lunes, 30 de septiembre de 2013

PATATAS CON COSTILLA.

Parece que ha llegado el otoño. Al menos han cedido los calores (30 grados a últimos de Septiembre es una exageración) y han venido las primeras lluvias.
Frío, no hace; pero va apeteciendo un plato calentito para confortar el estómago. Raro es que ese primer plato del otoño no sean unas patatas con costilla (las costillas con patatas son otra cosa ¿eh?) y si la costilla es de cerdo ibérico, mejor.
Es plato único por lo que las cantidades han de ser generosas. Una ensalada como complemento y ya está.
Para su elaboración, volvemos a tirar del recetario de la bisabuela, que para los platos tradicionales viene a ser lo más apropiado.
Necesitamos:
3/4 Kg. de costilla (de cerdo ibérico a ser posible).
1 1/2 Kg. de patatas (de esas terrosillas que sueltan más fécula).
1/2 cebolla.
2 dientes de ajo.
Un pimiento rojo.
1 Ñora. (en su defecto una cucharadita de pimentón).
2 tomates.
Un vaso de vino blanco. (Un pitarra va de miedo).
Caldo de pollo o de verduras en cantidad que sea necesaria.
Unas hebras de azafrán, aceite, laurel, sal.
Una o dos guindillas de cayena. (Si gusta picante).
Le pido al carnicero que corte las costillas en tiras de unos 4 dedos de ancho y luego hago yo los trozos en casa.
Pongo el aceite en una cacerola y salteo los pedazos de costilla en él, por tandas, hasta que cambian de color. Los voy sacando y reservando en una fuente.
En la grasa restante voy echando la cebolla, el ajo y el pimiento. Cuando están blanditos pongo la carne de la ñora -que he puesto previamente en agua caliente-, el azafrán, el laurel y el tomate sin piel ni pepitas.
Le añado el vino, dejo evaporar el alcohol y añado inmediatamente después las costillas con su juguito, cubro con el caldo y dejo cocer hasta que se retraiga la carne y se vean las puntas del hueso, añadiendo caldo si fuera necesario. Como 45 minutos a una hora.
Corto las patatas en pedazos grandecitos (al gusto de cada cual) y las agrego al guiso. Este es el momento de echar la sal.
Dejo hacer a fuego lento hasta que esté al gusto, meneando la cacerola de vez en cuando para que "engorde" el caldo.
Vigilo el guiso para que no le falte líquido, que si se pega, se arruina el condumio.

14 comentarios:

Lacachuela dijo...

Que cosa mas rica D. Valentin...enhorabuena

Valdomicer dijo...

Lacachuela:
Es usted muy amable. Gracias.

doris dijo...

Que buen plato de patatas con esas costillas deliciosas, ya como que apetecen.Gracias

Valdomicer dijo...

doris:
Pues queda que hablar de las setas, de las castañas, de los membrillos, de las granadas......
Un besino.

Ido dijo...

Por aqui ya estamos en pleno otono. Dias bonitos y soleados, pero por la noche hace ya un frio que pela. Asi que ya toca ponerse con estos platos, y este, estoy seguro de que caera.
Un besote

Tita dijo...

Cuánto me apetecen ya!!

Sólo que yo las hago siempre además, con chorizo.
Era el plato favorito de mi padre, siempre le hacías feliz con ellas (sin cebolla para él)

Pilar V dijo...

En mi casa las llamábamos patatas con huesos y mi madre se enfadaba un montón, ahora me encantan y me niego a asumir que sea cosa de la edad.

Que venga el frío, ya estamos pretrechados.

Besos

CUATRO ESPECIAS Por ELENA ZULUETA DE MADARIAGA dijo...

Como me gusta este plato, me encanta y ahora con la tormenta que estamos teniendo en Vigo, bien me lo tomaba de cena.
Un abrazo

Valdomicer dijo...

Ido:
Supongo que no te será difícil encontrar los ingredientes.
Un besino.

Valdomicer dijo...


Tita:
¡Ya pondré las patatas con chorizo "A la riojana"!
Un besino.

Valdomicer dijo...

PilarV:
Cualquier estrategia era buena para cabrear a mamá. Seguro que tus hijos te las hacen a tí.
Un besino.

Valdomicer dijo...


CUATRO ESPECIAS:
Esas tormentas indican que el verano ya se ha acabado.
Un besino.

Sefa dijo...

Por aqui todavia tenemos calor, pero este plato en mi casa gusta mucho, deseando estoy que baje la temperatura, bsssss.sefa

mar dijo...

Hola!!! gracias por tu visita. Si haces las bolitas ya me cuentas, puedes usar el queso que más te guste. Te dije que fuí a Extremadura? creo que sí. Me encantó! Cáceres, Mérida (qué pasada), Plasencia...sólo me faltó Badajoz, no me daba tiempo, volveré! :)