jueves, 3 de mayo de 2012

CRÓNICAS DESDE INGLATERRA XII.


Ayer fue día movidito.
Tocaba día de compras: Ver escaparates, remover estanterías y expositores, cargar bolsas y más bolsas, gastar suela y desgastar Visa.
Nuestra nieta va a tener ropa hasta que vaya a la universidad.
Cumplidas nuestras obligaciones, entramos en un pub de la cadena “La lechuga y la babosa” a los que ya he hecho referencia en alguna otra ocasión. El de Worcester tiene la particularidad de estar ubicado en lo que en otros tiempos fue una iglesia de la que no queda constancia del santo al que se veneraba y en que hoy se le da culto a santa cerveza bendita. (Por las tardes sirven mojitos).
Se trata de uno de esos templos de estilo neoclásico o georgiano, con pórtico de arco de medio punto y dos enormes columnas que lo flanquean.
En su interior, las clásicas tres naves. Las laterales cubiertas por unas prolongaciones del coro y la central deja ver la altísima bóveda.
En los muros amplias ventanas y alredor del ábside aún se conservan las vidrieras.
Del techo cuelgan unas enormes lámparas cuya luz proviene de un conjunto de leds de varios colores que producen un efecto parecido al de la luz que entra por las vidrieras de las catedrales góticas. El ábside y los que fuera el altar mayor están reservados para los camareros; pero las naves y el coro están ocupadas por las mesas para la clientela.
Los servicios higiénicos están en lo que fuera el atrio en otros tiempos.
Tiene su morbo eso de subirse al coro a tomar pintas o, como en nuestro caso, ocupar el sitio justo debajo del púlpito. No obstante, por lo que tiene de irreverente y de transgresor, eso de, con perdón, mear en el atrio......
Decidimos hacer el regreso hacia los aparcamientos dando un pequeño rodeo por el paseo de la orilla del río, Es un poco más largo pero no hay semáforos ni coches.
Cuando llegamos, el paseo había desaparecido. El río bajaba desbordado inundando las partes más bajas. Del paseo sólo asomaban por encima de las aguas las copas de los árboles. Calculo que la crecida debe andar por los cuatro o cinco metros.
Leo en la prensa que las inundaciones están generalizadas por todo el país, hablan del cambio climático como responsable. No parece que el panorama vaya a mejorar en los próximos días, hoy no para de llover.
Mejor ni salir de casa.

10 comentarios:

Fiebre dijo...

Precioso local.
Me da mucha envidia cuando veo ese tipo de sitios. Y pena de que a pesar de ser un sitio turístico, en Málaga no se cuide nada de nada la estética de los locales de copas.
Ahora están empezando a abrir algunos de tapeo más curiosos , pero les cuesta...

Juan Luis Corcobado Cartes dijo...

En algún otro lugar del Reino Unido había visto yo esas antiguas iglesias gozosamente reconvertidas en templos a Baco, pero lo del mingitorio que cuentas no lo había oído nunca. Si una buena micción es siempre placentera, efectuarla en un decoradoo como ese debe ser placer de dioses.

carmenpiva dijo...

Me encantan tus crónicas. Y además me das una cierta envidia, lo confieso.
Un besín desde las Asturias

Tita dijo...

Increíble. Todo. Yo tampoco podría hacer pis en el atrio, ni en ningún sitio de allí. Antigua que es una.

Aquí también nos ha caido una buena.

Besos

Contando los sesenta dijo...

No quiero ponerme anticlerical pero no parece mal uso para una antigua iglesia. Y lo digo desinteresadamente, que soy de poco alcohol.

Maria Pilar-COCINICA dijo...

Mejor no salir mucho, porque dado lo que cuentas, sois capaces de comprar el ajuar de boda a vuestra nieta sin pestañear.

Yo he estado en una iglesia irreverente y en otra semi.

Una es en los Pirineos y la otra en Bélgica, esta ultima por lo menos está dedicada a la cultura es una librería a lo bestia y la otra un bar.

Besos

Pilar dijo...

Si es que os lo andais buscando, profanando una iglesia trasegando cerveza, cómo no va al cielo a castigaros, ojo, que así empezó la otra vez y acuerdate de Noé.

besos

Susana Menéndez dijo...

Te podría decir que me das mucha envidia, pero me quedaría corta :)
Por cierto, ¿estás al tanto de la quedada en Salobrela? Vendréis ¿verdad?????

Mari Carmen dijo...

La verdad es que tomarse una buena cerveza en un lugar así tiene que ser estupendo. Besitos.

wivith dijo...

Me encantan tus crónicas y en el momento que veo que has actualizado voy como loca a leerte aunque dejo pocos comentarios (mea culpa. Ya sabes... El tiempo...)
Para mí, el Reino Unido, tiene un no sé qué que me fascina. Supongo que es por ese verdor y esas casitas tan encantadoras que son tan diferentes a lo que me rodea.
Eso de reconvertir iglesias tiene su gracia y lo que me parece ya un flash son sus cementerios (¡un poco morboso por mi parte?). Yo he llegado a ver uno convertido en zona de picnic.
Vamos, que encandilsa con estas cosas.

Pochoncicos.