martes, 22 de noviembre de 2011

CRÓNICAS DESDE INGLATERRA IX

Dicen que los ingleses comen mal y que no existe una verdadera cocina inglesa: Pura falacia.
Tengo que confesar que, desde la primera vez que vine a Inglaterra, allá por 1993, hasta hoy, he notado muchos cambios. A mejor, por supuesto.
Es cierto que la cocina inglesa tiene mucha influencia de las distintas cocinas orientales, sobre todo india y paquistaní. No obstante la cocina tradicional inglesa, aunque limitada, es muy interesante.
Decía Somerset Maugham que para comer bien en Inglaterra, hay que desayunar tres veces al día. Es cierto que los ingleses dan mucha importancia a sus desayunos, a medio día suelen tomar un simple tentempié y la comida principal se correspondería con nuestra cena a última hora de la tarde. Sin olvidar el tópico "five o'clock tea".
El desayuno es contundente: Pan tostado, huevo frito, bacon, salchichas, champiñones, patatas doradas al horno, tomate y judías.
Sí, si, judías. Unas judías pequeñitas llamadas "baked beans" con salsa de tomate que venden enlatadas en cualquier tienda del país.
Ahora, en vez de las patatas gratinadas ponen unos pastelillos de patata rallada fritos a los que llaman “hash brown”.
En los pubs suelen tener este desayuno durante todo el día.
Las salchichas son otra de las señas de identidad de la cocina inglesa. Cada región, cada zona tiene sus salchichas propias. Son muy apreciadas las de Lincolnshire, con denominación de origen, muy especiadas con hierbas entre las que destaca la salvia.
Son muy largas y se cocinan enteras en forma de espiral. También son famosas las de Cumberland.
Las hay de cerdo, cerdo y ternera, de pollo, de pavo, de caza...
Uno de los platos tradicionales es el "Toad in the hole" (literalmente, sapo en el agujero), una masa con las salchichas encima y cocinada al horno.
Los "pies" (pasteles) son otro de los platos presentes en las mesas de este país. Son algo parecido a la empanada gallega; pero en vertical. Algo así como un molde de flan forrado de masa, relleno de carne y tapado con otro pedazo de masa, bien sellado y cocido al horno.
Si hay algo realmente popular, eso es el "fish and chips", pescado con patatas fritas. Se vende en las calles. Hay multitud de tiendas que solo se dedican al fish & chips, lo come la gente por las calles, sentados en los bancos de las plazas, mientras andan, mientras miran escaparates, están servidos en contenedores de cartón o de plástico y acompañados por el omnipresente puré de guisantes.
Es el tentempié más común del mediodía.
Se trata de un pescado blanco (platija, fletan, abadejo, merluza) rebozado en harina y huevo y frito, acompañado de unos dedos de patata, fritas también y aderezadas con sal y vinagre. Los judíos sefardíes provenientes de Portugal fueron los encargados de traerlo.
A la hora del tentempié encontrareis en cualquier pub las ya clásicas ”jacket potatoes” y el chili con carne, así como suena.
Ahora bien, el plato típico por antonomasia es el ”roast beef” o asado de buey. Suele hacerse con una pieza de lomo alto de la res y debe quedar muy hecho por fuera y completamente rojo en su interior, aunque lo normal es que pregunten: ”Do you want it rare, medium or well done?”.
Rare es casi crudo, medium es bien hecho y well done, completamente arruinado (perdón completamente cocinado).
Se sirve acompañado de verduras: Chirivías, brécol, patatas, judías verdes, coliflor… y una especie de magdalena hueca que recuerda vagamente al sabor del churro llamado ”Yorkshire pudding”. Y regado por una salsa hecha con la reducción de los jugos de la cocción y vino a la que llaman “gravy”.
Cuando estoy aquí, estoy deseando que sea domingo. Los pubs anuncian que hay “Sunday lunch” o “carvery”, de carver, trinchar. Acuden las familias en grupo (la mía incluida) a disfrutar de su carne preferida. Ternera, cerdo o pavo asados al horno con sus guarniciones.
Disfruto como un niño.
Luego están las salsas. Decía Cunqueiro que entenderíamos la comida inglesa el día que consiguiésemos administrar sabiamente las salsas. La salsa Worcestershire (pronúnciese bustersha), HP, la mostaza inglesa (ni se os ocurra probarla, sabe a barniz como la pata de una silla), kétchup, brown sauce… Antiguamente las presentaban en “convoyes” de madera, hoy vienen en bolsitas individuales, que serán más higiénicas; pero han perdido el encanto.
Los ingleses son muy golosos. Tienen montones de dulces, siendo los más comunes los scones, las galletas de jengibre, las pastas y los muffins... Y multitud de tartas: De ruibarbo, de frutas rojas, de frutas del bosque, etc, etc. También se encuentran en muchos sitios dulces de otros países: Baklava, mazapanes…
No olvidemos que es un país en el que se elaboran muchos quesos ( a mi particularmente me priva el Stilton), y entre ellos el queso más común en todo el mundo, el cheddar, imprescindible en todo sandwich que se precie.

5 comentarios:

Tita dijo...

Interesante...yo tengo gran experiencia con sus sandwiches, que son grupo alimenticio aparte. No llegué a probar fish and chips, y me gustaría un post tuyo de qué se puede cocinar español por esos lares con los ingredientes que hay.

Pd. los desayunos son fabulosos, y aún hoy, aún me apetecen a veces para desayunar las baked beans....

Maria Pilar-COCINICA dijo...

Me he quedado entusiasmada leyendo tu cronica de la gastronomía inglesa y tengo que decir que a mi si que me gusta su cocina y como comen la carne y los pasteles, aunque coma pocos, por aquello de las lorzas en la cintura. . .

Un beso

Pilar dijo...

Qué facil es despreciar lo que no se conoce ¿no? Besos y cuidadito con tanto dulce y tanto exceso que luego te veo a caldito o té verde.
Besos viajero

ODRY dijo...

Me consta lo del queso, cuando estuve este verano, me recorrí muchos supermercados, siempre lo hago y cargo con todo aquello que me llama la atención, es lo bueno de viajar con la casa a cuestas, a mí me gusto Gran Bretaña y comí estupendamente, así que estoy con usted.

Un besote.

wivith dijo...

Yo también soy de las que arriman el ascua a la comida inglesa.
La verdad es que me encanta.
El Sherpie me sorprendió muchísmo y ando como loca buscando la receta inglesa del Sunday lunch con todos sus ingredientes.
También te doy la razón con lo de las salchichas: Son buenísimas.
eso si, café, lo que se dice café como el que tomamos aquí no saben ni lo que es....
Jajajajajajaja.
Lo suyo parace mas bien agua de fregar...
Pero aun con todo sigo diciendo que me encanta la comida inglesa y me ha encantado leer tu post.

Pochoncicos.