miércoles, 17 de febrero de 2010

POTAJE DE CUARESMA.

Ya es tradición. En cuanto entra la cuaresma, o sea, a partir de hoy miércoles "de ceniza", todos los viernes, potaje.
Es algo de lo que no he conseguido desprenderme. Soy un romántico. Vengo viéndolo desde pequeño, un viernes, potaje y al siguiente ¡Oh, dios mío!, arroz con patatas y... tengo que decirlo.... bacalao. Viernes sí, viernes no, me quedaba sin comer, es superior a mis fuerza, no puedo....
Esta mañana desayunaba con Víctor Casco y comentábamos el tema. He recordado que a D. Quijote, en su primera salida, en la venta donde veló sus armas antes de ser nombrado caballero, le dieron para cenar el desagradable bichejo.
Cuenta Cervantes:
"A dicha, acertó a ser viernes aquel día, y no había en toda la venta sino unas raciones de pescado que en Castilla llaman abadejo, y en Andalucía bacallao, y en otras partes curadillo, y en otras truchuela...."
Y, agrego yo, bichejo.
Me quedo con mi potaje.
Antes, cuando había que echar de comer a toda una tropa, hervía garbanzos y judías, cada cosa por su lado, porque tienen diferentes técnicas de cocción y distintos tiempos. Ahora, para dos, me conformo con un bote pequeño de cada una de las legumbres ya cocidas.
Precisamos:
Un bote de garbanzos cocidos.
Un bote de judías cocidas.
Un manojo de espinacas.
Para el machao:
Una rebanada de pan asentado.
Una cucharadita de cominos.
Una cucharadita de pimentón.
Dos dientes de ajo.
Un chorro de aceite, otro de vinagre y sal.
Procedemos:
Limpiamos, lavamos y hervimos las espinacas. (Yo lo hago en el microondas).
En la misma cazuela donde vayamos a hacer el potaje, ponemos un chorro de aceite que cubra el fondo y echamos los ajos a que se confiten lentamente. Empapamos el pan con el vinagre. Sacamos los ajos y los depositamos en un mortero y ponemos la rebanada a freir hasta que se dore (Va a absorber mucho aceite) y la echamos también al mortero, agregamos la cucharadita de cominos, el pimentón y la sal. Majamos hasta conseguir una pasta y la desleímos en agua caliente.
Ponemos los garbanzos en la cazuela y le echamos el majado por encima, añadimos agua caliente hasta cubrir los garbanzos. Dejamos hervir a fuego lento durante diez minurtos. Añadimos las judias y, si es necesario, ponemos un poco más de agua, mezclamos las dos legumbres.
Por último colocamos las espinacas hervidas en el centro y dejamos cocer cinco minutos más.
Apagamos el fuego, dejamos reposar unos minutos y servimos.

16 comentarios:

swyx dijo...

Muy bueno ese potaje aunque tiene destellos impostores, jeje.

Mi abuela le pone al majado almendra laminada y piñones aunque lo hace de otra manera. Será por majados?

Por cierto, muy buen gadget el de "que estoy leyendo ahora". Intenté hacerme con él pero no pude... si eres tan amable... thank you

Valdomicer dijo...

En correo aparte te mando la manera de añadir un gadget.
Un abrazo.

La de la tiza dijo...

Mira por donde, me has dado idea para el menú de mañana. Me pongo manos a la obra.

Elvira dijo...

Jajaja, ahora he entendido un comentario que dejaste en mi blog, el bichejo es el bacalao,jaja, y yo pensando que tenía un virus y por eso decías que te pasarías en otro momento,jaja!!! Pues a mí me encanta el bacalao, pero no lo soporto en el potaje, tal como lo haces tú, me lo como sin rechistar, pero me pones bacalao y no puedo probar bocado!!! Besazos amigo

Cocinica dijo...

El potaje me gusta mucho, el bacalao también, pero junto no, me pasa como a Elvira, tal como has hecho el potaje es perfecto.

Bichejo solo es el bacalao o hay más que yo no conozca?.

Besos

La de la tiza dijo...

Oye, pues es verdad que está buenísimo. Lo he hecho del natural, anoche cocí los garbanzos, las alubias y las espinacas y esta mañana he montado el plato. Un éxito de crítica y público.

Pedro dijo...

A ese potaje le falta
(a pesar de estar muy bueno)
un elemento importante
para ser potaje pleno.

Es algo que venden seco,
es algo que está "salao",
es algo que no te gusta
y ese "algo" es .......

Valdomicer dijo...

Swyx:
No es que tenga destellos impostores, es que si lo he pisado a Falsarius y él va a tener que improvisar.
En este caso no es necesario majar almendras ya que lo que espesa el guiso es el pan.
Ya he visto que te ha servido mi ayuda para lo del libro.
Abrazos.

Valdomicer dijo...

Elvira:
Pues sí, ya ves , yo al bichejo lo llamo bichejo y no le permito entrar en mi casa y menos aún en mis cazuelas.
Y no permitas nunca que se te cuele de rondón en tus potajes.
Besos.

Valdomicer dijo...

Cocinica:
El bichejo es solamente el bichejo y nada más que el bichejo. (Al menos de momento).
Besos.

Valdomicer dijo...

La de la tiza:
No podía menos que salirte de primera el guiso.
Los éxitos de crítica y público es mérito exclusivamente tuyo.
Besos.

Valdomicer dijo...

Pedro:
Este potaje es total.
Este potaje es completo.
Y aunque te siente mal,
Yo bichejo no le meto.

Secas son tus torrijas,
(las mías de vino viejo).
Tu tienes ideas fijas
y a mi me fastidia el bichejo.

Tres horas, tres, para rimar estos ripios.
Tres abrazos.

Pedro dijo...

A mí no me sienta mal,
pero me sabe más rico
con bichejo desmigado
acompañando el sofrito.

Mis torrijas, aunque secas,
tienen fácil solución,
con más leche, más canela
y más miel en proporción.

Los tres abrazos que mandas,
aquí son bien recibidos
y yo te mando otros tres
porque soy agradecido.

Tita dijo...

Que digo yo como Pedro
sin bichejo no es lo mismo
y aunque para gustos los colores

ehhhhhhhhhh

lo siento mucho ¡¡consulto con la almohada alguna rima!!

(podió podió ¡no come bichejo!)

¡Besos!

Pd. Es cierto, la receta es falsarius total, te va a plagiar

Mari Carmen dijo...

Jajaja, me parto con tanta rima... A mi el potaje no me gusta con judías. Yo no se las pongo. Le añado patata y, en ocasiones, cambio las espinacas por acelgas.
El complemento ideal, en mi familia, y que siempre le acompaña, son las albondiguillas de bichejo, con perdón. Si va a comer mi hermano, al que no le gusta el bichejo ni casi ningún otro habitante del fondo marino, esas alabondiguillas son de jamón serrano, que imagino que con ellas a ti te parecería muchísmo mejor. Para completarlo, huevo duro troceado por encima. Besitos.

Jaime J. Fenollera dijo...

Pues no ha de pasar una semana sin que siga la senda...