miércoles, 30 de noviembre de 2011

HERVIDO.

Los que hemos vivido en pueblo tenemos fijada la obsesión por los refranes.
Como este: "Bendito mes, que empieza por todos los santos y termina por san Andrés".  O este otro: "El ajo de enero llena el mortero y el de san Andrés, mortero y almirez".
Así que acabamos el penúltimo mes del año sembrando ajos para bien andar.
Es el santo del día -que bendice un mes entero- el que, según el Evangelio de Juan, fuera el primer apóstol reclutado por Cristo, cuyo nombre, curiosamente, no es hebreo, sino griego "andrós", el hombre.
Murió, según la tradición martirizado en una cruz en forma de "X" o aspa conocida como "cruz de san Andrés.
Ha sido, ya digo, el día de sembrar los ajos en mi pueblo y el último del mes. Por eso he preparado para comer el que decía mi madre era el plato más barato del mundo: El hervido.
Mi madre había terminado la carrera de magisterio muy joven y tuvo que aguardar a tener cumplidos los veinte para ingresar el el cuerpo de Maestros Nacionales. Fue cursillista del 36, las oposiciones que no llegaron a celebrarse por el inicio de la Guerra Civil.
Terminada la contienda, pudo acceder al cuerpo y destinada a Alcolecha (Alcoleja en Valenciano y que ella nos ponía como regla nemotécnica "alcohol y leche"), pueblecito alicantino de unos 800 habitantes cuya principal actividad era la agricultura.
Esperábamos como agua de mayo que mi madre hiciese "el hervido", plato humilde, donde los haya y rico a la vez.
Contaba mi madre que la patrona de la pensión donde vivía, ponía el puchero con las cebollas al amor del rescoldo durante toda la noche. Por la mañana se añadían las patatas que se dejaban hacer también a fuego muy lento.
Hoy he hecho trampa y he tirado por la vía rápida (pajoleras prisas) y es la receta que pongo.
Una cebolla mas bien pequeñita por persona.
Dos patatas de unos 200 gr. por persona.
Agua y sal.
Un chorro del mejor aceite de oliva.
Quitar las capas exteriores de las cebollas.
Pelar y lavar las patatas.
En la olla rápida poner a hervir las cebollas en una cantidad suficiente de agua. (No voy a decir que para cubrir las cebollas porque las cebollas flotan).
Cerrar la olla y ponerla al fuego hasta que alcance la presión máxima. En ese momento, apagar el fuego y dejar reposar hasta que se haya ido toda la presión. Abrir la olla y añadir las patatas y cantidad suficiente de sal, volver a cerrar y repetir la operación anterior.
Es posible que las patatas estén aún un poco duras, sería peor que se deshicieran. En ese caso, dejar hervir un ratito más hasta que estén en su punto.
Servir en el plato, romper las patatas con el tenedor y deshacer la cebolla hasta convertirla en puré. Regar con un generoso chorro de aceite de oliva y os aseguro que vais a disfrutar.
No caigáis en la tentación de sustituir el agua por un caldo o añadirle una pastilla, de verdad, la estropearíais.
¿Barato?. Cincuenta céntimos por ración. Echad cuentas....

11 comentarios:

SEFA dijo...

Sencillo y rico, el nombre de la receta me da igual, esta muy rica, bsssssss.Sefa

Pepa dijo...

Estoy deseando hacerla,gracias por compartirla!

Tita dijo...

La pinta es un poco triste, pero me fío de tu buen criterio y paladar, así que la haré!

Besos

Nora dijo...

Pues con ese presupuesto habrá que probarlo, además son con los dos ingredientes preferidos de mi chico, ys te contaré.
Un besito

Maria Pilar-COCINICA dijo...

Que rica la cebolla, las patatas también, pero prefiero las cebollas.

Un beso

Apicius dijo...

Plato sencillo, de campo, pero que sabrosos son estos platos sin ninguna enjundia.
Muy acertada la nota de no ponerle cubitos, caldos etc. Así como ponerle a última hora un chorreon de AOVE.
Saludos

Una buena combinación de salsas, pan de pita y pollo.
La anoto para el futuro.
Saludos

Ya solo quedan 12+1 día para finalizar la recepción de recetas al 2º Concurso Internacional de Gastronomía.
http://la-cocina-paso-a-paso.blogspot.com/2011/10/2-concurso-internacional-de-gstronomia.html

Mari Carmen dijo...

Fantástico plato, sí señor. Yo nunca le pongo pastillita al hervido, aunque he de decir que le pongo más verdura además de la patata: judías verdes, zanahoria, coliflor, alcachofas, acelgas, ...a veces de todo, a veces sólo uno de los ingredientes. Eso sí, el caldo lo guardo para otras preparaciones, como arroz o crema de verduras.
Así que resulta que tu mami estuvo de maestra por estas tierras...
Besitos.

Perol y Mortero dijo...

Pues con prisas y todo, y a pesar de su sencillez tiene que estar delicioso. Me gustan los platos así.

Un abrazo

pd: la semana que viene te digo el número de la lotería, la tiene mi marido en el cajón de la oficina y dice que no se acuerda.

MaryLou dijo...

Recuerdos... este hervido nos lo hacía mi madre cuando estábamos mal de la barriga y yo se lo hacía a mis hijos... Hace tanto que no lo hago... Efectivamente la gracia està en el chorreón de buen aceite cuandoi ya está todo triturado con el tenedor!
Besicos

jesús dijo...

Tiene que estar rico. Y además barato.

Muchas veces son preferibles las cosas más simples.

Saludos.

carmenpiva dijo...

Me encanta la explicación anterior a la receta. La receta en sí es auténtica auténtica donde las haya, de las que huelen a otros tiempos...
Gracias por tu respuesta a lo de la entrada (lo del idioma). Con respecto al blog nuevo,no dejaré que me agobie, poco a poco.
Saludos desde Asturias y volveré por aqui prontito.