformas artificiales de forma circular hechas con tierra, rodeadas de un foso y que reciben el nombre de “henge” o “earthwork” (obra de tierra).
Yo tengo el privilegio de conocer algunos de ellos que voy a presentar:

Círculo mágico de Llandudno en Gales.
Está en el parque del País de las Maravillas, el de Lewis Carroll. Allí están el conejo, el gato, la reina de corazones… y el círculo celta de piedras.


video



Arbor Low.
Se encuentra en el Peck Distict. Derbyshire en la carretera de Ashbourne a Buxton, en una finca particular cuyos propietarios facilitan el acceso a los turistas. “Sugieren” que deposites dos libras en un platillo colocado a tal efecto en los aparcamientos y, a la salida, siempre puedes comprarles unos huevos de campo o unas patatas.
Las 50 piedras de unos 2 m. de longitud que forman el círculo están caídas, tumbadas en el suelo, dicen que los primitivos cristianos las tumbaron por motivos religiosos (o por superstición). Se calcula que fue construido en el SXX A.C. Total 4.500 añitos.
Se le conoce como “El Stonhenge del norte”.



Nine Ladies.
También esta en el Peck Distict, cerca de Elton. Son nueve piedras de unos 60 cm. de altura.
Dice la leyenda que nueve mujeres, acompañadas por un violinista fueron a bailar allí en domingo y que, por castigo divino, quedaron convertidas en piedras.
Y, por supuesto,



Stonehenge.
Cuando se construyeron las pirámides, Stonehenge ya estaba allí. Se calcula que hacia 3.100 A.C. Está en el condado de Wiltshire, cerca de Salisbury.
Está conformado por cuatro círculos. El exterior, de unos treinta metros de diámetro, formado por grandes piedras rectangulares que, originalmente, estaban coronadas por dinteles, también de piedra, de los que sólo quedan siete. Dentro de la hilera exterior se encuentra otro círculo de bloques más pequeños que encierra una estructura con forma de herradura en cuyo interior hay una losa conocida como “El Altar”.
Parte de un complejo ceremonial mucho más grande, incluía círculos de piedra y de madera y avenidas ceremoniales.
Se ignora la finalidad que tuvo de este gran monumento; pero se supone que se utilizaba como templo religioso y observatorio astronómico que servía para predecir estaciones.
En la mañana del solsticio de verano, el Sol sale atravesando el eje de la construcción, lo que hace suponer que los constructores tenían conocimientos de astronomía. Ese mismo día, el Sol se oculta atravesando el eje del Woodhenge, donde se han encontrado multitud de huesos de animales y objetos que evidencian que se celebraban grandes fiestas, probablemente al anochecer.
Hasta hace poco, los turistas alquilaban martillos y otras herramientas a los herreros de los alrededores con el fin de llevarse recuerdos del monumento. Muchas de las piedras muestran las cicatrices de estos abusos.[