viernes, 16 de enero de 2009

LIBRE TRADUCCIÓN DEL TEXTO EN PORTUGUÉS DEL DÍA 7 DE ENERO

Una pequeña reflexión…..
…o la verdadera forma de combatir los males que nos afligen.
Se nos dice que hay tomar a diario una manzana para el hierro y un plátano para el potasio.
También una naranja, para la vitamina C, medio melón para ayudar a la digestión y una tacita de te verde sin azúcar para prevenir la diabetes.
Beber dos litros de agua diarios (…Y después mearlos, lo que te lleva casi el doble de lo que te llevó beberlos).
Hay que tomar a diario un Activia o un yogur para tener “Bífidus activos” que nadie sabe exactamente qué son pero que si no comes millón y medio al día, o te estriñes o tienes diarrea.
Una aspirina al día para prevenir el infarto y un vasito de vino tinto para lo mismo.
Otro de blanco, para los nervios.
Y una cervecita para no sé qué….
Si te lo tomas todo junto puede darte un derrame cerebral allí mismo; pero no te preocupes, lo más seguro es que ni te enteres.
Tomar fibra. Mucha, muchísima fibra. Hasta que seas capaz de cagar un jersey así de gordo.
Hacer entre cuatro y seis comidas diarias, sin olvidarse de masticar cien veces cada bocado.
Haciendo un cálculo, sólo en comer se te van cinco horitas. ¡Ah! Y después de comer, lavarse los dientes. O sea, después de Activia y la fibra, los dientes. Después de la manzana, los dientes. Después del plátano, los dientes. Y así mientras te queden dientes sin olvidarse nunca de pasar la seda dental, el masajeador de encías y hacer gárgaras con PLAX….
Mejor si haces una ampliación del cuarto de baño y le pones un aparato de música porque entre el agua, la fibra y los dientes, te vas a pasar allí dentro horas, casi la mitad del día. Llénalo también de periódicos y revistas para enterarte de lo que pasa en el mundo mientras estás sentado en la taza.
Tenemos que trabajar ocho horas, otras ocho para dormir y si le sumamos las otras cinco, se te ponen en veintiuna.
Te quedan tres horas… si no surge ningún compromiso.
Según las estadísticas, vemos tres horas de televisión al día.
Bueno… pues no puedes… todos los días debemos caminar media hora por lo menos. (Lo digo por experiencia: a los quince minutos, te das la vuelta porque si no, pasas de la hora).
Tienes que cuidar tus amistades, son como las flores, hay que regarlas. Aunque te vayas de vacaciones, supongo, si no las flores se mueren.
Para estar bien informado hay que leer dos periódicos diarios y alguna revista seria para contrastar la información.
Y además, sexo todos los días; pero sin caer en la rutina: Hay que ser innovadores, creativos, renovar la seducción. Y eso…. Eso lleva su tiempo.
Por no hablar del sexo tántrico. (A propósito, recordad que después de las comidas hay que lavarse bien los dientes).
Además hay que buscar tiempo para maquillarse, depilarse/afeitarse, barrer el suelo, lavar la ropa, fregar los platos…..
Sin olvidar los que tienen gatos, perros, pájaros, una caterva de muchachos….
En total, a mí me salen 29 horas.
Se me ocurre una forma de hacer varias de estas cosas al mismo tiempo. Por ejemplo, te duchas con la boca abierta y aprovechas para beber los dos litros de agua. Cuando salgas, con el cepillo de dientes en la boca, vas haciendo el amor (o sexo tántrico) con tu pareja, que de paso mira la tele y te cuenta lo que ocurre, mientras tú friegas los platos.
¿Te queda una mano libre?. Telefonea a tus padres y a tus amigos.
Bebe vino. (Te va a hacer falta después de hablar con tus padres).
El yogur con manzana te lo puede dar tu pareja mientras se toma el plátano con Activia.
Mañana os cambiáis los papeles.
Menos mal que ya somos mayores y no tenemos que tomar cereales y un Danonino Extra-Calcio todos los santos días.
¡Joder!.
En cuanto tengas dos minutos, reenvía esto a tus amigos (que hay que regar como a las flores) mientras te comes un cuenco de Muësly o de All-Bran, que es buenísimo…..
Perdona que te deje; pero entre el yogur, el medio melón, el primer litro de agua y la tercera comida del día, no tengo ni puta idea de qué hay que hacer ahora; pero tengo una necesidad perentoria de ir al cuarto de baño.
Así que aprovecho y me llevo el cepillo de dientes.

Mi agradecimiento a la sección de portugués del Ateneo y al minidiccionario Português-Espanhol de VOX