martes, 12 de junio de 2012

GASTRONÓMADAS EN SALAMANCA.



Son las ocho y media de la mañana. En Cáceres hace un frío que hiela los huesos, ni me imagino cómo estará Salamanca, mi destino.
Ya hoy es un paseo. Hace apenas unos años, cuando mi hija estudiaba allí, el viaje llevaba no menos de cuatro horas y si recordamos aquellos tiempos del "Preu" -¡Dios santo! ¿Cuarenta y cinco años ya?- el viaje en tren duraba toda la noche.
Once grados marcaba el termómetro del coche al cruzar Vallejera y trece al llegar a la plaza de Santa Eulalia.
"A las once, en La Plaza" era el lema. Gastronómadas en Salamanca, el objetivo.
El mío era más simple y más emotivo: Iba a ponerle cara a una de las primeras seguidoras de mi blog, colaboradora imprescindible en mi "receta invitada" y expositora en "Comer con los ojos". Dolita del blog "Las recetas de mis amigas".
También, me enteré después, de que estaría Itzi Campos "Mi otra ella", cuya simpatía había despertado mi interés hace muchos días.
Por supuesto, Puntillo (La cocina de mi casa), mi primer saludo de todas las mañanas cuando me asomo al balcón de twitter a dar los buenosdías.
Y Rafa Prades, organizador del evento junto con Pozu, con el que tengo la suerte de tomar unas tapitas de vez en cuando peregrinando por la taperías de Cáceres.
Así que en la Plaza Mayor de Salamanca, debajo del reloj, a las once en punto de la mañana, nos encontramos dos docenas de gastronómadas o peregrinos transhumantes del buen yantar a cumplir con la trangresión ritual del pecado capital de la gula. Los dioses nos han de castigar por ello con dos centímetros más de cintura y a empezar la operación bikini desde cero otra vez.
Puestos a ello, que la cosa sea gorda (nunca mejor dicho).
Primera visita, al mercado. Paseo hasta el obrador en el que nos iban a dar la lección del día: Cómo hacer el hornazo de Salamanca si perder la compostura. ¿Sabéis que el hornazo está riquísimo si lo acompañamos de un buen cava?
Visita a las torres de La Clerecía excepto para vagos, lisiados y embarazadas.
Y a comer, que a eso hemos venido. Buen vino y mejor jamón de cerdo ibérico bien criado en las dehesas de Extremadura y curado en las sierras salmantinas como aperitivo de un "frugal refrigerio a base de sardinas marinadas, croquetas de cocido, el bichejo de siempre (como lo odio) con unos callos riquísimos, carrileras de ibérico y a Rafa se le olvidó que soy diabético y me quedé sin postre.
Paseo visita cultural por la ciudad y despedida.
Los supervivientes: Rafa, Ana Sánchez y su señor esposo, la otra Ana, David "El monaguillo" Mar Manuel, su señor esposo y este servidor seguimos al pie del cañón y continuamos tomando tapitas, entre las que había desde un refinado ceviche de gambas hasta un revuelto de farinato.
Terminamos en una terraza degustando unos Gin-tónics hasta que la lluvia nos invitóa a irnos a descansar.
Que ya sabemos que el secreto de la felicidad consiste en tranquilidad, buenos alimentos y muuuucho reposo.

10 comentarios:

Pilar dijo...

Que gozada, me alegro mucho que lo disfrutáseis tanto.

besos

Ana Sánchez dijo...

Una gozada Valentín, me lo pase pipa!!!!!

Susana Menéndez dijo...

Envidia me das, pero de la mala-mala-malísima :)

Delicias Baruz dijo...

Salamanca y con gente estupenda, una combinación perfecta. Un saludo, Clara.

Lasrecetasdetriana.com Rocio y Jose Manuel. dijo...

Lo pasarías genial seguro...me encanta poner cara a grandes amigos virtuales...Un abrazo a todos...
El sabado vamos a la quedada de Salobreña...!!!
Besos a todos

Vero dijo...

Que bien! que envidia sana! yo no hago más que estudiar y trabajar y los fines de semana a Madrid, poco a poco...después de leer el post me han entrado ganas de hornazo y huevos fritos con farinato...o si me apuras con patatera que es lo que tengo ahora mismo a la mano...ains! que ganas de terminar los exámenes!

Contando los sesenta dijo...

Los disgustos que te da el Imserso te los recompensa la blogosfera, Valentín. Buen programa

Mari Carmen dijo...

¡Qué lugar tan estupendo el elegido para el encuentro! Me encanta la plaza de Salamanca, tengo muy buenos recuerdos de cuando estuve allí. Ya veo que el día fue fantástico, tanto por la compañía como por el "duro trabajo" de degustar tantas delicias, a pesar de tener que quedarte sin postre... Besitos.

Sefa dijo...

No me habia enterado yo de esa quedada tan estupenda, un poco lejos me pilla, pero con el corazón hubiera estado con vosotros, que gusto poderles poner cara a tantos amigos blogueros.
Me alegro que lo pasarais tan bien, entre la compañía y una ciudad tan bomita....me encantó cuando el año pasado pasamos 5 días recorriéndola.
Bssss.Sefa

Maria Pilar-COCINICA dijo...

Que apuesto se te ve entre las damas.

Besicos.